Viernes 27 de marzo 2009


+ PRD quiere control de Infodf

+ GDF veta a consejero Guerrero

 

A la memoria de don Eulalio Ferrer,

siempre generoso

Luego de negar lo evidente, la disputa por el poder en el Instituto de Información Pública del DF entró en una nueva fase de conflicto por la designación de un nuevo presidente el próximo lunes. El punto de fricción radica en las maniobras del consejero Salvador Guerrero en contra de otros consejeros y sobre todo contra el presidente saliente de la institución.

El Infodf fue un organismo que siempre quiso evitar López Obrador como jefe de gobierno, luego lo desdeñó y finalmente lo copó con la infiltración en su consejo con funcionarios de gobierno que iban a ser obligados a proporcionar la información. Ahora el PRD, vía el ex jefe de gobierno interino Alejandro Encinas, quiere imponer a Guerrero en la dirección del Instituto para usarlo como instrumento de presión política.

La lucha por el Infodf no es menor. A este organismo le ha correspondido la decisión de abrir los archivos secretos del lopezobradorismo, sobre todo de las obras viales que se usaron como triangulación de dinero para la campaña presidencial de López Obrador en el 2006. Arbitrariamente, López Obrador selló muchos expedientes incómodos con prohibiciones autoritarias.

La lucha por el poder en el Infodf subió de tono con la guerra sucia organizada por el consejero Guerrero contra algunos periodistas críticos y contra la consejera María Elena Pérez-Jaén Zermeño. Ahora que se abrió la inscripción de aspirantes sólo hubo dos competidores: el actual consejero presidente Oscar Guerra optando por la reelección y el consejero Guerrero como representante de los intereses del PRD, aunque sin el beneplácito del jefe de gobierno Marcelo Ebrard. Ahí podría desbarrancarse la nominación de Guerrero, aunque éste ha llegado a la situación indigna de recientemente esperar dos horas a la puerta del Teatro de la Ciudad  a que Ebrard saliera de un evento pero sin lograr un acuerdo de banqueta.

Lo malo para Guerrero es la acumulación de incidentes conflictivos en los que se encuentra involucrado. Por ejemplo, el más importante: Guerrero quiere ser presidente del Infodf pero es el consejero más irregular en asistencia y permanencia en las sesiones es irregular. Del 31 de agosto de 2006 al 25 de marzo del 2009, hubo cuando menos catorce ausencias, algunas de ellas cómicas porque el presidente sometía a votación algún asunto y, con sorpresa, tenía que disculpar al faltista. Guerrero no va a sesiones o pasa lista y se escabulle con pretextos diversos y ahora aspira a ser el consejero presidente del Instituto.

El asunto de la guerra sucia de Guerrero se ha ido aclarando. Por ejemplo, Indicador Político publicó aquí que Guerrero aprobó una publicidad para la revista Transparencia & Corrupción, donde se atacaba a la consejera Pérez-Jaén Zermeño. En una carta de respuesta, Guerrero se deslindó y escribió oficialmente que él no había autorizado la publicidad sino que había sido el presidente Oscar Guerra.

Sin embargo, Guerrero mintió. En el documento interno de control de la publicidad se asienta que la publicidad había sido solicitada por el consejero Guerrero y no por el presidente Guerra. Esa publicidad, por lo demás había sido escondida en la papelería oficial como asignada a una revista especializada, para ocultar su complicidad con el director Ernesto Villanueva, el instrumento de ataques de Guerrero contra Pérez-Jaén Zermeño y enlace con Encinas. Villanueva ostenta un doctorado falso de la Universidad Complutense de España.

La disputa por el control del Infodf tiene razones políticas. El PRD no quiere soltar ningún instrumento de supervisión social. Y usa la red de poder Guerrero-Encinas y el dirigente perredista de la Asamblea Legislativa Víctor Círigo. La intención es imponer a un aliado perredista en el Infodf para bloquear todas las solicitudes de información que exige la sociedad sobre el gobierno capitalino y las delegaciones perredistas.

Lo malo es que la designación de Guerrero, ex reportero de La Jornada, encuentra varios obstáculos. El primero de ellos sería la perredización del Infodf a través de Guerrero, con lo que la sociedad perdería el espacio de exigencia de cuentas al gobierno capitalino y a las delegaciones. El segundo estaría en ciertos datos de presuntas irregularidades en la designación de Guerrero como consejero, pues acreditó una ausencia de cuatro años del DF por un doctorado en Inglaterra y la ley exige una “residencia legal” en el DF de “por lo menos cinco años anteriores a la designación”, aunque su designación fue producto de un albazo de la bancada perredista. Y tercero, por la filtración a La Jornada de documentos legales del Instituto para atacar a la consejera Pérez-Jaén Zermeño, sobre todo porque hay oficios internos que prueban que Guerrero exigió copia de esos documentos y luego aparecieron en su ex periódico.

Y finalmente se encuentra el hecho de que esta semana tres consejeros del Infodf entregaron en la ALDF una carta pidiendo la continuidad del trabajo en el Instituto, lo que representó el apoyo a la permanencia del actual consejero presidente Oscar Guerra, quien ha logrado evitar la perredización del instituto de acceso a la información pública capitalina. Lo único que puede ayudar a Guerrero es un mayoriteo al estilo PRD.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir