Mircoles 11 de marzo 2009


+ Bruni, la Marthita de Sarkozy

+ No a traslado de secuestradora

 

 En la sesin extraordinaria que realiz el Senado para ofrecerle una tribuna poltica, Nicolas Sarkozy se la pas hacindole guios amorosos a su esposa y mandndole besitos. El presidente francs no vino a una visita de Estado sino a un viaje de novios.

Peor an: la seora Carla Bruni, actriz, cantante, modelo y ex esposa de dos famosos rockeros, se ha convertido en el centro de comportamientos anti diplomticos de Sarkozy. La seora Bruni tena toda la intencin de visitar personalmente a la secuestradora sentenciada Florence Cassez en el reclusorio, como una forma de presin sobre el gobierno de Mxico.

Fue la seora Bruni quien presion a su marido para romper con la calidad poltica del Senado mexicano y tratar, desde esa alta tribuna, el caso de una secuestradora cruel, atrapada infraganti y denunciada por los secuestrados como parte de una banda criminal. La intencin final fue invocar un tratado para el traslado de una presa sentenciada a Francia y ah utilizar la figura de juez de crcel para reducir la condena y liberarla en el corto plazo.

La referencia a la secuestradora Cassez en el Senado fue una ofensa al protocolo parlamentario mexicano porque le dio nivel de ministerio pblico. Y al forzar a Caldern a tratar el asunto hizo que Sarkozy llevara las relaciones bilaterales a un nivel carcelario. Lo que debi haber sido negociado a nivel de organismos judiciales correspondientes, Sarkozy lo convirti en un asunto de Estado. Lo grave de todo fue que el presidente de la Repblica de Francia se convirti en abogado defensor de una secuestradora sentenciada.

Sarkozy, azuzado por su esposa, puso en duda la calidad de la justicia mexicana. La francesa Cassez pidi su traslado a Francia no para cumplir su condena de 60 aos --30 menos de la sentencia original-- sino para reabrir su juicio en Francia apelando a su declaracin de desconfianza en la justicia mexicana. Por tanto, Sarkozy estara buscando apelar a la aplicacin de un tratado internacional basado en la Constitucin para que extranjeros cumplan sus sentencias en su pas, pero con la malvola intencin de crear una campaa francesa de presin para revisar su caso, reducir su condena y salir libre antes de cumplir la sentencia decretada por jueces mexicanos.

La seora Bruni se ha convertido en el verdadero poder detrs de la presidencia francesa. A la seora Bruni se le acredita la presin para tomar el caso de Cassez como un asunto del orgullo de Francia y la decisin de obligar a su marido a romper con el protocolo parlamentario del Senado mexicano y convertirlo en sala judicial. En este contexto, la seora Bruni ha comenzado a ser conocida en Mxico como la Marthita Sahagn del Elseo, donde Sarkozy no duerme porque su esposa lo oblig a vivir en la casa de ella.

La culpabilidad de Cassez es ms que probada. Una de las secuestradas ha aportado elementos tan dramticos como el testimonio de que Cassez agredi verbalmente a su novio cuando ste violaba a la secuestrada. Las fotografas de la pareja de secuestradores demolieron la cobarda de Cassez al negar que desconoca lo que ocurra en el rancho, a pesar, por ejemplo, de que el telfono del rancho estaba a nombre de Cassez.

Los espacios legales son un poco estrechos para el gobierno mexicano por la existencia de tratados internacionales. Sin embargo, el repudio de la opinin pblica y de organismos civiles de vigilancia de la seguridad pblica ha exhibido la clara intencin del presidente de Francia de llevarse a una secuestradora sentenciada para otorgarle el indulto. Una cosa es que el presidente de un pas proteja a sus ciudadanos fuera de su nacin y otra que el jefe del Estado francs se convierta en abogado defensor de una francesa condenada a prisin en base a pruebas contundentes. El presidente de Mxico ha ordenado otorgar asesora judicial a presos sentenciados en los EU, pero nunca ha querido liberar a alguno de ellos. De hecho, Sarkozy repudi el sistema judicial mexicano.

La frivolidad del presidente Sarkozy qued exhibida, sin pudor, en el Senado. Pero lo ms grave es que Sarkozy demerit la investidura del presidente de Francia al romper el protocolo y obligar al presidente de Mxico a formar una comisin para analizar el envo de Cassez a Francia pero no para cumplir su sentencia sino para aprovechar los huecos de la justicia francesa y liberar a una secuestradora sentenciada con pruebas irrefutables, al grado de que su abogado defensor ha dado por terminado el proceso con la culpabilidad de Cassez en el secuestro de mexicanos.

Lo grave de todo fue que el presidente de Francia defendi a una secuestradora francesa sentenciada con abundancia de pruebas y trat de arrinconar al presidente de Mxico. Sarkozy, inclusive, recibi en sus oficinas en Francia al padre de Cassez, por lo que el presidente de Mxico debiera tambin otorgarle audiencia oficial a la familia Ros para informarse del cmulo de pruebas contra Cassez por pertenecer a la banda de Los Zodiacos, de su novio Israel Vallarta.

Lo que queda al final del conflicto diplomtico es que muchas veces los jefes de Estado cometen irregularidades por el intervencionismo de sus esposas. Los mexicanos se quedaron con la sensacin de que Carla Bruni es la Marthita Sahagn de Sarkozy. Y la frivolidad de Sarkozy se llev la condena de dos padres de familia que perdieron a sus hijos en secuestros: Alejandro Mart e Isabel Miranda de Wallace, repudiaron desde su tragedia la intencin de trasladar a Cassez.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir