--------

Martes 2 de febrero de 2010


 

+ AMLO-PRD-PT, con Gordillo

+ Si Juárez no hubiera muerto…

 

En estos momentos en que las ideologías y la coherencia brillan por su ausencia, las alianzas van a redefinir los espacios políticos de Andrés Manuel López Obrador, el PRD y el PT. Hay varios casos concretos:

1.- En Oaxaca, el Partido Nueva Alianza se sumó a la coalición PRD-PT y presuntamente el PAN. Así que el candidato lopezobradorista Gabino Cué va a hacer el milagro de aliar a López Obrador y el PT con la señora Elba Esther Gordillo y su partido. Peor aún: la sección 22 de maestros que apoya a Cué será también aliada de Gordillo y del SNTE.

2.- En Oaxaca, en el estado donde nació Benito Juárez, López Obrador aprobó la alianza de Cué con el partido antijuarista, el PAN, al que el PRD y López Obrador califican de confesional y al que acusan de querer terminar con el Estado laico para regresar al Estado religioso. Los impulsores oaxaqueños de la alianza señalan que Cué es más panista que lopezobradorista. Así, López Obrador y el PRD podrían llevan al gobierno estatal al candidato del panismo antijuarista.

3.- En Puebla, la coalición PAN-PRD avalada en lo oscurito por López Obrador va a establecer una alianza del PRD y del propio tabasqueño con el Yunque, la organización panista poblana que públicamente se sumó a la alianza. Y el candidato de la coalición PAN-PRD, el ex priísta Rafael Moreno Valle, es propiedad de la señora Gordillo. En Puebla, el PRD haría una alianza con la fracción que califican de ultraderechista y con ello encumbrarían al PAN en el estado donde se inició históricamente la Revolución Mexicana el 18 de noviembre de 1910. Puebla es el estado de los hermanos Serdán, héroes oficiales de la Revolución Mexicana.

4.- Y en Zacatecas donde la Revolución ganó batallas históricas, el Partido del Trabajo que públicamente controla López Obrador va a ser el camino para regresarle el gobierno estatal al PRI. El candidato de la coalición PRD-PT-Convergencia no fue finalmente el hermano de Ricardo Monreal sino el priísta Miguel Alonso Reyes. Lo curioso del caso es que Ricardo Monreal le quitó el gobierno de Zacatecas al PRI en 1998 cuando fue candidato del PRD y hoy se lo regresa al PRI vía el PT. Todo un caso para ser registrado por Ripley en el libro de “Aunque usted no lo crea”.

5.- Y en Durango PRD y PAN sacaron a su candidato del PRI, por lo que en ese estado habrá una alternancia del PRI al… PRI.

Lo más significativo de las alianzas del PRD-AMLO-PT es que se hacen nada menos que con el PAN, el partido que los tres siempre han acusado de representar a la derecha clerical. Y entre todos los perredistas, López Obrador se ha auto denominado como el defensor de Juárez y del juarismo. Inclusive, su tesis de licenciatura gira en torno a la fundación del Estado nacional con Juárez.

Por si fuera poco, López Obrador ha revivido pero al revés una de las frases de Juárez en una de sus cartas, el primero de abril de 1959, a su yerno Pedro Santacilia: “es imposible, moralmente hablando, que la reacción triunfe”.  Sin embargo, al avalar la alianza de su Juanito Gabino Cué entre el PRD y el PAN, López Obrador ha liquidado su juarismo y ha corregido a Juárez: “es posible, políticamente hablando, que la reacción triunfe”.

La alianza de López Obrador, el PRD y el PT con el Panal de la señora Elba Esther Gordillo es más que manifiesta. La principal impulsora de la candidatura del ex priísta Rafael Moreno Valle --hijo de uno de los gobernadores más diazordacista y justamente por esa razón fue derrocado por el presidente Luis Echeverría en 1972-- es la señora Gordillo. Gordillo y el SNTE son los principales aliados y puntales del gobierno panista de Calderón y sobran las evidencias de acusaciones del PRD contra el caciquismo gordillista en el sindicato de maestros. Pero hoy en Puebla y Oaxaca la señora Gordillo buscará reforzar su poder y cacicazgo, sólo que con el apoyo del PRD, el PT y López Obrador. Peor: el SNTE será aliado de la 22 de maestros en la candidatura de Cué.

La sucesión en Zacatecas será otra demostración de las hipocresías y oportunismos de López Obrador, pero sobre todo de su alma priísta. Su principal operador Ricardo Monreal logró una alianza del PT con el PRI para derrotar al PRD en la disputa por la gubernatura. Hoy, aliado al PT de Monreal y López Obrador, el PRI se enfila a recuperar el cargo de gobernador y retrotraer el reloj político a 1998. Estos vaivenes políticos sólo demuestran que López Obrador y sus partidos no tienen una ideología, se mueven por el oportunismo y son capaces de aliarse con partidos de la derecha. Al final de cuentas, no sería nada extraño, pues el Partido Comunista Mexicano que luego se transformó en PRD apoyó las candidaturas presidenciales de Alvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Manuel Avila Camacho y Miguel Alemán.

Hoy esa autodenominada izquierda quiere encumbrar al PAN en  los gobiernos de Oaxaca, Puebla y Durango, las sedes políticas, ideológicas e históricas de Benito Juárez y la Revolución Mexicana. López Obrador, el PRD y el PT no pueden ofrecer mayor coherencia. Porque la conclusión es más que clara: López Obrador, el PRD y el PT se inclinan más a la derecha que el PAN a la izquierda.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

http://twitter.com/carlosramirezh

http://carlosramirez2.blogspot.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar