--------

Lunes 23 de agosto 2010


 

+ Puebla: traiciones en el PRI

+ Doger hace guerra sucia de RMV

 

En Puebla comenzó un operativo político para establecer una extraña alianza política del PRI con Rafael Moreno Valle, gobernador electo de la coalición PAN-PRD-Elba Esther Gordillo. Pero no se trata del PRI del gobernador Mario Marín, sino del que traicionó al partido en la campaña y contribuyó a la derrota.

El personaje clave de esta operación para terminar de destruir al PRI poblano es Enrique Doger Guerrero, ex rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, ex alcalde priísta de la ciudad capital, aspirante derrotado a la candidatura priísta a gobernador, diputado priísta local electo y pieza clave priísta para la victoria de la alianza PAN-PRD-Gordillo. Sin embargo, también es vestigio de una red de intereses que vinculan tráfico de influencias, lavado de dinero y es investigado por el fisco, la PGR y la DEA.

Ante la ofensiva de Doger Guerrero para quedarse con el control del PRI y de la influyente BUAP, la respuesta no tardará en llegar: hoy lunes los organismos de la BUAP pueden tomar la decisión de expulsar al ex rector de los espacios educativos de la Universidad y el PRI le cerrará las puertas. Diputado local plurinominal del PRI, Doger quería la presidencia del Congreso para sus venganzas personales. Inclusive, amenazó al rector Enrique Agüera de usar el poder legislativo para echarlo del cargo y poner a un incondicional.

La crisis política en Puebla era lógica e inevitable. Como en toda entidad de la república, el PRI no sólo era el partido dominante sino el eje de una estructura progresista de poder estatal a través de las principales instituciones. Ante la derrota del PRI, Doger Guerrero quiere tomar las riendas del PRI, el Congreso, la BUAP y los medios de comunicación. A través de un familiar ya se coló en las relaciones del gobernador electo Moreno Valle y le ofreció “controlar” esos hilos de poder a favor del PAN-PRD-Gordillo. La estrategia de Doger Guerrero incluye la colarse al gabinete de Moreno Valle como secretario de Educación o de Gobernación, luego ser candidato del PRI a la alcaldía poblana en tres años y, en alianza con el PAN-PRD-Gordillo, llegar al gobierno estatal en el 2018.

Sin embargo, esta semana podría perder la batalla política. Y no sólo por su estilo político atrabancado, mafioso y cargado de intereses oscuros, sino porque sólo sabe hacer política de guerra sucia: amenazó al rector de la BUAP con usar el Congreso para liquidarlo, ya creó su grupo de choque en el seno del PRI y alentó el sitio Acento21 de internet para atacar a las figuras locales pero aliado nada menos que a Notimex, como lo descubrieron y denunciaron los periódicos locales Cambio y El Columnista: el subdirector de Notimex, Daniel Pensamiento Liévano, y su esposa Fátima Monterrosa son los dueños del sitio que se ha dedicado a atacar al priísmo poblano en la lógica de los intereses de Doger Guerrero.

En medio de los reacomodos del PRI, el reposicionamiento de Doger Guerrero quiere adelantar las vísperas y aprovechar los encuadres en el PRI y sus hilos de poder. Pero al hacerlo, ha tenido que dejar sus huellas digitales. Doger era precandidato priísta a gobernador pero perdió la partida ante Javier López Zavala. Eso sí, al viejo estilo priísta, negoció en lo oscurito la candidatura plurinominal a diputado y con ello la presidencia del Congreso. A cambio, ofreció los votos de la capital. Sin embargo, el PRI también perdió en la ciudad porque los votos priístas de Doger Guerrero fueron pactados con el candidato del PAN-PRD-Gordillo.

Lo que ocurre en Puebla es un caso típico de reacomodo de grupos de poder ante la pérdida priísta del gobierno estatal. Sin embargo, el asunto es más grave por las pistas de lavado de dinero y alianzas empresariales en negocios no muy claros que llevan a Doger Guerrero. El grupo que se quede con el PRI será el que decida el camino: facilitar la autodisolución del partido o reposicionar a los sectores ante la previsible fractura PAN-PRD-Gordillo a la hora de gobernar o de plano entregar la estructuras tricolor al nuevo gobierno a cambio de una extraña alianza del PRI con el PAN-PRD-Gordillo con miras a la próxima elección de gobernador dentro de seis años.

El papel del PRI en las entidades donde ha habido alternancia es clave: o se reconstruye para recuperar el poder --como ocurrió en Chihuahua, San Luis Potosí, Querétaro, Zacatecas y Tlaxcala-- o se deprime, se disuelve y entrega la plaza --como en Guanajuato, Michoacán, Baja California y Distrito Federal--. En Puebla podría darse la nueva modalidad: mantener al PRI en la sobrevivencia para aliarlo con el PAN en elecciones posteriores, aprovechando para ello que el PAN es capaz ya de aliarse con cualquier partido, sin importar ideología o calidad ética. Este nuevo modelo es el que quiere poner en práctica en Puebla Doger Guerrero, aprovechando los desacomodos naturales de un PRI derrotado en las urnas.

Sólo que Puebla se encamina a una crisis de mayores proporciones por los expedientes de Doger Guerrero en investigaciones en el fisco, la PGR y la DEA a través de algunos empresarios vinculados a su red de intereses y que están siendo investigados en los EU por oficinas antinarcóticos. Por lo pronto, Doger Guerrero parece que ya perdió en la BUAP y en el PRI, y por tanto ya no le sirve a la alianza PAN-PRD-Gordillo.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar