--------

Martes 17 de agosto 2010


 

+ Yunes: PAN, su feudo familiar

+ Por senaduría y diputados 2012

 

Derrotado por el PRI en Veracruz, el (ex) priísta-salinista-gordillista-panista-camachista Miguel Angel Yunes Linares ha comenzado una maniobra para tomar por asalto el PAN de Veracruz y convertirlo en su feudo familiar.

Panistas de otras entidades y de la capital de la república han visto con horror la descomposición del partido en Veracruz por la candidatura de Yunes a gobernador. La lucha por el control del PAN veracruzano ha entrado en una fase de estilos priístas del pasado: corrupción, violencia y tráfico de consejeros estatales.

Al final, la intención del derrotado Yunes es la de controlar el comité directivo estatal del PAN a través de un Juanito porque el propio Yunes aún no califica como consejero local panista. Su Juanito es Angel Rafael Deschamps Falcón, un empresario vinculado al panismo nacional, hijo de un ex gobernador y primer alcalde de Boca del Río. La disputa por el PAN veracruzano implica presupuesto y candidaturas a senadores y diputados federales en 2012. Yunes ya apartó para sí mismo la próxima senaduría panista.

Lo malo para Yunes es que sólo ha aportado derrotas al PAN. No sólo perdió la elección de gobernador y permitió la victoria del PRI del candidato Javier Duarte, sino que también perdió 10 de las 30 diputaciones y 120 de los 212 ayuntamientos. A nivel familiar registró una de las peores derrotas del PAN, después de la del gobierno estatal: la alcaldía del municipio de Boca del Río, que permanecía en manos del PAN desde el 2000. El alcalde panista saliente de Boca del Río, a quien algunos panistas acreditan la derrota, es el hijo de Yunes Linares, Miguel Angel Yunes Márquez. Diez años después, por una fracasada gestión municipal y una candidatura derrotada a gobernador, Boca del Río regresó al PRI.

Eso sí, Yunes Linares es de los políticos educados al viejo estilo priísta. Y ahora trata de quedarse con todo el pastel panista veracruzano. Primero quiere imponer, por vía del dedazo acompañado de amenazas y violencia, a su otro hijo, Fernando Yunes Márquez, como coordinador de la menguada bancada del PAN en el Congreso local. La intención es llenar el PAN veracruzano con ex priístas y militantes del Panal de Elba Esther Gordillo.

La lucha ha comenzado a dejar huellas de violencia que conocen en el PAN nacional pero que no han generado ninguna reacción. Militantes panistas locales han circulado, no sin miedo, los datos de las bofetadas que dio Yunes Linares al coordinador de los diputados locales del PAN, Víctor Alejandro Vázquez Cuevas, y la agresión a golpes a Enrique Cambranis Torre, presidente formal del PAN estatal.

Por cierto, los accesos de violencia de Yunes Linares han sido crecientes. Varias columnas políticas registraron la agresión violenta, aunque sin llegar a ser física pero sí verbal, de Yunes Linares contra el ex senador priísta Enrique Jackson a las afueras de un restaurante concurrido por políticos. Jackson había colaborado con la victoria electoral de Javier Duarte.

En este escenario se incluye también la forma en que Yunes Linares cortó fondos partidistas del PAN a candidatos presuntamente vinculados con el ahora ex panista Gerardo Buganza Salmerón, un precandidato mejor posicionado que Yunes pero que perdió la selección interna por la alianza política de Elba Esther Gordillo con César Nava. Buganza decidió renunciar al PAN y Yunes inició una persecución política contra los presuntos simpatizantes de Buganza.

Lo que viene en el PAN veracruzano ha causado ya preocupaciones en niveles del PAN nacional y de figuras panistas, sobre todo por la larga cola de irregularidades y acusaciones de corrupción y ruptura ética de Yunes Linares. Cuando no pudo revertir su derrota en Veracruz, Yunes Linares quiso regresar al Issste pero ahí le airearon expedientes de corrupción que afectaron a una funcionaria de su mayor cercanía afectiva. Asimismo, ha comenzado a crearse un bloque contra la familia Yunes para evitar la imposición del junior Fernando Yunes Márquez como líder de la menguada --apenas 16 diputados-- bancada legislativa local panista.

El problema para los panistas veracruzanos es la representación que ostenta Yunes Linares en la plaza: el apoyo del CEN panista, el pastelazo presidencial para ungirlo como candidato del PAN al gobierno estatal y el apoyo de toda la estructura corporativa de los maestros que controla la cacique sindical Elba Esther Gordillo. Hasta ahora, el dirigente nacional César Nava nada ha dicho de las intenciones de Yunes Linares de apoderarse del PAN de Veracruz, a pesar de la estela de revelaciones de corrupción que ha dejado en empleos anteriores, entre sobre el Issste. Yunes Linares podría ser en Veracruz parte de la alianza PAN-PRD, pues ya se entrevistó con el (ex) salinista Manuel Camacho Solís para preparar el lanzamiento del gobierno legítimo en Veracruz, paralelo al gobierno constitucional, al estilo López Obrador y con el apoyo del PAN de Nava.

El asunto ya dividió al PAN en Veracruz y lo puso en ruta de colisión por el apoyo del panista Juan Molinar Horcasitas, secretario de Comunicaciones y Transportes, a los panistas locales del grupo de Vázquez Cuevas y Cambranis Torres, los dos golpeados por Yunes Linares, para impedir el asalto del PAN por las tropas priístas-gordillistas-salinistas de Yunes

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar