--------

Miércoles 14 de abril de 2010


 

+ Posadas: presionan Cardenales

+ Piden a la que Corte investigue

 

El caso Posadas se acercó a la hora de las definiciones. En las últimas horas varios Cardenales de los Estados Unidos han enviado cartas puntuales a  cada uno de los ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de México para pedir que investigue el asesinato del Cardenal de la Arquidiócesis de Guadalajara en mayo de 1993.

Los primeros datos indican que la Corte Suprema de México podría incluir mañana jueves, en la reunión del pleno, la petición del gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, de aplicar la fracción segunda del 97 Constitucional y crear una comisión especial de indagación del asesinato por la presunción de que se violaron garantías individuales y sobre todo por el cúmulo de irregularidades en la investigación oficial de Jorge Carpizo McGregor como procurador de la república del gobierno de Salinas.

Las cartas de los cardenales --Washington, Los Angeles, Chicago Houston, Baltimore, entre otros, y varios más que se irán sumando a la petición-- van dirigidas personalmente a cada uno de los ministros de la Corte Suprema de México. Inclusive, en las misivas los Cardenales se ponen a “disposición” de los ministros si su presencia tiene una utilidad en el proceso.

Asimismo, los Cardenales de las principales diócesis y arquidiócesis de los EU han enviado cartas --también personalizadas-- a los ex presidentes Vicente Fox y Ernesto Zedillo y al propio presidente Felipe Calderón. Eso sí, se han cuidado de no enviarle cartas al expresidente Carlos Salinas, cuya investigación, según el análisis legal de la petición del gobernador jalisciense González Márquez, fue realizada justamente para desviar las verdaderas causas del crimen y sobre todo porque el documento del gobernador de Jalisco aporta datos en el sentido de que Salinas presionó gravemente al Cardenal Posadas y autorizó una investigación judicial amañada para imponer la tesis oficial de la confusión.

El texto de la carta de los Cardenales de los EU a cada uno de los ministros de la Corte Suprema de México dice así (traducción libre):

“Entiendo que la Corte Suprema de Justicia de la Nación está considerando la propuesta del gobernador de Jalisco para realizar una investigación de la muerte del Cardenal Posadas, de Guadalajara. Le escribo para encomiar a los miembros de la Corte por su valentía y el paso importante para aclarar la verdad a una muy necesaria y largamente esperada acción en la historia moderna de su muy querida nación.

“Como amigo del Cardenal Posadas, y junto con todos los cardenales de los Estados Unidos, he escrito a los (ex) presidentes de México pidiéndoles apoyar la investigación de la verdad detrás del terrible asesinato de un valiente pastor y un ejemplar ciudadano de México.

“La investigación que debe emprender su respetado Tribunal traerá a la luz los verdaderos hechos del suceso más desafortunado en la historia civil de la nación y permitirá a todas las personas que pongan fin a las persistentes preocupaciones que rodean su asesinato.

“Me permito animar a su excelencia a seguir adelante con este importante asunto, con el rigor y la perseverancia que siempre ha sido característico de usted y del cuerpo de ministros de justicia que la sirven.

“Me pongo a su disposición si puedo ser útil en cualquier apoyo en este valioso proceso.

“Pidiendo  la bendición de Dios para usted y al Tribunal, quedo devotamente suyo”.

Las cartas de los Cardenales estadunidenses forman parte de la internacionalización del caso Posadas en una nueva etapa y avalan la solicitud oficial del gobernador de Jalisco para que la Corte Suprema de México forme una comisión investigadora --como las de los casos Aguas Blancas, Atenco, Oaxaca, ABC y Puebla-- que revise las presuntas irregularidades de la averiguación realizada por el entonces procurador Carpizo McGregor.

Pero el asunto podría llevar a otros niveles: Por la dimensión del conflicto y por el involucramiento de algunos de los involucrados, la investigación obligadamente conducirá a entrarle al tema del narcotráfico en el sexenio de Salinas. El asesinato del Cardenal ocurrió en el aeropuerto de Guadalajara cuando se enfrentaban bandas de narcos, pero con datos que deberían de precisarse: el Cardenal Posadas arribó al aeropuerto por el estacionamiento, cuando por su jerarquía le permitía acceder en su auto hasta la escalerilla del avión y más cuando iba a recoger al nuncio vaticano Jerónimo Prigione. Los Cardenales nunca se han estacionado en el área común ni han caminado por los pasillos.

Y es la hora en que sigue con información parcial la presencia de los hermanos Arellano Félix en la nunciatura cuando acudieron a ofrecerle información al nuncio Prigione, en diciembre de 1993, de que eran inocentes del crimen del prelado. La información de la presencia de los Arellano llegó a Los Pinos y reunió al procurador Carpizo McGregor, quien se negó a atraparlos con el argumento de que su policía judicial estaba penetrada por el narco. Los Arellano salieron tranquilamente de la nunciatura. Ellos eran la clave para desvirtuar la tesis de la confusión.

La importancia de la solicitud oficial del gobernador González Márquez a la Corte Suprema de México debería reabrir la caja de Pandora del narcotráfico en el gobierno de Salinas.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

http://twitter.com/carlosramirezh

http://carlosramirez2.blogspot.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar