Jueves 3 de septiembre de 2009

+ Fraude electoral en el SME

+ Irregularidades al estilo PRI

 

Poseedor de una larga tradición de lucha democrática, el Sindicato Mexicano de Electricistas entró en una fase de crisis interna por un fraude electoral al estilo PRI realizado por el candidato a la reelección como secretario general, Martín Esparza Flores. La planilla defraudada ha exigido legalmente que la Secretaría del Trabajo niegue la toma de nota a la planilla que ganó con irregularidades y la realización de nuevas elecciones.

Aunque se trata de un asunto interno en el SME, de todos modos pudiera haber por ahí algunos elementos distorsionadores: el actual secretario general del sindicato que quiere permanecer dos años con una elección amañada, Esparza Flores, ha pactado con funcionarios de la STPS la creación de una empresa filial para usar la red de fibra óptica de la Compañía de Luz para negocios internet. Estos acuerdos en lo oscurito entre la STPS y el SME podrían avalar el fraude electoral sindical.

Las elecciones por el cambio de dirección en el SME han tenido efectos políticos. El SME es uno de los sindicatos más combativos y de enorme movilización, pero se ha ido cargando del lado del movimiento de López Obrador. El pasado fin de semana hubo mensajes de apoyo del tabasqueño a la dirección de Esparza Flores. Este aval ha sido tomado como un intento de albazo del fraude electoral en las elecciones de junio pasado.

El saldo electoral tuvo una diferencia mínima de 352 votos a favor de Esparza Flores, pero con irregularidades graves. La planilla de Alejandro Muñoz Reséndiz y Ramón Mera Villarreal entregó a la STPS el pasado 8 de julio un documento formal de denuncia del fraude electoral. Cuando menos hubo dos maniobras fraudulentas: la planilla oficial se negó a entregar el padrón electoral que por reglamento deben poseer todas las planillas, por la sencilla razón de que se han descubierto hasta ahora personas muertas que votaron físicamente a través de credenciales falsificadas. Asimismo, se documentaron presiones sobre los votantes y el doble voto de algunos sindicalistas.

Y existen pruebas que documentan la entrega del acta de asamblea electoral con la firma falsificada del secretario de actas. Existen pruebas de que esa asamblea, que le dio el triunfo a Esparza Reyes, careció del quórum necesario. Pero en la copia del acta que está en el expediente entregado a la STPS para la toma de nota se ha probado la firma falsificada del secretario de actas.

El asunto cobra importancia por el papel activo del SME en las luchas democráticas, la organización sindical escrupulosa porque los trabajadores tienen infinidad de comisiones para vigilar justamente la democracia interna y por la intención de utilizar la red de fibra óptima de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro para transmisión de voz, datos e imagen a través de internet. Al parecer ya todo está preparado, vía un acuerdo de Esparza Flores y la STPS, para crear una empresa filial, aunque no se ha aclarado si se trata de un negocio privado o sería una empresa paraestatal.

La denuncia de fraude electoral en el SME ha sacudido internamente al sindicato. La dirección política de Esparza Reyes acudirá hoy a la presión callejera. Para obligar a la STPS a desdeñar las denuncias de fraude electoral entregadas en la Dirección General de Registro de Asociaciones de la STPS, Esparza Flores convocó a un mitin frente a las oficinas de la Secretaría del Trabajo. Sin embargo, hasta ahora oficialmente la STPS no ha dado la toma de nota. El plazo para esa toma de nota, que oficializaría el resultado electoral en debate, sería el 5 de octubre.

Para solicitar la toma de nota, la SPTS exige una copia autorizada del padrón y una copia del acta de la asamblea electoral. Sin embargo, esos dos documentos contienen justamente las pruebas del fraude porque el padrón de 66 mil miembros activos contiene nombres de sindicalistas muertos que votaron en las elecciones. Y el acta de la asamblea electoral tiene la firma falsa del secretario de actas que había considerado que ese evento carecía de quórum y se negó a avalarla. Por tanto, la STPS estaría obligada a negarse a dar la toma de nota para oficializar una dirigencia sindical fraudulenta.

El SME ha sido llevado a un punto de crisis interna. Hasta ahora, las elecciones sindicales habían sido un ejemplo de democracia. Por eso la elección pasada sin haber entregado una copia del padrón ha generado protestas internas. La planilla que quedó en segundo lugar ha probado hasta ahora la existencia de dieciséis votos emitidos por nombres de sindicalistas muertos, pero con fotografías de sindicalistas vivos. Se trataron de prácticas que fueron comunes en el modelo sindical priísta de Fidel Velázquez, a cuyo control le quitaron justamente los trabajadores el SME para convertirlo en ejemplo de democracia.

La exigencia de la planilla de Muñoz Reséndiz y Mera Villaruel va en el sentido de que la STPS no otorgue la toma de nota a la planilla de Esparza Flores, plantee la anulación del pasado proceso electoral por irregularidades legales y estatutarias y ordene nuevas elecciones sindicales. Sin embargo, Esparza Flores va a usar las manifestaciones callejeras para obligar a las autoridades a reconocer a una dirección sindical ganada en elecciones fraudulentas.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar