+Analista Político

+Columnista del periódico
24 Horas

+Director de
Grupo Transición


Nuevo Libro :


Venta directa de la editorial



La memoria de JEP

Cuento
de
Carlos Ramírez


 
Archivo

COLUMNAS 2015
COLUMNAS 2014
COLUMNAS 2013
COLUMNAS 2012
COLUMNAS 2011
COLUMNAS 2010
COLUMNAS 2009

   
 
El Oficio de Kafka
 

--------------

Columna de Hoy Jueves, 14 de Diciembre de 2017

Ley de Seguridad interior: crisis de Estado, no de derechos humanos

Si la Constitución ha desarmado al Estado con la prioridad de los derechos humanos, la amnistía de López Obrador a jefes del crimen organizado terminó de cerrar el círculo del problema con la inseguridad: México enfrenta una crisis de Estado y no de derechos humanos y los EE.UU. esperan el retiro de las fuerzas armadas de la seguridad interior para aterrizar en territorio mexicano y consolidar la verdadera colombianización con el argumento del crimen organizado transnacional.

A punto de saber si la Ley Federal de Seguridad Interior (LSI) se aprueba o se cancela --y no habrá otra oportunidad--, quedan en el ambiente cuando menos tres hechos:

1.- Ninguna oficina del gobierno federal, ni el área de comunicación social, salió a arropar el proceso del primer tiempo de aprobación de la ley. La ofensiva de activistas y partidos de oposición no encontró a nadie defendiendo el fuerte de la ley. Sin el apoyo táctico de una estrategia de comunicación, la ley fue derrotada en medios y no con argumentos. Si ésa era la apuesta del gobierno, entonces hubiera sido menos desgastante para las fuerzas armadas que no se promoviera. El gobierno federal dejó la impresión de que el tema era prioridad militar y no gubernamental.

2.- La LSI debe leerse como el fin de la virginidad social del Estado; ya no se trata de papá-Estado que antes defendía a todos los mexicanos; hoy la sociedad está pluralizada, con posiciones tan extremas como López Obrador y Morena que quieren liberar a jefes del narco y del crimen. El Estado social paternalista fue liquidado por el neoliberalismo de Carlos Salinas de Gortari. Por eso es que la seguridad del Estado se debe profesionalizar; los grupos anti sistema y anti Estado no sólo se han fortalecido dentro del escenario de derechos humanos, sino que aspiran a llegar al poder por la vía democrática. La guerrilla zapatista que se alzó contra el Estado y que le declaró la guerra al ejército mexicano quiere competir por la vía legal por la presidencia. El viejo Estado de la Revolución Mexicana fue totalizador; hoy es inexistente. Por eso la seguridad del Estado nacional requiere de una doctrina de defensa, y más en el escenario de las presiones estadunidenses para meterse en México.

3.- En este sentido, los problemas de seguridad representan una crisis en la vigencia del Estado constitucional, no un asunto de derechos humanos. Es un despropósito suponer la militarización de la república con un congreso plural, gubernaturas plurales, Suprema Corte independiente, sociedad activista por encima de partidos, medios de comunicación con espacios de libertad absoluta, CNDH que puede acusar a instancias del Estado de violaciones de derechos y obligarlo a someterse y un PRI debilitado con el 40% de fuerza presidencial, legislativa y de gubernaturas. Si las fuerzas armadas en ningún momento han expresado deseos de gobernar, es una falta de respeto hablar de golpe de Estado o de militarismo.

Estos tres puntos confluyen en una conclusión: mientras el sistema político civil regatea la crisis de seguridad interior, el crimen organizado se internacionaliza, fortalece, rearma y aumenta su penetración en las estructuras del Estado, del gobierno, del sistema político y de la sociedad. Sin seguridad interior legislada, entonces habrá que hablar de seguridad nacional por la presión del ejército de los EE.UU. para cubrir aquí lo que niegan a las fuerzas armadas mexicanas.

 

Política para dummies: La política es realidad o demagogia, no hay términos medios.

 

Sólo para sus ojos:

  • Comenzó la verbena de las encuestas, pero hay que prepararse para que los resultados entre una y otra difieran sustancialmente y que algunas estén cuchareadas a pesar de la supervisión del INE. Pero sobre todo, hay que atender algunas cifras que revelan un electorado confundido. La última de Consulta en El Economista muestra tendencias diferentes en tres escenarios: aspirantes, partidos y alianzas. Por ello sería poco analítico atender a una encuesta y a uno de sus rubros.
  • La reorganización policiaca, prometida desde 2007, está en el centro de la Ley de Seguridad Interior. Pero no se tienen datos de alguna reforma de fondo. Y para completar el cuadro, el sistema de impartición de justicia --desde el arresto hasta la internación en reclusorios-- sigue horadada por la corrupción. Y resulta que los únicos culpables son los militares.
  • No pierdan de vista a Alejandra Barrales, pues sus traiciones para amarrar la candidatura capitalina alineándose al PAN las va a pagar. Hay más indicios de que esa nominación se le caerá que los que señalan que la tiene segura.

Grupo Transición