Martes 30 de junio 2009

 

+ Abstencionismo total de 75%

+ Voto inútil restaurará al PRI

 

Entre el abstencionismo tradicional y el abstencionismo activo del voto nulo-blanco-inútil, las elecciones legislativas nacionales del próximo domingo se darán sobre la coyuntura de un dilema fundamental: la transición o la restauración.

Lo malo de todo, sin embargo, es que el voto inutilizado va a perder la oportunidad de con tribuir a la transición, por lo que el escenario más viable es el de la restauración del viejo régimen priísta. La abstención pasiva y activa va a revalidar la presencia del viejo modelo político mexicano y más aún si el PRI se perfila como la primera fuerza política nacional.

De acuerdo con una encuesta realizada para Indicador Político por la empresa Prospecta Consulting, dirigida por el doctor Rafael Abascal, las tendencias de la abstención son altas: apenas un 30.6% afirmó su decisión de votar, el 29.5% la declaró como probable y un 36.5% anunció su abstención.

Por tanto, “cerca de un tercio de los ciudadanos encuestados afirman claramente que tienen la intención de acudir a sufragar, un porcentaje muy bajo hasta para las elecciones intermedias y lo costoso del proceso,  especialmente en  sus campañas mediáticas. Es decir, apenas 22 millones 827 mil 600 electores irán a las urnas, de un padrón de casi 75 millones”.

Asimismo, el 65.7% seguramente no va a votar, alrededor de 49 millones 012 mil 200 integrantes de la lista de electores.

Entre los que afirmaron que irían a votar (30.6%), el 91% declaró que su sufragio será partidario, es decir, la simpatía con un partido, lo que señala el dato de que irán a las urnas los militantes o simpatizantes convencidos, el voto duro de cada partido. Son aproximadamente 20.8 millones de ciudadanos. Los que anularán el voto ascenderán a casi 2 millones.

Entre los indecisos y los abstencionistas, el 67.7% del total, 82.7% definitivamente no irá a las urnas (40 millones 533 mil 089 ciudadanos) y el 17.2% (8 millones 430 mil 098 ciudadanos) irá a las casillas a inutilizar su voto. De acuerdo con la encuesta de Prospecta Consulting, sólo 49 mil 013 ciudadanos (0.1%) ha cambiado su opinión y acudirán a sufragar por un partido político.

Por tanto, tomando, como base una lista nominal de electores de 74 millones 600 mil personas registradas para el próximo 5 de julio, el total de ciudadanos que piensan anular su voto es de 10 millones 370 mil 444 electores, que representan el 13.9% de los ciudadanos que  están en posibilidad por estar registrada en el padrón electoral.

Los encuestados dieron sus razones para inutilizar su voto: 33.7% como protesta ante partidos político y clase dirigente, 33.6% por la incapacidad de gobernantes y partidos para resolver la crisis económica y la inseguridad, 28.9% como una forma declarar su falta de confianza en las autoridades electorales.

Para Prospecta Consulting, estos datos reflejan “un buen diagnostico de la ciudadanía de su profunda causa de su malestar, enojo y hartazgo, prácticamente por tercios; contra los partidos y la clase política en el poder; la angustia por la difícil situación económica e inseguridad; y la falta de confianza ante el IFE”.

Las tendencias electorales han comenzado a preocupar a las casas encuestadoras por la movilidad del voto por circunstancias de la coyuntura. Asimismo, se han detectado evidencias de severo control del voto por las estructuras electorales de los partidos. Entre los encuestados hay respuestas de la tendencia de su voto pero sin señalar su asistencia o inasistencia en las casillas.

Lo único cierto es que el PRD se desplomó a tercer lugar como producto de la disputa por el poder en las élites dirigentes y que su tendencia se mueve en cifras que no rebasarán el 15%. Y mientras más haya pugna de López Obrador con Jesús Ortega y aumente la confusión por el apoyo del tabasqueño al PT, la tendencia del PRD puede bajar más.

La lucha se ha centrado en el PAN y el PRI. De acuerdo a percepciones de Prospecta Consulting, las encuestas aún no han registrado los movimientos causados por la propaganda negra. El PRI mantiene la posición de primer lugar, pero el PAN tiene una tendencia hacia arriba. En una encuesta de encuestas que hizo Prospecta Consulting, las diferencias entre varias casas encuestadoras oscilan una diferencia PRI-PAN de 14 a empate técnico, lo cual indica la inestabilidad del voto.

Las encuestas de Prospecta Consulting revelan un aumento de la tendencia de voto por el PAN de 23% en octubre del año pasado a 35% la semana pasada, en tanto que el PRI pasó en el mismo lapso de 34% a 41%. Pero la diferencia de votos entre PRI y PAN pasó de 11puntos en octubre a favor del tricolor a 6 en junio. Ello indica que el PRI ha ido perdiendo su ventaja ante el PAN. El PRD aumentó poco su voto: apenas de 10% a 14% en nueve meses.

Los partidos chicos van a padecer la campaña contra el voto. El Partido Verde se localiza en una media de 4.4% de votos y su jugada es sumarse al PRI para darle posibilidad de mayoría absoluta. El PT podría beneficiarse de López Obrador, pero no en las expectativas esperadas. Y Convergencia, Nueva Alianza y el Partido Socialdemócrata difícilmente mantendrán su registro.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar