--------

Martes 24 de noviembre de 2009

+ De Futura a Cambiemos México

+ Operación política contra Felipe

 

Aunque se trata de una crisis que no es más dañina que varias de las que el PRI enfrentó en el pasado y que terminaron con crímenes políticos, la actual recesión ha movilizado a una élite del poder político en torno al Proyecto Futura para neutralizar al presidente de la república. Al cruzar la fecha del 22 de noviembre, el esquema habría ascendido a Proyecto Cambiemos México.

En una muy interesante acción concertada, las élites del poder han comenzado a minar la base política y social del presidente Calderón. La semana pasada el diario Metro de Reforma se sumó a la ofensiva y publicó una portada que lo hizo parecer El Sendero del Peje por el insulto a la institución presidencial. El periódico lopezobradorista festinó esa portada. El nuevo proyecto ha asumido las características de una maniobra típica de desestabilización al estilo de la de 1994.

En las últimas se semanas se ha intensificado un clima de acoso contra las decisiones del ejecutivo. Por ejemplo, el premio nobel Joseph Stiglitz, quien sigue viviendo de las glorias de Clinton y al que Barack Obama no ha tomado en cuenta por el populismo de sus propuestas, criticó severamente la política económica mexicana, Sin embargo, la política de ingreso-gasto para 2010 que nada tiene que ver contra la crisis fue decidida por las bancadas priístas de las dos Cámaras.

El domingo, el líder senatorial priísta Manlio Fabio Beltrones avaló las críticas de Stiglitz sin el menor sentido crítico y urgió al presidente de la república a “atenderlas”. En todo caso, los priístas debieron haber atendido ellos los señalamientos de Stiglitz antes de aprobar una política económica eminentemente priísta y benéfica sólo para los gobernadores priístas que necesitaban dinero para las campañas del 2010. Al final, la política económica fue decidida en lo oscurito por el PRI y la Secretaría de Hacienda.

Los empresarios están molestos con la declaración de Calderón que reveló que ellos no pagan impuestos y comenzaron una nueva fase crítica pero no para pagar impuestos sino para acotar el margen de maniobra del presidente de la república. El loby más poderoso en las dos cámaras y sobre todo sobre las bancadas priístas es precisamente el de los Barones del dinero y la empresa que logró más beneficios fiscales aprobados por el legislativo. La complicidad empresarios-bancadas priístas evitó una política de crecimiento económico para 2010.

El simbolismo histórico del bicentenario-centenario ha sido usado como el petate del muerto. El grupo del Proyecto Futura-Cambiemos México quiere constituirse en una sociedad secreta para decidir el rumbo de la nación. La argumentación en algunas de sus reuniones ha señalado el escaso margen de maniobra del presidente de la república. Como parte de esa estrategia se han difundido versiones publicadas en columnas periodísticas sobre los presuntos malos humores del presidente de la república. La argumentación es la misma: no hay serenidad para tomar decisiones.

Sin embargo, el margen de maniobra del ejecutivo se ha estrechado por los intereses en juego: el Grupo --integrado por empresarios, políticos, partidos, algunos jerarcas de la iglesia, gobernadores, comunicadores y la mano conductora de Carlos Salinas de Gortari-- busca reducir al máximo el espacio presidencial y trasladar a esta élite la posibilidad de tomar decisiones para los próximos tres años. Por eso, por ejemplo, el regaño de Calderón a los empresarios que no pagan impuestos fue tomado como un mal humor, cuando en realidad esa declaración respondió a un mensaje enviado a las bancadas priístas del congreso para que buscaran dinero justamente por ese lado.

De manera inopinada pero con intenciones más que claras, la fundamentación de los malos humores presidenciales tomó como fuente nada menos que una carta del panista Carlos Castillo Peraza enviada a Calderón en 1996, en la que el primero define el carácter desconfiado y resentido del segundo. La carta ha sido leída de manera unilateral, sin analizar quién fue realmente Castillo: un político improvisado, caracterizado de filósofo pero con poca profundidad en ideas, de un carácter explosivo inocultable y peor que el que le acreditó a Calderón y por tanto sin credibilidad para acusar a los demás, además de amenazar a periodistas que lo criticaban. La amargura llevó a Castillo al aislamiento y sobre todo a la derrota. Eso sí, siempre culpó a los demás de sus propias limitaciones. Por tanto, era el menos indicado para definir el perfil sicológico de poder de Calderón en 1996.

La clase política lastimada por el gobierno agita el anticientífico ciclo revolucionario 1810-1910-2010. El escritor René Avilés Fabila se preguntó: ¿quién encabezará la nueva revolución: López Obrador, Manuel Camacho, Marcelo Ebrard. Manlio Fabio Beltrones, Porfirio Muñoz Ledo, Enrique Peña, Beatriz Paredes, Martín Esparza, Francisco Hernández Juárez, Fernández Noroña, Juanito?

El Proyecto Futura-Cambiemos México debiera racionalizar su ofensiva y llevar sus obsesiones al terreno del cambio institucional. Si no, sólo van a desestabilizar a México y a hacerle el trabajo sucio a las alucinaciones de López Obrador.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

http://twitter.com/carlosramirezh

http://carlosramirez2.blogspot.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar