n la
   
     

--------

Martes 27 de julio de 2010


 

+ SME, el atencazo del sexenio

+ O el camachazo del PAN-PRD

 

La negociación SME-Gobernación para levantar la huelga de hambre en el zócalo de la ciudad de México tuvo algunos puntos secretos:

1.- Fue otra concesión del gobierno calderonista a favor de la alianza del PAN con el PRD. Atenco, APPO y SME son ahora aliados políticos del PAN vía el PRD.

2.- En el gobierno federal hubo temor de que el plantón del SME se extendiera hasta las fiestas patrias y el zócalo ocupado pudiera impedir el Grito y el desfile militar.

3.- Por tanto, se aplicó, en vivo y en directo, el modelo Manuel Camacho Solís de los tiempos del salinismo: comprar con dinero la estabilidad con grupos radicales pero a costa de las leyes.

El ganador de la contienda fue, quién lo duda, el líder sindical Martín Esparza, no el inexistente SME. El gobierno federal le otorgará la toma de nota a la dirigencia de Esparza y éste tendrá acceso sin límites a los multimillonarios activos del sindicato. Quedan, de todos modos, dudas:

1.- El conflicto comenzó cuando el SME de Esparza quiso la toma de nota para legitimar su elección fraudulenta. Y a pesar de las amenazas violentas del SME de estallar una huelga que hubiera exigido la requisa.

2.- El gobierno de Calderón negó la toma de nota por el fraude electoral en la elección de Esparza y vio la oportunidad para liquidar la empresa Luz y Fuerza del Centro, limpiar pasivos presupuestales y deshacerse de un sindicato rijoso. El gobierno aguantó amenazas, violencias y agresiones… para nada.

3.- Ahora resulta que se otorgará la toma de nota al SME basados hasta ahora y hasta donde se sabe en la misma elección fraudulenta del año pasado.

La dependencia que salió derrotada fue la Secretaría del Trabajo y Previsión Social porque se negoció la política laboral en la Secretaría de Gobernación con  argumentos del coordinador de la alianza PRD-PT-PC, Manuel Camacho Solís. Ahora la STPS tiene que explicar varias cosas:

1.- ¿Por qué el secretario Javier Lozano Alarcón afirmó que “ayudará” al SME a elaborar los papeles de nueva solicitud de toma de nota? ¿La Secretaría del Trabajo se someterá a los caprichos del líder sindical Martín Esparza? ¿Será la Secretaría del Trabajo juez y parte o coyote del SME? Con esta decisión, el secretario Lozano aniquiló, sin reforma legal, el sistema de reconocimiento de dirigencias sindicales: ya no la legalidad sino las presiones, los juegos de poder y las componendas.

2.- ¿Quién va a compensar a los ciudadanos que aceptaron con paciencia las movilizaciones agresivas de los seguidores de Esparza en el SME porque apoyaban la liquidación de una empresa que era un lastre presupuestal para las finanzas públicas. Ahora resulta que Esparza tenía razón.

3.- ¿Qué va a ocurrir con el Estado de derecho y las órdenes de aprehensión contra seguidores de Esparza que sabotearon instalaciones eléctricas en defensa de sus privilegios? ¿Se negoció también en lo oscurito la cancelación de esas órdenes, al viejo estilo de Carlos Salinas de someter el Estado de derecho al capricho político de la disidencia?

La salida que se encontró al conflicto con los electricistas no fue realmente una solución. Y no hay que ir muy lejos para encontrar el formato de esas negociaciones en lo oscurito.

1.- En septiembre de 1993 Manuel Camacho y Marcelo Ebrard, como representantes de Carlos Salinas en el gobierno capitalino, negociaron un pago en efectivo y en secreto a López Obrador para comprar el levantamiento un plantón que iba a impedir la ceremonia del Grito y el desfile militar. El dinero fue entregado en casa de Ebrard a un enviado de López Obrador y se justificó como pago por el “desgaste físico” de los plantonistas.

2.- La huelga de hambre de los electricistas en el zócalo fue una farsa, aunque Camacho la infló hasta convertirla en un problema político. Si acaso, se trataba de un asunto obrero-patronal, empresarial. El plantón del SME era en realidad un  asunto de Ebrard y el gobierno del DF. Por eso Camacho lo transformó en un asunto nacional y se lo endosó a Gobernación.

3.- Camacho enlistó en asunto de los electricistas en las concesiones que habría de hacer el gobierno panista a favor de la alianza PAN-PRD en algunas elecciones de gobernador en este año: el aval del PAN a la violenta APPO de Oaxaca, la diputación al líder insurreccional rupturista Flavio Sosa Villavicencio, la gestión del gobierno federal en la Corte Suprema para avalar la protesta violenta como “protesta social” y con ello la liberación de los militantes de Atenco que secuestraron y amenazaron de muerte a funcionarios, el retiro de la persecución contra Lucía Morett por su participación en las FARC de Colombia y la alianza virtual del PAN con el PRD para las elecciones capitalinas del 2012 con un esquema camachista que le quite el control del GDF a López Obrador.

 La salida al asunto SME dejó la impresión de un atencazo: el SME va a recuperar prácticamente todo lo perdido, el secretario Lozano Alarcón apareció como el gran derrotado y el modelo Atenco de lucha social violenta, rupturista e insurreccional fue legitimado por el gobierno federal.

Al final, el gobierno de Calderón no obtuvo algo en la negociación. Y los problemas políticos los arregla Camacho Solís, no Gobernación. Vía Camacho, el PAN se ha transformado en otro PRI.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar