Domigno 10 de mayo 2009

 

+ Influenza empeoró la crisis

+ El PIB, casi como el de 1983

 

A pesar de dimes y diretes, la epidemia de influenza en México y la pandemia en todo el mundo tuco efectos económicos graves. Un reporte realizado por la empresa prospecta Consulting ofrece un panorama completo de las secuelas de la enfermedad:

--También hay que destacar los daños a la economía mexicana en turismo, servicios --restaurantes, teatros cines, etcétera-- que el titular de la SHCP calcula con base en otras experiencias en el mundo, que tendrá un costo de unos 30 mil millones de pesos, es decir, 0.5% del PIB.

--Un análisis realizado por la Economist Intelligence Unit, de la revista The Economist, plantea los impactos económicos previsibles por este epidemia global de influenza humana AH1N1, que hasta ahora está afectando a 22 países, con poco más de mil 500 casos reconocidos por la OMS; que ha elevado a 5 de  6 niveles existentes, ubicándonos a cerca de una nueva pandemia.

--En México hay reacciones muy fuertes sobre los impactos en la economía de la emergencia sanitaria por la influenza humana, que se suman a la crisis de carácter recesiva que se venía enfrentando, donde hay protestas por parte de las organizaciones empresariales, ante el anuncio del titular de la SHCP de brindar apoyos por 10 mil millones de pesos, que consideran insuficientes; por otra parte, también protestan por los rápidos endeudamientos  que ha tomado el gobierno federal ante la crisis cambiaría y la emergencia sanitaria.

--Vale la pena señalar, que esperan que de manera ágil y eficiente, la banca de desarrollo los ayude a salir de esta suma de de crisis de diversa naturaleza, que ponen en estado crítico a las empresas mexicanas, especialmente a las micro, pequeñas y medianas.

El reporte de la EIU señala:

Impactos económicos de la influenza

El brote de influenza humana AH1N1 que ha afectado a cientos de personas en México y se ha propagado a 22 países, Estados Unidos entre ellos, causa inquietud acerca de la verdadera dimensión y sus consecuencias no sólo de salud pública, sino también económicas, que podrían ir desde triviales hasta devastadoras.

Una pandemia profundizaría los problemas económicos y financieros que el mundo enfrenta hoy día. Además, como los gobiernos han agotado gran parte de su arsenal económico al responder a la crisis financiera y económica global, su capacidad de mitigar el impacto económico adicional de una pandemia parece limitada.

Sin embargo, por el momento Economist Intelligence Unit no ha ajustado sus pronósticos económicos; donde ha tomado en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) a eleva a 5 de 6 su nivel de alerta a escala global.

Así como la crisis financiera global ha inspirado incontables comparaciones con la gran depresión de la década de 1930, el pánico por la influenza humana ha generado evocaciones de las grandes pandemias del pasado, como el brote de influenza española que según cálculos dio muerte a 50 millones de personas en 1918-19.

¿Podría ocurrir de nuevo algo así?

Por desgracia, la mayoría de los expertos han advertido que otra pandemia global es inevitable.

La gravedad del brote dependerá de lo contagioso y fatal que resulte el virus. Expertos en salud están desconcertados porque el virus que ha resultado fatal en México hasta ahora ha causado síntomas relativamente leves, no fatales, en pacientes de otras naciones.

La experiencia global

El virus de influenza aviar que afectó al sudeste de Asia, en particular de 2004 en adelante, ha amenazado la vida de las personas que lo contrajeron, pero ha resultado menos contagioso de lo que muchos temían.

>En particular, ha habido sólo evidencia limitada y en su mayor parte no concluyente de transmisión de humano a humano, que es una de las condiciones más importantes para que ocurra una pandemia. En cambio, parece que la mayoría de pacientes han contraído la gripe aviar después de estar en contacto con aves o en contacto muy estrecho con familiares, lo cual limita el campo para que la enfermedad se esparza entre la población general<.

El mayor temor de los médicos es el surgimiento de un nuevo virus de influenza al que muy pocas personas tengan resistencia natural, y que resulte tan fácil de transmitir como la influenza común. La experiencia en México sugiere que la nueva influenza humana podría tener estas características. También preocupa que el virus parezca afectar a adultos jóvenes y sanos en general, característica que concurrió también en la influenza española de 1918-19. Sin embargo, estos temores se ven atemperados por la ausencia de decesos en países fuera de México.

Los impactos económicos

En términos de impacto económico, una pandemia probablemente crearía una curva de crecimiento en V. Afectaría sobre todo las actividades relacionadas con la proximidad física de números sustanciales de personas.

Por tanto, la producción manufacturera disminuiría, pues los trabajadores no podrían congregarse en las fábricas. Muchas actividades del sector servicios se verían similarmente afectados, pues cerrarían las oficinas.

Del lado de la demanda, las restricciones a los viajes afectarían el comercio y el turismo. El consumo privado se vería severamente golpeado, pues la gente evitaría ir a tiendas, centros comerciales, restaurantes y cines. Los planes de inversión se archivarían hasta que el panorama económico se aclarara, y hasta que los ejecutivos de empresas pudiesen reunirse o viajar con seguridad para cerrar tratos.

Sin embargo, es probable que la actividad económica se recobrara tan pronto como pasara la amenaza de contagio físico.

En la situación actual surge una incertidumbre adicional a causa de la interacción de los efectos económicos de una pandemia y los de la recesión económica presente. Si bien la pandemia calaría mucho más hondo, no está claro si, dadas las cargas adicionales que ya enfrenta la economía global, en realidad ocurriría un repunte en forma de V y, en caso afirmativo, si la demanda regresaría en poco tiempo al nivel anterior a la pandemia.

En términos sencillos, una pandemia sin duda amplificaría el declive económico, y también podría prolongarlo.

La crisis financiera actual podría también cambiar los efectos de la pandemia al alterar el apetito de riesgo. El Panorama económico mundial del FMI correspondiente a abril de 2006 sugiere que la pandemia de 1918-19 mató a más personas, pero produjo un declive económico menos severo del que ocurriría hoy, dado que la ausencia de amplias redes de seguridad social en aquellos días ponía gran presión sobre la gente para que continuara trabajando pese al riesgo de infección.

El informe señala que la disminución de la fuerza activa de trabajo sería mucho mayor en la sociedad actual, por lo que el costo de la pandemia no sólo se contaría en términos de vidas, sino también en cuanto al número mayor de personas que permanecerían sin trabajar.

Sin embargo, es posible que la estrechez económica resultante de la actual crisis global alentara a los trabajadores a continuar arriesgándose a la infección con tal de hacer frente a sus compromisos económicos.

En términos simplistas, esto sería bueno para el crecimiento pero malo para la salud pública, aunque de hecho es imposible separar por completo un factor del otro.

Una preocupación adicional es que los gobiernos y los bancos centrales carecen ahora de las municiones para hacer frente a los efectos económicos negativos de una pandemia. Para el caso de una pandemia global, el informe del FMI arriba citado prescribe remedios potenciales de política económica que parecen extrañamente similares a los que los gobiernos han explotado en la crisis reciente.

El FMI señala: [...] dado el impacto adverso probable sobre la confianza, y la probabilidad de una fuerte demanda de liquidez, las políticas monetarias deben tender a acomodarse a las circunstancias. Puede que haya necesidad de una contención regulatoria temporal, en particular si el valor de los activos sufriera una aguda declinación.

También menciona el fondo la probabilidad de mayores presiones fiscales. Una pandemia, indica, podría incrementar asimismo las cargas sobre los sistemas de pagos, compensaciones, conciliaciones y comercio.

El hecho de que los sistemas financieros ya se hayan visto sumamente debilitados por la crisis actual no brinda mayor tranquilidad de que puedan resistir un segundo gran golpe en un periodo tan breve.

Fuente: EIU. Traducción libre rabascal51@hotmail.com

 

PERCEPCIONES: ENCUESTA

 

Una encuesta realizada por la empresa Prospecta Consulting señala las siguientes conclusiones:

--Un tercio de los participantes en el estudio aseguraron que es los Estados Unidos y específicamente, e estado de California.

--Un 30% afirman que en las noticias nacionales e internacionales, especialmente las que vienen de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no hay determinado científicamente donde es la zona “cero”; aunque por el número de casos en México y las medidas tomadas por las autoridades; aunque ha quedado la percepción que viene de nuestro país, además impulsado por las decisiones de varios países de suspender sus vuelos a México, como Cuba, Argentina, Perú, Ecuador y a China, que ha generado un conflicto de derechos humanos, al secuestrar prácticamente a ciudadanos mexicanos y ponerlos en cuarentena, sin que ninguno muestra algún síntoma de la enfermedad.

--Cerca del 30% dicen que se ha dado como origen a México por el desconocimiento de la realidad y los datos de salud, donde muchos de los países donde ha aparecido la influenza humana, han dado por hecho de que viene de México

--Prácticamente la totalidad de la población encuestada afirma que está bien informada de que en México hay una epidemia de influenza. Pero ante las insistentes recomendaciones de autoridades y expertos en salud y epidemiología, tanto a escala federal como estatales, seguidos de los comentarios y establecimiento de medidas especificas gubernamentales, como el Jefe de Gobierno del DF y el gobernador del Estado de México; prácticamente ocho de cada diez ciudadanos entrevistados, las consideran poco claras e insuficientes, acompañadas de la tradicional desconfianza de los mexicanos ante la información oficial.

--Ocho de cada diez de los ciudadanos encuestados afirman que la información que ofrecen no es comprensible y que además piensan que no retrata la realidad.

--Ocho de cada diez ciudadanos entrevistados aseguran que la epidemia de influenza porcina en México, es muy peligrosa y de consecuencias impredecibles

--Siete de cada diez encuestados afirma que su familia no esta exenta de poderse contagiar por la influenza, ya que hay muchas formas de contagiarse en la ciudad o estado.

--Porque la mayor parte de su familia no a salido de su casa y los que lo han hecho, han tomado las precauciones; un tercio de ellos, aseguran que habían sido vacunados. Estos resultados nos muestran que casi el 80% de los encuestados considera que se trata de una epidemia grave y más de dos tercios asegura que algún familiar puede contagiarse.

--Nueve de cada diez ciudadanos encuestados afirman conocer las formas de contagio de la influenza

--La gran mayoría de los ciudadanos encuestados mostró tener un buen conocimiento de las distintas posibilidades de formas de contagio. Estos resultados muestran como la ciudadanía tuvo mucho interés, por la preocupación e incertidumbre que generó esta epidemia de influenza y una campaña sin precedentes de los medios de comunicación.

--La gran mayoría de los ciudadanos entrevistados afirmó tener un buen conocimiento de las formas para evitar que la influenza >virus o gripe< se extiende.

--Siete de cada diez ciudadanos encuestados tienen desconfianza de las cifras, consideran que no se apegan a la realidad y que las autoridades tienen un manejo político de ellas. Hay opiniones divididas, pero hasta ahora el público califica positivamente la acción de las autoridades ante la emergencia, y aunque se reconoce que en algunas cosas se han equivocado, en general la mayoría piensa que han reaccionado bien.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

cramirez@indicadorpolitico.com.mx

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar