+Analista Político

+Columnista del periódico
24 Horas

+Director de
Grupo Transición


Nuevo Libro :


Venta directa de la editorial



La memoria de JEP

Cuento
de
Carlos Ramírez


 
Archivo

COLUMNAS 2015
COLUMNAS 2014
COLUMNAS 2013
COLUMNAS 2012
COLUMNAS 2011
COLUMNAS 2010
COLUMNAS 2009

   
 
El Oficio de Kafka
 

--------------

Columna de Hoy Domingo, 28 de Mayo de 2017

Francia desde México: fin de la izquierda

La victoria del tecnócrata derechista Emmanuel Macron sobre la ideóloga ultraderechista Marine Le Pen envió un mensaje nada agradable: el fin histórico de la izquierda socialista. Y de las cenizas del socialismo ha nacido el populismo como la forma ideológica de complacer al pueblo, ya sea desde la derecha como de la izquierda.

Después del desmoronamiento del Muro de Berlín y de la desintegración de la Unión Soviética, el socialismo entró en una fase de depresión moral. Pero he aquí que el intelectual conservador Francis Fukuyama que anunció el fin de la historia en 1989 con la victoria del capitalismo, años después, en 2004, dijo que la única forma de llegar a un equilibrio funcional del sistema productivo era con la intervención del Estado en la regulación de las relaciones entre las clases sociales.

Así, el socialismo pasó a ser estatalidad, que para el caso es lo mismo: sólo el Estado es la institución capaz de regular el funcionamiento del modo de producción, a fin de encontrar el justo medio del reparto de la riqueza producida socialmente, pero ahora para regular extremos sin modificar el mecanismo de explotación obrera.

Este año de 2017 se recuerda el 150 aniversario de la publicación del tomo 1 de Das Kapital, de Karl Marx, donde fijó el espacio científico-social del funcionamiento del capitalismo: la disputa por la riqueza vía salarios y utilidades era el motor de la historia.

La elección de Macron en Francia mandó a las izquierdas socialista y comunista a los lugares fuera de posibilidad de influir en el rumbo de la nación. En 1973, en la euforia del eurocomunismo ajeno a Moscú, el Partido Socialista Francés y el Partido Comunista Francés firmaron el programa común para gobernar desde el socialismo de izquierda. En 1981 el socialista Mitterrand llegó a la presidencia por dos periodos de siete años cada uno, pero antes de terminar su primer ciclo firmó con el Fondo Monetario Internacional y enterró al socialismo bajo la avalancha del capitalismo.

Macron tuvo los votos de la izquierda en la segunda vuelta para gobernar desde la derecha. En Europa el Estado de bienestar ha arriado sus velas en España, Portugal, Grecia, Inglaterra, Francia, Italia y Alemania, en aras de una estabilidad macroeconómica que hasta ahora no se ha atrevido a tocar las utilidades corporativas.

Para ruborizar a Marx en su tumba, la izquierda se hizo populista, que no es otra cosa que una manipulación de las clases populares para garantizar la vigencia del capitalismo y  la apropiación de la riqueza en las utilidades empresariales. Macron va a gobernar Francia con el voto popular para beneficiar a los empresarios.

El aniversario 150 del tomo I de Das Kapital podría ser la última oportunidad de la izquierda socialista para encontrar una identidad. En México el Partido Comunista Mexicano quedó hecho cenizas en el PRD y de esas cenizas salió el populismo lopezobradorista retro-pos priísta. Pablo Gómez Alvarez, el último comunista del PCM y líder de la Juventud Comunista en el 68, ya firmó con Morena.

México ha llegado, como la URSS en 1989, al final de la historia: todo es territorio PRI, ahora renaciendo de sus cenizas como Morena populista. Como en Francia, en México gobernará el populismo lopezobradorista para los intereses de los empresarios.

Grupo Transición