Viernes 13 de marzo 2009

 


 

+ IP, su programa contracclico

+ Planes Slim y Salinas Pliego

Mientras buena parte de los empresarios estn a la espera pasiva de las acciones de gobierno, otros han decidido tomar su propia iniciativa. El empresario Carlos Slim anunci una inversin de casi 40 mil millones de pesos para este ao y el empresario Ricardo Salinas Pliego hizo una muy audaz propuesta econmica para estimular la actividad econmica desde abajo.

Ambos definieron lo que pudiera ser pequeos pero eficaces programas contracclicos: Slim apresur inversiones como detonadores de actividad econmica justo cuando la mayora de los empresarios prefiere esperar el paso de la recesin-depresin. Y Salinas Pliego aport una nueva forma de enfocar el mercado interno desde la base de la pirmide, es decir, de los sectores tradicionalmente cautivos del populismo manipulador de los gobiernos.

Lo malo, sin embargo, es que la poltica econmica gubernamental no parece interesada en tomar en cuenta la capacidad de inversin de ciertos sectores empresariales, como parte del viejo modelo que espera que todo recaiga en la inversin pblica. Pero mientras el programa contracclico del gobierno federal se hace bolas con regulaciones innecesarias y temores de la ideologa econmica estabilizadora a inversiones cuya actividad econmica es inflacionaria, el sector privado ha sido marginado por el gobierno.

1.- El programa de inversiones del Grupo Carso para 2009 suma casi 30 mil millones de pesos, con repercusin en la muy variada cadena de produccin. Esta cifra es algo as como el 10% del total del programa contracclico anunciado por el gobierno desde el tercer trimestre del ao pasado, pero sin aplicarlo hasta ahora. Ya han pasado casi seis meses del anuncio y no ha podido licitarse ninguna carretera. En cambio, los datos de cierre de empresas y de aumento de desempleo confirman el peor de los mundos posibles en la crisis econmica que viene.

La prdida de iniciativa de gobierno en materia econmica ha impedido una articulacin entre nuevas inversiones privadas con los planes del gobierno para impedir que la desaceleracin se convierta en recesin y sta en depresin. Pero no existen datos de que el gobierno federal haya considerado las inversiones de Slim y otros pocos empresarios con capacidad para sumarlos al programa contracclico gubernamental.

El gobierno se encuentra sin una poltica de relacin productiva con los empresarios. La Secretara de Economa es inexistente, la Secretara de Desarrollo Social slo opera programas asistenciales y la Secretara de Hacienda contiene la inversin pblica para no afectar las variables macroeconmicas. Por tanto, la dimensin del programa de inversiones de Slim podra, lamentablemente, en un paquete aislado, sin repercusiones contracclicas.

Y no existe una articulacin entre las urgencias de inversiones privadas del gobierno con el programa de inversiones de un empresario como Slim, entonces la conclusin es ms que obvia: la poltica de desarrollo como receta contracclica carece de coherencia. Nadie parece preocuparse en el gobierno del papel de detonador de la actividad econmica de programas de inversiones de Slim, muy superior a los dineros de inversin de muchos gobiernos estatales.

2.- Por su parte, en una conferencia en el Instituto tecnolgico Autnomo de Mxico (ITAM), el empresario Ricardo Salinas Pliego fij una tesis econmica simple pero eficaz: asumir a los pobres, segmentados como la base de la pirmide, como entes productivos, no como hijos intiles. El enfoque polar tiene mucho por explotar: usar la microeconmica de la base de la pirmide social como un detonador de la actividad productiva por la va de la demanda.

El concepto de base de la pirmide ha sido utilizado, por ejemplo, en la India, a travs de un banco social de prstamos a corto plazo. En Oaxaca se utiliza el modelo del crdito a la palabra para entregar a los pobres no los subsidios improductivos sino elementos sustanciales para convertirse en demanda. Y cualquier economista sabe que una crisis de recesin es producto de una oferta sin demanda.

Salinas Pliego asume a los pobres de hasta abajo como un motor potencial del desarrollo. Y el empresario dio en el blanco: enfocar a los pobres como demanda potencial, pero a condicin de incorporarlos a la economa productiva, es decir, sacarlos de la economa de los subsidios directos e indirectos que no generan actividad econmica. Mxico padece 25 millones de pobres y aplica programas asistencialistas, pero los asume como una carga y no un potencial mercado de demanda. Slo necesitan actividad econmica.

La tesis de Salinas Pliego va ms all de la de Mohamed Yunus, el indio que fund el banco de los pobres y gan el Premio Prncipe de Asturias y el Nobel de la Paz 2006. Salinas Pliego estara en la lgica de incorporar a la actividad econmica a los pobres de la base de la pirmide y ah construir una demanda de bienes y servicios, y que ya no vivan pasivamente y sin actividad a costa de la asistencia oficial. Al final, el asistencialismo populista es desmovilizador en lo social y poltico pero tambin convierte a ciudadanos en una carga econmica, en tanto que la economa requiere consumidores, no pobres agradecidos que pagan favores en las urnas.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir