Miércoles 23 de septiembre de 2009

 

+ Un PANRREDE para el 2012

+ Y en Oaxaca, Durango, Puebla

 

Con el aval hipócrita de Andrés Manuel López Obrador, la alianza del PRD con el PAN va en serio en el relevo de algunas gubernaturas en el 2010. Si la coalición da resultados, entonces habría una sorpresa en la candidatura presidencial para el 2012: un tapado del PANRREDE.

El acuerdo secreto de López Obrador con el PAN ha sido sellado en las candidaturas a gobernador en Oaxaca, pero también ya se aprobó en Durango y en Puebla. Lo malo para el PRD es que los candidatos son figuras panistas, no perredistas: en Durango sería Rodolfo Elizondo y en Puebla el senador panista-expriísta Rafael Moreno Valle, en tanto que en Oaxaca es el senador ex priísta Gabino Cue, hoy en Convergencia pero de simpatías panistas.

Las alianzas han consolidado el partido del PANRREDE, la alianza entre el PAN y el PRD. Esa estrategia del PRD ha sido aprobada directamente por López Obrador, pero en esa parte de su juego de espejos o de dos caras de la política o de su doble moral. El tabasqueño y sus seguidores se niegan a reconocer la legitimidad del presidente Calderón, pero han aceptado una alianza con el PAN de Calderón para derrotar a gobernadores priístas.

Sin embargo, en lugar de política se trata de un simple reparto de posiciones de poder. Por ejemplo, en el estado de Durango el PRD apoyará la candidatura aliancista del panista Rodolfo Elizondo, un conservador que fue operador político de Vicente Fox. A cambio, el PAN aceptará cederle al PRD la presidencia municipal de la ciudad capital de Durango.

Las alianzas en esos tres estados --Oaxaca, Durango y Puebla-- representan un serio desafío político para el PAN, no para el PRI. En los próximos días, por ejemplo, la diputación priísta oaxaqueña romperá relaciones con el PAN en el legislativo, lo que podría quitarle al PRI la mayoría a la hora de las votaciones decisivas en materia presupuestal. La alianza fue decidida después del fortalecimiento electoral del PRI el pasado 5 de julio  la tendencia favorable para recuperar la presidencia de la república.

La estrategia del PANRREDE será sumar minorías, independientemente de coherencia ideológica, valores morales y sobre todo desconocimientos institucionales. El PRI se fortaleció en las pasadas elecciones. En Oaxaca el PRI ganó con el 43% de los votos, contra 16% del PAN, 15% del PRD, 4% del PT y 4% de Convergencia. En Puebla el PRI ganó 41% de los votos, contra 26% del PAN, 6 del PRD y 4% del PT. Y en Durango el PRI obtuvo el 51% de los votos, contra 24% el PAN y apenas 4% el PRD y 6% del PT.

El problema radica en las expectativas. De acuerdo con la encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica, presidido por Liébano Sáenz, las expectativas electorales benefician al PRI. El 75.4% de los encuestados considera que el PRI va a ganar en Durango, el 74.8% en Oaxaca y el 69.2% en Puebla. En tendencia de votos, el PRI acumula 40% en Durango, el 21.6% en Oaxaca y el 25.4% en Puebla.

El nacimiento del PANRREDE ha respondido al fortalecimiento político y electoral de los gobernadores priístas de esos tres estados. Pero la alianza PAN-PRD es producto de la debilidad organizativa de los dos partidos en las plazas. En Oaxaca el PAN es de los minoritarios, el PRD perdió espacios por su activismo con la APPO en la insurrección anarquista del 2006 y Convergencia fue aplastado por el PRI en las elecciones legislativos locales y las federales.

En Puebla, el senador panista de pasado priísta reciente Rafael Moreno Valle forma parte del grupo político de la maestra Elba Esther Gordillo, lideresa ad infinitum del sindicato de maestros. Pero la lucha por el dominio del PAN en Puebla ha fracturado irreconciliablemente al partido en dos partes: de un lado, los tradicionalistas en una entidad donde el PAN llegó a tener fuerza considerable; de otro, el arribismo panista de ex priístas --Moreno Valle y la propia señora Gordillo-- que se han refugiado en la estructura panista para aprovechar la franquicia. En las pasadas elecciones legislativas locales y federales, el PRI ganó la totalidad de los distritos.

En Durango el PAN y el PRD han menguado su presencia y también el PRI tuvo carro completo en la pasada elección legislativa federal. En la historia política de Durango ha estado el hecho de una presencia activa del PT, pero el saldo electoral ha sido bastante pobre. Ahora mismo el PAN ya le ofreció la alcaldía de la capital Durango, a cambio del apoyo del PT a la candidatura de Elizondo a las gubernatura. Y queda, por cierto, el hecho de que Elizondo convirtió la Secretaría de Turismo en una entidad inservible y ahora recibirá la candidatura del PANRREDE para Durango, como premio a su ineficacia.

La apuesta del PANRREDE radica en la suma matemática de toda la oposición. Sin embargo, ya hay panistas que votarán en contra de la coalición por la presencia del PRD y perredistas que van repudiar en las urnas la alianza con el panismo derechista tan cuestionado por López Obrador. En el fondo, el fortalecimiento electoral del PRI ha unido a los archienemigos PAN-PRD para convertir gubernaturas del 2010 en un anticipo de las presidenciales del 2012: un candidato presidencial del PANRREDE.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar