--------

Lunes 8 de febrero de 2010


 

+ PAN: en 2012, lucha de tribus

+ Ganar estados y acotar al PRI

 

Agobiado por la severa derrota electoral del 2009, fracturado internamente por la impericia en el ejercicio del poder y con datos de tendencia a la derrota en las presidenciales del 2012, el PAN ha sido infectado con el virus del PRD: una dura la lucha interna de tribus y corrientes.

La presión del corto plazo estaría consolidando en el PAN una división interna por ganar posiciones a cualquier precio y costo. En el mediano plazo, el PAN tiene el desafío de conciliar la emergencia electoral con el consenso interno. Pero las alianzas con el PRD han profundizado las divisiones internas.

El PAN se encuentra ahora fracturado en cinco tribus:

1.- Los históricos. Se trata de los herederos tradicionales del panismo de Manuel Gómez Morín. Es un panismo que quiere conciliar la realidad histórica con el pensamiento conservador pero no radicalizado religiosamente.

2.- Los liberales. Son los panistas que salieron --como lo cuenta Alonso Lujambio en su ensayo “La izquierda del PAN o Efraín González Morfín”, en el libro La democracia indispensable-- del reposicionamiento ideológico liberal en 1965: una ideología basada en el Estado, la política y el compromiso social.

3.- Los católicos tradicionalistas. Es la corriente que ha soñado con revivir en el PAN al Partido Católico del siglo XIX.

4.- Los católicos progresistas, basados en la doctrina social de la Iglesia y en activismo de la democracia cristiana político-electoral.

5.- Los pragmáticos. Esta corriente siempre ha existido en el PAN, pero ahora parece haberse redinamizado: pactar con quién sea y poner como objetivo sólo la conquista y mantenimiento del poder.

6.- Los bárbaros del norte. Este grupo nació al calor de la crisis de 1983 y se formó con los empresarios radicales que combatieron al PRI y que tomaron por asalto el PAN para convertirlo en el brazo político del empresariado conservador a partir de la expropiación de la banca en 1982.

7.- Los tradicionalistas. Son corrientes de empresarios ligados más a la anterior banca y al ambiente jurídico, con poca presencia en el partido y con ánimos ajenos a la ruptura.

La conquista del poder por Fox metió al PAN en una profunda crisis de identidad. Sin tener una corriente dominante, del brazo de Lino Korrodi y “Los Amigos de Fox” y carente de una élite panista de poder, paradójicamente el PAN entró en crisis interna con la victoria de la presidencia de la república. Fox cometió el error estratégico de no conformar un grupo panista de gobierno y tampoco definió un modelo alternativo sino que prefirió pactar con el PRI. Y peor aún, se fue desligando del PAN.

Felipe Calderón contribuyó a profundizar la crisis panista cuando prácticamente le impidió a Fox el dedazo para el 2006 y le ganó la candidatura presidencial en elecciones internas. Ya en el poder, Calderón priorizó la consolidación del gobierno pero tampoco pudo armar un  equipo de gobierno panista ni se planteó el objetivo de definir un programa alternativo al PRI. La debilidad de Calderón se acredita a su negativa a seguir el camino de Fox de pactar con los priístas. Pero al carecer de un partido activo y con liderazgo, la crisis económica y de seguridad encontró a un gobierno panista sin estructuras de poder político para la gobernabilidad.

La crisis actual del PAN como partido tiene tres referentes fundamentales: la derrota electoral del 2009 que reposicionó al PRI como primera fuerza política nacional, las expectativas pesimistas para mantener la presidencia de la república en el 2012 y la decisión presuntamente desesperada de aliarse electoralmente con el PRD para contener al PRI y arrebatarle algunas gubernaturas. Sin embargo, estos tres puntos han llevado al PAN a redefinir en los hechos sus objetivos como partido.

A diferencia del PRI y del PRD, las bases de consenso ideológico del PAN son sólidas e históricas y sus corrientes están férreamente definidas. De ahí que haya bases panistas que vayan a expresar negativamente su crítica a la alianza del PAN con el PRD como el partido promotor del aborto, los matrimonios homosexuales y la adopción por parejas del mismo sexo. Hay ya indicios de una ruptura en el panismo entre las corrientes pragmáticas y los grupos católicos.

Si al PAN lo salvó históricamente su ideología conservadora fijada en un amplio espectro del centro a la ultraderecha, ahora esas corrientes de pensamiento panista han entrado en una crisis de identidad por la falta justamente de ideas de fondo en la propuesta panista. Muchos panistas no salieron a votar en el 2009 porque el PAN se presentó como el partido de la lucha contra el crimen organizado, pero sin una idea política e ideológica que apelara a la propuesta de largo plazo del PAN como alternativa al PRI y al PRD.

El problema central del PAN radica en definir si quiere el poder para mantenerlo o para implementar una reorganización general de la república y del Estado. Ahí se encontrará la respuesta a la inquietud de los panistas de que si vale la pena o no aliarse al PRD en elecciones estatales.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

http://twitter.com/carlosramirezh

http://carlosramirez2.blogspot.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar