--------

Jueves 24 de junio de 2010


 

+ PAN-PRD-Sinaloa: a la mala

+ Golpes contra PRI-Peña-2012

 

El sobrecalentamiento violento del proceso electoral en Sinaloa tiene un punto de referencia poco conocido pero ya registrado en el tablero de las prioridades del PAN: el candidato del PRI al gobierno estatal, Jesús Vizcarra, es una posición clave de la precandidatura presidencial del gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto y por tanto debe ser derrotado por cualquier vía, menos la democrática.

Por tanto, la estrategia panista irá escalando la radicalización política en esa entidad. Los primeros indicios no oficiales de las bombas molotov estalladas hace casi dos semanas en la sede municipal panista en Culiacán recordaron los incidentes de 1989 cuando hordas panistas incendiaron el palacio municipal de la capital del estado en protesta contra el entonces candidato Lauro Díaz Castro. Las primeras pesquisas descartaron al crimen organizado.

El aumento de la estrategia de tensión en la elección de gobernador, alcaldes y legisladores estatales en Sinaloa tiene que ver con la tendencia decreciente del candidato de la coalición PAN-PRD, el senador (ex) priísta Mario López Valdés. En los círculos del poder panista en la capital de la república se examina un paso judicial contra el candidato priísta Jesús Vizcarra, sobre todo cuando la tendencia de los votos ha consolidado una ventaja para el tricolor, pero ya pasó el tiempo político pertinente.

La jugada va más allá de Sinaloa. Vizcarra es considerado en el panismo como un político con enormes recursos económicos por su trabajo como empresario y sobre todo por su vinculación política con la precandidatura de Peña Nieto. Por tanto, desbarrancar a Vizcarra sería más parte de una estrategia para ir debilitando a Peña Nieto, que algún asunto local.

La inclusión de Sinaloa en la agenda nacional tiene otros elementos adicionales:

1.- El senador (ex) priísta López Valdés sería más una pieza funcional a los intereses del panismo para reventar una posición del PRI en el noroeste de la república. Las posibilidades de López Valdés eran altas al iniciar la negociación de la alianza, pero la tardanza en amarrar la nominación diluyó su base electoral, Adicionalmente, hubo de ceder las posiciones políticas a favor del PAN. Al final, el PAN encontró en López Valdés una pieza importante por dos hechos: jalaría al grupo político priísta de Francisco Labastida Ochoa, en candidato que perdió la presidencia para el PRI en el 2000, y lo aliaría con el PAN por la puerta de atrás y sería una posición de personalidad débil para la tarea panista de intentar ganar las elecciones a la mala. López Valdés sería una fractura del PRI para las presidenciales del 2012.

2.- Sinaloa forma parte de la estrategia del PAN para debilitar posiciones clave del PRI en el 2012, por la relación política de Vizcarra con Peña Nieto. Por ello, la utilización de los recursos del Estado han sido fáciles de operar para el PAN: no se trata de Vizcarra sino de cerrarle una puerta financiera a Peña Nieto. Y el PAN ha decidido una campaña agresiva y sucia contra los estados de la república que representan la reserva de votos para el PRI: Oaxaca, Puebla y Veracruz. Si el gobierno federal panista se apodera de esas posiciones electorales, el 2012 sería complicado para el PRI. De ahí la intensidad de la estrategia del todo vale para evitar la victoria priísta que adelantan las encuestas en esas tres entidades que podrían decidir la próxima elección presidencial.

La preocupación del PAN por Sinaloa es correspondiente al aumento de la estrategia de tensión en el estado. Ante la falta de respuesta violenta del PRI, el panismo ha tenido que escalar las provocaciones. Hasta ahora no existe ninguna investigación seria sobre el incidente de la bomba molotov contra la sede municipal del PAN en Culiacán, pero lo único cierto es que ese operativo es ajeno al funcionamiento de la violencia del crimen organizado. Algunas fuentes han adelantado la posibilidad de que el PAN “descubra” micrófonos y cámaras de espionaje en el edificio de campaña de su candidato a gobernador, cuando en realidad esos mecanismos forman parte de la estrategia de desestabilización del PAN contra gobernadores de  Oaxaca, Puebla y Veracruz.

La escalada de violencia y provocaciones tiene relación directa con el reposicionamiento electoral del candidato priísta Vizcarra. A pesar de recursos del gobierno federal, el candidato (ex) priísta del PAN-PRD se ha quedado retrasado en las encuestas. El problema de la coalición opositora PAN-PRD radica en la desarticulación de la militancia panista. Panistas disidentes encontraron ya apoyo en Manuel Espino Barrientos y su movimiento “Volver a Empezar” para su campaña de voto nulo en la elección de gobernador, lo que ha disminuido aún más las posibilidades del (ex) priísta López Valdés como candidato oficial del gobierno federal. Para los panistas disidentes sinaloenses votar por el priísta-candidato del PAN-PRD sería votar contra el PAN, como señalan en una carta abierta promocionada por Espino Barrientos vía internet.

Lo único claro en el proceso electoral de Sinaloa es que el PAN nacional quiere reventar las elecciones para sacrificar al estado en la carrera presidencial del 2012.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar