Domingo 3 de mayo 2009


 

+ Obama: lo bueno y lo malo

+ Lo apoyan pero daña crisis

 

Opacados por la crisis mundial de la influenza, los primero cien días de gobierno del presidente Barack Obama presentan perfiles de claroscuros: mantiene una alta aceptación, pero ésta aparece condicionada a la salida de la crisis y al mantenimiento de la hegemonía mundial.

La empresa prospecta Consulting realizó una encuesta y un estudio de opinión para el periódico Chicago Tribune y sus resultados revelaron a un Obama posicionado en lo personal, pero aún con problemas para la comprensión de su gobierno.

El reporte del doctor Rafael Abascal ilustra las dos caras de los cien días de Obama:

I.- Algunas calificaciones generales

·      El 72% de los ciudadanos afirma que esta de acuerdo con la forma en que Obama ha conducido el gobierno en los primeros 100 días

 

·      El 66% de la población asegura respaldar sus acciones en materia económica, pese a que la crisis sigue en espiral; entre los cuales el 29% dijeron ser Republicanos. Al tomar en cuenta únicamente a los hispanos, el nivel de aceptación sube hasta el 69.8%. Nadie sabe, no obstante, cuanto más durará la luna de miel

 

·      El 84% de los encuestados considera que hay una enorme congruencia entre lo que ofreció en su campaña proselitista y lo que ha realizado.

 

·      El nivel de aceptación y/o popularidad de su esposa Michelle Obama es de un sorprendente 82%

 

·      El 70% de los entrevistados afirma que el presidente Obama ha realizado cambios estructurales en el sector salud, educación y energía

 

·      El 75% de los encuestados asegura que es positivo para EU y su espíritu democrático, el cerrar la base de Guantánamo, en Cuba

 

·      El 67% de los estadunidenses apoya la política exterior que ha estado desarrollando el presidente Obama

 

·      El 74% de los ciudadanos afirma que Obama es sumamente eficaz y eficiente; por ejemplo: ha concretado 19 decretos y promulgado 14 leyes.

 

·      El 64% apoya su política fiscal a favor de las clases medias.

 

 

II.- Algunos de los aspectos más positivos en que se fundan estas percepciones ciudadanas

1. Dinámica impresionante en la integración de su gobierno

Desde el mismo día que ganó las elecciones, en noviembre del año pasado, Barack Obama arrancó el proceso de selección de gabinete y otros cargos vitales; ya para el 21 de enero, día de su posesión, el equipo ya estaba completo y trabajando, así como había cambiado radicalmente la pagina Web de la Casa Blanca. Si bien hubo algunos problemas en la confirmación de funcionarios en el Congreso, la transición fue rápida, eficiente, y ordenada con lo que ganó tiempo precioso.

También vale la pena destacar, que en algunos casos muy sensibles, optó por dejar a funcionarios de Bush, como fue en el Departamento de Defensa sigue Robert Gates; con el propósito de asegurar continuidad, en temas tan delicados como la seguridad nacional y las guerras en Irak y Afganistán.

Entendió, con toda claridad, que resolver la crisis económica era el epicentro de su mandato, y en 30 días ya había empujado en el Congreso un paquete de estímulo económico de casi 800 mil millones de dólares; imprimiendo una dinámica sin precedente para movilizar al Congreso, acicatear a los banqueros y grandes empresarios.

El centro de su atención y sus discursos han sido anuncios para resolver los problemas más críticos que enfrentan las clases medias.

 

2. Enderezó el prestigio o rumbo de EU

De un plumazo corrigió, con rapidez, algunas de las herencias que dejó George W. Bush y que había prometido deshacer si ganaba la Casa Blanca:

·      Prometió cerrar Guantánamo en un año, y suspendió los juicios militares con las detenidos

·      Flexibilizó medidas contra Cuba al eliminar las restricciones para el envío de remesas y autorizar viajes ilimitados de familiares

·      Autorizó el uso de fondos federales para investigación con células madre y reautorizó el flujo de recursos a ONG que combaten el VIH así estas apoyen el aborto

·      Se alejó de la tortura como método interrogatorio, sacando las pruebas del ámbito de la seguridad nacional al público

·      Enfrentó duramente a los grandes empresarios, banqueros y financieros; e inclusive inicio acciones penales y administrativas contra ellos.

 

Entre muchas otras acciones; pero hay que destacar que en su mayoría fueron actos sumamente simbólicos, o emblemáticos, de alta resonancia o impacto, fundamentalmente, entre los sectores medios.

 

3. Cambió la forma de hacer política

Obama y su gabinete han respondido a las expectativas mundiales que se generaron tras su elección. Primero, a través de su vicepresidente, Joe Biden, y la secretaria de Estado Hillary Clinton (con viajes a Europa y Asia), y luego él por el viejo continente y América Latina. El mensaje ha sido de cooperación, apertura al diálogo e, incluso, reconocimiento de los errores del pasado. Incluso los enemigos declarados han tenido que medir sus palabras y aplaudirlo, pues Obama sigue gozando de gran prestigio internacional.

La mayoría de las percepciones ciudadanas coinciden en señalar, que quizás fue para cumplir con la forma, pero Obama, con su sonrisa, carisma y excelentes discursos, está abriendo puertas que estaban cerradas.

La estrategia, que es piedra angular en política exterior, es simple: sumar amigos para aislar rivales. Con Irán entabló diálogo tras tres décadas de silencio. Con Rusia, dice, ha barajado de nuevo y ahora discute desarme nuclear y cooperación estratégica en Afganistán.

 

4. Acercamiento estratégico con América Latina

Para la región la llegada de Obama ha sido esperanzadora y con nuevos aires refrescantes. El Presidente, a diferencia de sus antecesores, sí parece estar prestando atención a su “patio trasero”; aunque sus reuniones con Felipe Calderón (México) y Stephen Harper (Canadá) eran obvias, invitó a Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil) a la Casa Blanca cuando solo un europeo (el británico Gordon Brown) y ningún asiático la ha visitado.

Asiendo relevante la importancia de México, iniciando una nueva época en las relaciones bilaterales, con mayores apoyos y aceptando la corresponsabilidad en el narcotráfico y el tráfico de armas desde el territorio norteamericano; bajo el paraguas de la iniciativa Mérida y siendo prodigo en los elogios y reconocimientos para el presidente Felipe Calderón.

Los diversos gestos hacia Cuba, la aceptación >bastante inusual< de que E.U. es corresponsable por el problema del narcotráfico, la intención de frenar el flujo de armas y la reactivación de tratados comerciales con Panamá y Colombia son un buen récord para solo tres meses.

El presidente Obama redondeó su política exterior en la Cumbre de las Américas, donde se llevó palmas por su disposición a escuchar y trabajar en conjunto. Un marcado contraste con la última cita en Santiago de Chile, donde el ambiente fue hostil y combativo.

 

5. Un presidente sencillo e inteligente

Barack Obama, a diferencia de sus antecesores, ha explotado su imagen al máximo y la forma directa, así como eficaz de atender los distintos problemas. Lleva ya dos ruedas de prensa formales >cuando Bush dio menos de diez en ocho años<, aparece en programas de humor como el Tonight Show de Jay Leno, y ha hecho varias intervenciones televisadas, decenas de discursos al igual que algunas entrevistas con prensa.

Así mismo, inauguró los conversatorios virtuales o blogs vía internet con gente del común para conectarse con el público y ha dejado que las cámaras de televisión ingresen a la Casa Blanca para mostrar la “vida diaria” de los Obama con Michelle, la esposa, sembrando hortalizas en el jardín y sus hijas jugando con su perro Bo en un parque de juegos que instaló justo frente a la oficina oval.

Así como una actitud afable, relajada y serena en todos los casos, indiferentemente de lo complicado o formal de los asuntos que trata.

Se percibe sencillo, directo y sincero, con grandes dotes histriónicas y de inteligencia 

 

 

III.- Algunas políticas o acciones controvertidas

6. Quiere hacerlo todo: la principal crítica que se percibe por parte de los ciudadanos del Presidente Obama es que ha querido mover, al mismo tiempo, todos los temas que figuran alto en su agenda; con una alta participación personal en todos y cada uno de ellos.

Por ejemplo, señalan enfrentar la crisis económica, reformar el sistema de salud pública, replantear las relaciones internacionales, avanzar en una reforma migratoria, aplicar tecnologías de en la energía renovable, e inclusive avanzar con acuerdos comerciales, entre muchos otros.

En este sentido hay percepciones controvertidas, ya que consideran que no hay tiempo para desperdiciar, cada uno de sus objetivos son compromisos de campaña, en un entorno sumamente complicado; donde empiezan a salir las voces Republicanas, que afirman que la práctica no son realistas. Pero por otro lado, los Demócratas están confiados en su alto capital político y la fuerte dinámica de trabajo, que le permita concretar su ambicioso programa. Con ello, esperan garantizar el triunfo para su partido para las elecciones de mitad de año entrante.

 

7. La crisis sigue en incertidumbre

Los estadounidenses, en su mayoría, creen que Obama heredó la crisis económica y le están dando, como indican las encuestas, un 'beneficio de duda' extendido. Además, su millonario plan de rescate (787 mil millones de dólares) fue aprobado hace solo un mes largo en el Congreso, al igual que su plan de rescate para el sector inmobiliario y automovilístico, y todavía no se sienten del todo sus efectos. Pero el reloj sigue corriendo y los signos de recuperación nada que asoman.

El desempleo, por ejemplo, ya está cerca del 10% y creciendo, de tal manera que si las cosas no mejoran rápido, la paciencia se irá agotando y podría llegar a agotarse la actual luna de miel.

 

8. Mantiene temas de la agenda de Bush

Las diferencias generales entre Bush y Obama son gigantescas, así como evidentes, no sólo en la personalidad, formación política y cultural, sino en la concepción de las cosas. Pero la estrategia sobre el terreno en temas que fueron y son centrales sigue siendo muy similar. Irak y Afganistán. Por ejemplo, donde Obama empuja la fórmula de entrenar y dotar a los ejércitos y policías de ambos países para que eventualmente sean ellos los que asuman el control de la seguridad.

En Afganistán, de hecho, Obama incrementó el tamaño del personal en casi 20.000 hombres: lo mismo que hizo Bush con Irak a comienzos del 2007. Los que esperaban repliegues de tropas masivos y fin de la guerra, seguirán esperando.

En estos temas la ciudadanía espera resultados y cambios en el mediano y largo plazos, por la naturaleza compleja y delicada de estos asuntos; pero hay la percepción de un poco más del 50% que las cosas van por un buen camino.

 

9. De la campaña a la Casa Blanca

Era de esperarse que Obama, ya Presidente, se alejara de algunas de sus promesas de campaña, como suelen hacer la mayoría de los políticos. Aún así, hay que contárselas. En el tema de los Derechos Humanos, que figuraba alto, decepcionó a los activistas cuando le dijo a China, a través de su secretaria de Estado, Hillary Clinton, que ese tema no iba a "interferir" con las relaciones comerciales y la mano "suave" que ha usado para manejar los brotes imperialistas de Rusia; son ahora controversias que dividen por mitad a los norteamericanos.

Tampoco ha cumplido hasta ahora con su promesa de renegociar NAFTA o de mantener su oposición a nuevos acuerdos comerciales, ya que en los últimos días ha comenzado a mover los que estaban pendientes con Colombia, Panamá y Corea del Sur; aunque muchos estadounidenses consideran que hay que tomar en cuenta la crisis económica y financiera global.

 

 

10. Obama bajo “la cabeza”

Aunque esta es una crítica muy republicana, pero vale la pena explorarla, ya que consideran que Obama acudió a la comunidad internacional con “la cabeza mirando hacia abajo”, casi pidiendo excusas por las acciones de su antecesor; donde los demócratas aseguran que era correcto y una especie de deuda; que este signo hizo crecer nuevamente a Estados Unidos.

Por el contrario, los Republicanos creen que ha ido demasiado lejos y debilitado sin necesidad el poder estadounidense, que sigue siendo grande; ya que aseguran que ha dando cosas a cambio de nada, como por ejemplo: los acercamientos con Irán, o los ofrecimientos a Rusia de intercambiar escudo antimisiles por apoyo en Afganistán y Teherán. En este sentido, los Demócratas opinan que debe ser una parte sustancial del cambio en la política exterior, que por este camino le dará fortaleza y se recuperará el prestigio los EU; confían en la experiencia del vicepresidente, Joseph Biden.

En este sentido apuntan que el anuncio del cierre de la prisión en la base naval de Guantánamo y el diálogo incipiente con Cuba o Venezuela, fueron señales claras de cambio; en especial:

·      "Al admitir que medio siglo de política de Estados Unidos hacia Cuba fracasó y que es necesario un nuevo comienzo, Obama también hizo mucho para demostrar que su gobierno habla en serio cuando habla de cambios".

·      "Pero tal vez la novedad más notable sea con México, que ha pasado rápidamente al frente de la agenda política en Washington"

·      "Hay mucha más atención a México que antes, y el reconocimiento de que la política antidrogas también ha fracasado fue también muy bien recibido en la región".

Brasil sería el otro polo importante para Obama, por su importancia no sólo como potencia regional, sino por su papel en el ámbito multilateral global; donde una de las diferencias más importantes para el presidente y su predecesor republicano George W. Bush es precisamente que el presidente demócrata no divide al mundo >incluyendo a América Latina< entre amigos y enemigos; donde:

“Para Bush, por ejemplo, el presidente colombiano Alvaro Uribe era el 'bueno' y el venezolano Hugo Chávez 'el malo'. Obama se preocupa más por los intereses de Estados Unidos".

Según los Demócratas, ese pragmatismo:

·      "explica su apretón de manos cordial con Chávez en la Cumbre de las Américas, que no debe confundirse con debilidad".

rabascal51@hotmail.com

 

www.indicadorpolitico.com.mx

cramirez@indicadorpolitico.com.mx

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar