--------

Lunes 5 de julio de 2010


 

+ 2010: PRI, adelante para 2012

+ Encuestadoras, las derrotadas

 

1.- Las elecciones locales para gobernador en diez estados de la república, con todo, marcaron una consolidación del PRI: el tricolor logró quitarle Aguascalientes y Tlaxcala al PAN y Zacatecas al PRD.

2.- Los resultados en Oaxaca y Puebla se irán más allá del PREP y habrá que esperar el conflicto poselectoral. Lo malo de Oaxaca es que se perfila un conflicto violento, al margen de las instituciones; lo anunciaron la APPO y la 22 de maestros.

3.- El saldo más importante del proceso electoral se localizó en la importancia de los aparatos electorales. De nueva cuenta el ciudadano fue arrastrado en pugnas por el poder sin dejarlo asumir su voto en función de preferencias personales sino en términos del voto corporativo y del voto inducido por el miedo.

4.- También, el proceso electoral marcó una lucha encarnizada entre los partidos. De hecho, no fueron elecciones democráticas, libres y con garantías. No fueron elecciones para consolidar la democracia sino que se trató de elecciones como parte de la disputa por el poder. El México que salió del proceso electoral de ayer es un México peligrosamente dividido.

5.- Las encuestas de salida entraron en la lógica de la comercialización. Una encuesta de salida pide a los votantes que repitan su voto al salir de la casilla en una urna especial. No se trata de una cifra oficial ni basada en el conteo de las boletas. Por tanto, las encuestas de salida en elecciones competidas no garantizan credibilidad.

6.- De las encuestas de salida con ventajas arriba de 4 puntos porcentuales, el saldo refleja una victoria casi total del PRI. No sólo gana siete elecciones de gobernador en donde mantenía el control, sino que tuvo un significativo avance al recuperar Aguascalientes y Tlaxcala, cuyos gobiernos estatales eran panistas y tuvieron una alternancia al PRI, y Zacatecas, que había pasado al PRD hace doce años.

7.- Cada entidad tiene su propia lógica: en Aguascalientes hubo una división interna en el PAN, al grado de que el gobernador panista saliente promovió la persecución del candidato panista por corrupción. En Tlaxcala perdió el PAN en una elección que tendrá altos costos políticos porque significaron la división interna en el PAN.

8.- Y en Zacatecas ayudó al PRI la encarnizada lucha interna entre la gobernadora saliente Amalia García y el lopezobradorista Ricardo Monreal. No se trató de un realineamiento democrático de los ciudadanos, sino de algo más simple: Monreal quería imponer a su hermano como candidato del PRD, Amalia García se negó, Monreal dividió la alianza al poner a su hermano como candidato del PT y los monrealistas pidieron el voto por el PRI.

9.- La derrota en Zacatecas fue la debacle del PRD: una gobernadora que venía de la militancia en el viejo Partido Comunista Mexicano y luego luchas capitalinas por la sociedad derivaron en un ejercicio patrimonialista del poder: el nepotismo se magnificó con el papel de la hija de Amalia García como el poder real tras del trono y la ruptura de las alianzas del PRD. La candidata del PRD en Tlaxcala declinó a favor de la candidata del PAN y la alianza de última hora PAN-PRD fue derrotada por el PRI.

10.- El saldo electoral y los procesos de campaña en el 2010 dinamitaron las leyes electorales vigentes. Por tanto, el país se enfila hacia la urgencia de realizar otra reforma electoral. Sobre todo, los institutos electorales fueron rebasados por los comportamientos de los partidos, los candidatos y hasta las autoridades políticas estatales y federales y quedaron inservibles.

11.- El corte de caja final --excluyendo Oaxaca, Puebla y Sinaloa aún en disputa por las cifras demasiado apretadas, aunque la empresa Prospecta Consulting registró una ventaja de 6.5 puntos para el priísta Javier López Zavala-- exhibe una victoria significativa del PRI en una campaña electoral en la que el gobierno federal panista utilizó toda su artillería contra el tricolor. El presidente nacional del PAN dio un paso estratégico audaz al consolidar una alianza electoral con el PRD que el primero de diciembre de 2006 hizo hasta lo imposible para impedir la toma de posesión de Felipe Calderón.

12.- Por tanto, la verdadera victoria del PAN no fue la electoral en cada una de las plazas sino su alianza con el PRD. Con ello, el PAN rompió la alianza estratégica que veía consolidando el PRD con el PRI y sobre todo contribuyó a la quiebra de la alianza del PRD con López Obrador. Así, el PAN se enfila hacia una alianza con el PRD en las elecciones de gobernador en el Estado de México y, sobre todo, la alianza PAN-PRD en la madre de todas las batallas: las presidenciales del 2012. Y el gran estratega del PAN-PRD nada menos que el salinista y priísta Manuel Camacho.

13.- Otras derrotadas fueron las empresas encuestadoras, quienes vendieron sus tendencias como resultados casi definitivos. En las encuestas de salida, Consulta Mitofsky presentó su metodología y cifras, en tanto que el Gabinete de comunicación Estratégica sólo ofreció ganador.

14.- ¿Cuántos gobernadores legítimos tendremos, es decir, gobernadores que perdieron legalmente pero que se negaran a reconocer su derrota’ ¿Serán estos gobernadores legítimos parte de la República Lopezobradorista?

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar