Lunes 26 de octubre de 2009

+ Fisco 2009 dinamitó al PRI 2012

+ Chocan precandidatos BPR-MFB

 

Más que el enojo por las declaraciones del presidente nacional del PAN, César Nava, sobre la paternidad priísta del aumento de impuestos aprobado por los diputados, el verdadero trasfondo del conflicto fiscal radica en el primer round entre Beatriz Paredes y Manlio Fabio Beltrones por la candidatura presidencial priísta del 2012.

Los priístas han colocado a Nava más bien como maniobra de distracción de sus propios conflictos. El problema se encuentra en el hecho de que Paredes se descubrió como la verdadera jefa de la bancada priísta en la Cámara y que ahí se dio el entendimiento con la Secretaría de Hacienda para el paquete de alza de impuestos a favor de las finanzas públicas, pero a espaldas de los senadores de su partido y sobre todo sin hacer caso de las recomendaciones del senador Beltrones.

El tema real se encuentra en el hecho de que el PRI ha adelantado la recomposición de sus grupos enfilados hacia la definición del candidato presidencial del 2012. La victoria electoral del pasado 5 de julio catapultó a la diputada Paredes hacia una posición privilegiada en el pole de salida de la candidatura priísta, pero encontró objeciones para quedarse con la presidencia del PRI y la jefatura de la bancada. Con astucia, Paredes ya demostró que en la práctica posee los dos cargos.

Las dos posiciones priístas respecto al PAN se han definido: Paredes ha optado por el modelo Elba Esther Gordillo de entenderse de buena manera con el gobierno panista de Calderón y ayudarlo a sacar sus principales iniciativas, pero aprovechando el espacio para proyectar la imagen de la colaboración institucional. En cambio, la postura del senador Beltrones es más bien de imponer decisiones al gobierno calderonista pero dejando ver públicamente su posicionamiento de autoridad.

El conflicto es grave para el PRI: a pesar de recuperar la posición como primera fuerza política nacional, los priístas mostraron su primera fractura interna: la disputa por la candidatura presidencial, como siempre. El dato es importante porque en dos ocasiones el PRI ha probado tener crecientes espacios electorales en la república, pero las divisiones en las élites llevaron a las derrotas presidenciales en el 2006 y el 2006. Ahora los dos principales precandidatos presidenciales --Paredes y Beltrones-- utilizan la política fiscal como escenario de la lucha por ventajas electorales. Y ya comenzaron los golpeteos a través de columnas políticas.

El enfrentamiento va a ser fuerte. Más que la declaración de Nava de que la iniciativa de aumento de impuestos era del PRI, lo fundamental es entender que el PRI diseñó y aprobó las alzas fiscales y que la bancada del PRI en el Senado ya anunció que la va a rechazar. En el fondo no se trata sólo de más o menos impuestos, sino de saber quién va a salir vencedor de la contienda: Paredes o Beltrones. Es un pleito entre priístas.

Al final, esa lucha fue percibida por Nava. Por eso su declaración aceleró las contradicciones y de hecho provocó el choque de poderes entre Paredes y Beltrones. Ahí radica el enojo priísta contra Nava: no por quién diseñó el paquete fiscal, sino porque Nava descubrió la pugna entre priístas.

Las bancadas legislativas priístas quedaron atrapadas en sus propias telarañas de poder y de intereses. Si el Senado modifica el paquete, la ley de ingresos regresará a la Cámara de Diputados a una nueva ronda de debates entre diputados priístas cuestionados por senadores priístas. Y ahí habrá otro escenario de lucha frontal entre diputados paredistas y diputados beltronistas. Si al final los senadores priístas comprenden que la modificación abriría otro ring de lucha y de divisiones priístas y la avalan aún a regañadientes y con promesas de ajustes en periodo extraordinario, Paredes habrá derrotado de  nuevo a Beltrones.

Beltrones perdió ya su segundo round: senadores priístas sin filiación y algunos paredistas activos --el secretario general del PRI de Paredes, senador Jesús Murillo Karam, por ejemplo-- ya anunciaron que no aprobarán el alza en gasolinas como medida supletoria del aumento de impuestos. Ese aumento en el precio de los energéticos había sido presentado por el senador Beltrones como la solución mágica para revertir el alza en los impuestos. El mensaje fue claro: antes de siquiera abrir las sesiones de debate, Paredes le puso otro candado a Beltrones.

El tercer precandidato fuerte, el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto, se ha hecho a un lado para esperar el resultado de la disputa, porque le conviene desgastar a los otros dos. Sin embargo, pronto lo subirán al ring porque lo van a señalar de corresponsable del acuerdo de los gobernadores priístas con el alza de impuestos a cambio de partidas presupuestales extraordinarias para el próximo año.

Más que provocar el incidente, Nava capitalizó con astucia política a favor del PAN el enfrentamiento Paredes-Beltrones. Fue una jugada de inteligencia política porque cambió un poco para el PAN el espacio político perdido después del 5 de julio. Ahora los panistas pueden sentarse cómodamente a ver cómo se hacen pedazos dos fuertes precandidatos presidenciales del PRI que ya se sentían de regreso a Los Pinos.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

http://twitter.com/carlosramirezh

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar