Jueves 19 de marzo 2009


+ Ebrard en EU por inseguridad

+ Aumenta delincuencia en DF

 

Aunque uno de los principales temas de Marcelo Ebrard en su visita a Washington es el tema de la seguridad, en su portafolio van puras malas noticias: la inseguridad en la ciudad de Mxico ha aumentado en los dos aos del actual gobierno perredista y en los EU existe la percepcin de que en la capital de Mxico hay zonas francas en poder de la delincuencia.

El temor de Ebrard es que el Departamento de Estado emita una alerta de peligrosidad del DF, como ha hecho con algunas otras ciudades. Pero en lugar de combatir a fondo la delincuencia y la inseguridad, Ebrard ha preferido el camino de las relaciones pblicas. Sin embargo, la inseguridad en el DF est en alerta roja: en los dos aos del actual gobierno capitalino, los delitos del fuero comn han aumentado 15.7%, segn las cifras oficiales de la procuradura de la ciudad de Mxico.

Hasta ahora, los programas de Ebrard han fracasado. Se privilegi mucho el programa de taxi seguro, pero en estos dos aos los robos en taxi han subido 83% al pasar de 775 al ao en 2006 a 1,419 en el 2008. Esta cifra es la ms alta que se haya registrado en los ltimos diez aos. Y los asaltos en microbs han crecido en 54% en dos aos.

Lo grave de los datos es que revelan un ascenso en el uso de la violencia por parte de los delincuentes, hecho que el gobierno del DF ha tratado de ocultar. De acuerdo con las cifras oficiales, los delitos con violencia han aumentado en dos aos en 18.8%. Ahora los delincuentes no slo amenazan a sus vctimas sino que lastiman, hieren o matan a las vctimas.

El problema en el DF es que la polica no est capacitada para combatir a la delincuencia. Un caso pattico acaba de ocurrir: un joven en estado de ebriedad quiso eludir el borrachmetro, un polica arbitrariamente y sin capacitacin se subi al cofre y fue arrastrado hasta la muerte. Para ocultar la responsabilidad oficial en la falta de entrenamiento de los policas y de legalidad en esos retenes que violan las garantas individuales, el gobierno del DF acus al conductor de homicidio doloso, es decir, de tener la intencin de asesinar al polica.

Para colmo, el gobierno del DF le rindi homenaje al polica muerto, pero sin reconocer que los agentes asignados a los borrachmetros carecen de entrenamiento, no conocen sus facultades, utilizan arbitrariamente las armas y remiten a los detenidos a juzgados que carecen de zonas de castigo y los dejan deambular por las delegaciones slo para cumplir con el castigo de 36 horas de arresto inconmutables. La muerte accidental del polica debe conducir a sanciones a comandantes y autoridades del DF por establecer retenes sin reglas especficas.

Las sanciones a borrachitos han aumentado para orgullo del GDF, pero la delincuencia tambin se ha elevado. De acuerdo con las estadsticas de la PGJDF, de febrero de 2007 a febrero de 2009 ha crecido la inseguridad: 17.9% ms de delitos de fuero comn, 18.5% ms de robos, 71% ms de asaltos en taxis., 86% ms de robos en microbuses, 10% ms de robo de vehculos, casi 50% ms de robos a casa habitacin, 12% ms de robos a negocios.

El problema que enfrenta el gobierno del DF en materia de seguridad es la vinculacin de las bandas con la sociedad. La polica encuentra resistencia social en operativos, por ejemplo, contra la piratera. Ello revela uno de los hechos ms graves en la escalada de la delincuencia: la dependencia social de las actividades criminales. En materia de piratera, la peor parte del delito se localiza en los vendedores, usualmente desempleados protegidos por el PRD del DF e intocados por las autoridades. Y el eslabn ms importante en la piratera es el de los vendedores. Ah se encuentra uno de los puntos ms duros de resolver en materia de seguridad: los grupos sociales marginados que son activo del PRD pero que estn vinculados con la creciente delincuencia delegacional.

Lo mismo est ocurriendo con el narcomenudeo, sin duda de mayor incidencia en la sociedad que el de la piratera. Las mafias del narcotrfico han logrado interrelacionarse a nivel familiar para la venta de droga al menudeo, ante la falta de decisin de las autoridades del DF para entrarle al asunto y el traslado de la responsabilidad a las autoridades federales. Por eso es que los puestos de venta de droga en pequeas cantidades se han multiplicado en el DF, mientras policas son homenajeados para morir tratando de impedir la huida de algn borrachito.

La visita de Ebrard a Washington se escapa de una estrategia coherente y federal de relaciones de Mxico con la comunidad poltica de los Estados Unidos. Ebrard quiere abrir sus propios espacios, aunque para ello ofrezca la imagen de un DF ajeno a la repblica. El jefe de gobierno del DF hizo maniobras para que la secretaria de Estado de Obama, Hillary Clinton, le d un trato especial. Pero el problema no es que Ebrard se sienta el presidente de la Repblica de la Ciudad de Mxico sino que ofrezca pobres resultados en materia de seguridad y de lucha contra la delincuencia.

El colapso de seguridad en Ciudad Jurez y la violencia del narco en otras plazas de la repblica han ocultado la grave crisis de inseguridad en la ciudad de Mxico. Y las cifras oficiales lo prueban: la inseguridad en el DF ha aumentado pero el gobierno capitalino anda promoviendo en los EU la imagen de Marcelo Ebrard.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir