Lunes 17 de agosto 2009

+ Libertad de prensa empanizada

+ Conaliteg: negocios de Gordillo

 

En un segundo paso para imponerlo como candidato panista-aliancista a la gubernatura de Puebla, la Fundación para la Libertad de Expresión le dará hoy foro al senador panista Rafael Moreno Valle en un evento de periodistas. La Fundación, propiedad del empresario Armando Prida, ha entregado las tareas a su alianza con el ex presidente Carlos Salinas, el PAN y la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo.

La Fundación poblana se ha convertido en una tapadera de tareas que nada tienen que ver con la libertad de expresión y sí con la defensa de negocios privados, el uso de la prensa para paradójicamente reprimir la libertad de expresión y para meterse en la disputa por la gubernatura de Puebla a favor precisamente del senador panista Moreno Valle.

Lo peor de todo ha sido la decisión del empresario Prida de crear una fundación para defender la libertad de expresión, pero usarla --junto con su periódico Síntesis-- para reprimir la libertad de expresión. Hace dos semanas Prida usó su periódico para criticar duramente a dos columnistas locales --Mario Alberto Mejía y Arturo Rueda-- porque habían ejercido su libertad de expresión para revelar la alianza de Prida con el PAN y Gordillo a cambio de garantizar contratos por 50 millones de pesos de la Comisión Nacional de Libro de Texto Gratuito para las imprentas de Prida.

Pero no hay sorpresas. La Fundación es un negocio y un despropósito. Tiene como figura principal nada menos que a Jorge Carpizo McGregor, el funcionario salinista más salinista, quien además como procurador del gobierno de Salinas persiguió sin pruebas a periodistas críticos. Por ejemplo, quiso encarcelar al columnista policiaco Mario Munguía Matarili porque había ejercido su libertad de expresión y en su estilo irreverente escribió que la PGR de Carpizo era una “jaula de las locas”. También quiso encarcelar sin pruebas al columnista Juan Bustillos. Y demandó al columnista Miguel Badillo y al caricaturista Luis Carreño por haberlo criticado. Perdió todos los casos, aunque hoy Carpizo McGregor se aparece como el adalid de la libertad de expresión.

La Fundación para la Libertad de Expresión se creó para defender los negocios de Prida en la edición de libros, para obtener vía Gordillo y el subsecretario-yerno de Educación Fernando González otros contratos irregulares y para reclamar licitaciones que le fueron negadas por irregularidades en sus empresas. A cambio de los contratos en la Conaliteg, como lo revelaron los columnistas poblanos, Prida convirtió la Fundación en una casa de precampaña del senador panista Rafael Moreno Valle a la gubernatura de Puebla como parte de su acuerdo con Gordillo y el PAN.

Hoy lunes, por ejemplo, la Fundación hará un evento en el Museo de Antropología para promover compromisos para la libertad de expresión, ninguno de los cuales obviamente cumple Prida en sus periódicos y al contario usa la Fundación para atacar a columnistas que ejercen su libertad de expresión. El invitado especial del evento será el senador Moreno Valle, como parte de su campaña por la candidatura panista a gobernador. Moreno Valle nada tiene que hacer en un evento de prensa, pero ha tomado la Fundación de Prida para promover sus aspiraciones.

En la invitación oficial al evento de hoy se revelan las alianzas de la Fundación. Además de Prida, aparece el abogado general de la UNAM, la escritora lopezobradorista Elena Poniatowska, la escritora Angeles Mastretta Guzmán y la columnista crítica Manú Dornbierer, ahora utilizados por Prida para la campaña panista del senador Moreno Valle. La activista poblana Verónica Mastretta aparece como partícipe del consejo consultivo de la Fundación. Las hermanas Mastretta han enviado cartas a Prida para desligarse de la Fundación, pero el editor sigue utilizando sus nombres para darse un poco de prestigio. Para hoy anunció Prida la presencia nada menos que del empresario Carlos Slim, aunque sin informarle que se trata de un acto de campaña del senador panista Moreno Valle.

El trasfondo de la Fundación y del activismo no tiene que ver con la libertad de expresión sino para tapar las irregularidades de Prida en licitaciones de sus empresas de impresión de libros: las empresas de Prida presentaron informaciones falsas en con curso por contratos, fueron inhabilitadas para licitar, el impresor trianguló empresas con daños al fisco y engañando a Conaliteg, se amparó contra la inhabilitación y en abril del 2007 la Secretaría de la Función Pública reveló que a Prida la rechazaron el amparo y sigue inhabilitado. Lo peor fue que el 2 de mayo del 2002 el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de las Artes Gráficas, José Luis Zamora, felicitó al secretario de la entonces Secretaría de la Contraloría por inhabilitar a Prida por irregularidades en sus empresas y para afirmar que los contratos a Prida dañaban la imagen de la Conaliteg y de la Cámara.

Lo grave de todo es usar la defensa de la libertad de expresión para hacer negocios, atacar a columnistas que ejercen la libertad de expresión y convertir el tema de la prensa en campaña panista del senador Moreno Valle.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar