--------

Viernes 15 de enero de 2010


 

+ PRD-iglesias: intolerancias

+ Laicismo: ni fe ni ideología

 

1.- El conflicto alrededor de los matrimonios y adopciones gay no es un asunto menor. De hecho, sería la primera fractura histórica desde la creación de la unión formal, legal y matrimonial entre personas de diferente sexo, hace miles de años, antes inclusive de la fundación del cristianismo. Por tanto, merece algo más que un mayoriteo del PRD.

2.- El choque entre las iglesias y el PRD-Marcelo Ebrard por la aprobación arbitraria de leyes que permiten los matrimonios y adopciones por personas del mismo sexo fue producto de dos intolerancias: la de la ideología y la de la religión.

3.- Lo grave de todo es que la ideología de izquierda ha sido ejercida con la misma irracionalidad e intolerancia que una religión. Por ello, el Estado debe proteger su laicidad de la religión pero también de las ideologías radicales que quieren imponer sus convicciones a toda la sociedad.

3.- La decisión de los matrimonios y adopciones gay no fue producto de un debate amplio. Por tanto, la imposición de derechos de las minorías sin el consenso de las mayorías conduce justamente a la confrontación social. Lo malo de estas decisiones autoritarias del PRD y Ebrard en el DF es que consolidan la unión de adversarios. Por primera vez, las iglesias de diferente origen  --otrora confrontadas justamente por sus creencias-- han conformado una alianza contra las decisiones del PRD y Ebrard.

5.- La polarización de las intolerancias no debe resolverse por el camino de la anulación política del adversario, como quiere en PRD. El tono creciente de las respuestas de las iglesias es consecuencia del mismo tono intolerante del PRD en el DF.

6.- El problema radica en los derechos. Las minorías tienen derecho a existir y a no sufrir la discriminación. Pero las mayorías también tienen derechos. El problema radica cuando las minorías imponen autoritariamente sus derechos por encima de los derechos de las mayorías.

7.- El asunto de los matrimonios y las adopciones gay rompe con criterios morales de la mayoría. Por tanto, la salida es el debate, la negociación y sobre todo la consulta a la sociedad a través de mecanismos como el referéndum. Un hecho histórico merece la consulta a toda la sociedad.

8.- El error del PRD ha sido atacar a la iglesia católica en sus creencias religiosas e ignorar a las jerarquías eclesiásticas. En la aprobación de ambas decisiones el PRD en el DF impuso su mayoría. Pero en su significado, las mayorías eclesiásticas tienen razones suficientes para sentirse discriminadas.

9.- En lugar de contextualizar el asunto en términos de derechos y de llevarlo al terreno de lo legal, el PRD capitalino ha llevado la discusión a la ideología. Y ahí podrían ganar las iglesias en consideración a la mayoría de creyentes en la sociedad.

10.- La iglesia católica actual en México está lejos de cualquier intención de terminar con el Estado laico y regresar al Estado confesional. Más aún: no encontraría eco. Por ello, la gritería perredista alertando sobre el peligro de que se termine el Estado laico no deja de ser patética y sólo ilustra la carencia de razones.

11.- Eso sí, los comportamientos autoritarios del PRD para imponer derechos de las minorías sin convencer de las razones ya han polarizado a la sociedad. El PRD no aprendió la lección del aborto: su mayoría en el DF legalizó el aborto y la sociedad en casi veinte estados de la república ha impedido que se lleve a leyes locales. Más que estimular la apertura de criterios ante un gravísimo problema de salud pública, el PRD provocó un cierre de posibilidades.

12.- En el caso de los homosexuales, el autoritarismo perredista ha disminuido el debate y ha llevado el asunto al punto de mayorías legislativas. La necesidad de analizar el tema de los homosexuales ha sido colocada por el PRD en el terreno de las ideologías, sean terrenales o religiosas.

13.- El asunto de los homosexuales podría padecer el mismo problema que con el aborto: la sociedad reconoce el problema pero no parece tener la madurez para discutirlo abiertamente. El DF no es Nueva York ni la sociedad mexicana ha llegado al pragmatismo de la estadunidense. Por tanto, los temas de las minorías sexuales merecían otro tratamiento político y legal.

14.- El tema de las minorías sexuales debió centrarse en el escenario sociológico, pero el PRD dejó que cayera en el territorio de la fe. Las iglesias, a su vez, encontraron el lado débil de los perredistas y van a aprovechar el asunto para discutir justamente el tema de la fe en una sociedad que ha comenzado a perder convicciones religiosas. Las celebraciones crecientes de la Semana Santa y del 12 de diciembre revelan la religiosidad de la mayoría de los mexicanos. Por eso el PRD parece haberse quedado sin apoyo social. El papado de Benedetto XVI se puso el objetivo de recuperar creyentes.

15.- La sociedad ha modificado su conformación. Y han  nacido nuevos agentes sociales con sus respectivos derechos. Pero el problema radica cuando el PRD impone los derechos de las minorías por encima de los derechos de las mayorías sin apelar al consenso. Y Ebrard pareció no haber entendido que la carrera presidencial va a pender del hilo de temas como el aborto y los homosexuales.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

http://twitter.com/carlosramirezh                               

http://carlosramirez2.blogspot.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar