--------

Lunes 21 de junio de 2010


 

+ Madre de todas las batallas

+ 2010 para reventar PRI-2012

 

Las elecciones a gobernador en doce estados de la república han dejado ya cuando menos dos señales ominosas:

1.- El PAN ha demostrado que puede ser peor que el PRI en el uso de las mañas electorales. En lugar de ofrecer un nuevo enfoque de la política, prefirió mimetizarse en un viejo PRI.

2.- El PRI ha demostrado que sigue siendo el mismo de siempre, el de las mañas electorales. En lugar de entender el mensaje de los electores en el 2000 y 2006, decidió irse por lo seguro: el viejo modelo político.

En este contexto, las elecciones del 2010 se han convertido en la madre de todas las batallas: las intercepciones telefónicas a gobernadores y candidatos, los expedientes negros de los aspirantes y la manipulación de las encuestas son apenas la punta del iceberg de estrategias de campaña del PAN para ganar por cualquier vía.

Lo que esté en juego no es sólo el equilibrio partidista en los gobiernos estatales --hoy mayoritariamente en manos del PRI--, sino que el trasfondo nada oculto está ya a la luz del día: la decisión del PAN de mantener la presidencia de la república en el 2012 y la determinación del PRI de regresar a Los Pinos. El camino panista tiene tres vías: el uso de los recursos estatales, el espionaje político y las campañas de desprestigio. El objetivo final del PAN estaría en crear el ambiente político para anular elecciones estatales.

El PRI, por su parte, también tiene lo suyo: expedientes negativos sobre los candidatos, explotación del clima de inseguridad y uso de los recursos estatales. En tendencia de voto, el PRI lleva la delantera en todas las elecciones de gobernador y una ventaja de 25 puntos porcentuales en las encuestas del 2012. De ahí que el PAN apuesta a derribar a algunos gobernadores priístas para disminuir la estructura territorial del tricolor.

Por tanto, las elecciones estatales serán un espectáculo de circo romano y las presidenciales del 2012 serán, para el PAN y el PRI, a vencer o morir.

El PAN ha sorprendido al PRI con el uso de tácticas sucias. Las intercepciones telefónicas ilegales no sólo sobre temas políticos sino sobre asuntos privados son apenas una pequeña muestra de la guerra sucia panista. Pero la apuesta podría ser un volado: no incidir sobre ofertas de gobierno sino sobre el prestigio de los candidatos priístas. Se trataría de una opción asumida en las elecciones federales del 2009 por el entonces dirigente del PAN Germán Martínez Cázares. Pero la maniobra fracasó: el PAN perdió las legislativas y el PRI recuperó la mayoría en la Cámara de Diputados y se enfiló hacia el 2012.

La apuesta del PAN en las elecciones de gobernador descansa en siete estados: Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Tlaxcala y Veracruz, de las cuales en las cinco primeras va aliado al PRD. Pero hasta ahora, la tendencia de las encuestas sigue dando ventaja a los candidatos del PRI-Partido Verde. De ahí que el PAN haya tenido que adelantar la etapa de la guerra sucia con grabaciones ilegales, denuncias de uso de recursos públicos estatales y propiedades.

La guerra electoral va a determinarse en función de una lista de diez “insumos” políticos que enumeró el politólogo Raymundo García García en su ensayo “De una alternancia atrapada a su liberación”, incluido en el libro Puebla: elecciones 2020. ¿Alternancia? El investigador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla señala estos diez insumos como una ventaja que podría ayudar a los candidatos de las coaliciones opositoras al PRI, pero desde luego que también podrían beneficiar al PRI. El más favorecido será el que sepa aprovecharlas en términos electorales.

1.- La ley electoral.

2.- La sobrerrepresentación en el congreso.

3.- La liberación de recursos financieros a partidos coaligados.

4.- La dotación de tiempo en radio y televisión.

5.- Los montos exagerados en los topes de campaña.

6.- El uso de  estructura de gobierno.

7.- El uso de los programas de política pública.

8.- La experiencia operativa de los candidatos a gobernador.

9.- El transfuguismo abierto y soterrado.

10.- La posición de las élites locales.

Las elecciones estatales en doce estados donde elegirán nuevo gobernador será un laboratorio político para el PAN rumbo al 2012. Lo malo del asunto es que el PAN le apostaba a una suma matemática de votos de los partidos coaligados para ganar las elecciones, pero las tendencias del voto siguen colocando al PRI con ventaja. Y el PAN sabe que las posibilidades de mantener la presidencia en el 2012 radican en detener el avance del PRI en la recuperación de las tendencias del voto y quitarle algunos gobiernos estatales.

El PRI no esperaba la guerra sucia pero ya prepara la contraofensiva. Y el saldo será sin duda el deterioro de calidad de la política y la decepción en la sociedad. Más que a una elección de gobernador, el ciudadano ha sido empujado a una guerra política sin reglas, sin respeto a la democracia y con todas las decisiones para demostrar que la democracia electoral puede ser convertida en un chiquero. Y ahí siempre ha ganado el PRI porque buena parte de los votantes panistas exige cierta calidad electoral.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar