--------

Jueves 18 de marzo de 2010


 

+ Obama descuidó narcotráfico

+ El problema saltó en Juárez

 

 

AUSTIN, Texas.- Dedicado obsesivamente a su programa de reforma de salud, el presidente Barack Obama ha abandonado las zonas geoestratégicas de los Estados Unidos: el narcotráfico en México, el fracaso en Afganistán e Irak, la crisis Israel-Palestina, la política nuclear de Irán y el resurgimiento de Rusia y China.

En el caso mexicano, lo más grave ha sido la forma en que Obama y su gobierno han ignorado las advertencias de sus propias oficinas. El National Drug Threat Assessment del 2009, del National Drug Intelligence Center del Departamento de Justicia, fue lo suficientemente claro en sus conclusiones:

1.- Más de 35 millones de personas usaron drogas ilícitas durante 2007.

2.- Más de un millón cien mil niños fueron heridos o muertos en año y medio por metanfetaminas.

3.- En septiembre de 2008 había cerca de cien mil reclusos sentenciados por drogas en prisiones federales, más del 52% del total de prisioneros.

4.- En 2007 hubo más de 1.8 millones de arrestados por asuntos de drogas.

5.- Organizaciones de traficantes de drogas de México y Colombia generaron, movieron y lavaron anualmente entre 18 mil y 39 mil millones de dólares producto del tráfico de drogas.

6.- Organizaciones de traficantes de drogas de México “representan la mayor amenaza criminal contra los EU”. Además, la influencia de organizaciones mexicanas de traficantes de drogas “no tiene rival” en las mafias de traficantes estadunidenses. “De hecho, estimaciones de inteligencia indican que una vasta mayoría de la cocaína disponible en el mercado de drogas de los EU es contrabandeada por organizaciones mexicanas a través de la frontera México-EU. Las organizaciones de traficantes mexicanas de drogas controlan la distribución en muchas ciudades de los EU y ellos están cobrando fuerza en mercados que aún no controlan”.

Ante la amenaza de las mafias de narcotraficantes mexicanos que ya han penetrado al interior de los EU, la respuesta oficial del gobierno estadunidense ha sido menor. De acuerdo con la evaluación 2009 del Centro Nacional de Inteligencia sobre Drogas, más de veinte bandas locales de pandilleros están afiliadas a los cárteles de Sinaloa, el Golfo, Juárez y Tijuana. La lista de gangs es muy clara: 18th Street, Bandidos, Barrio Azteca, Black Guerrilla Family, Bloods, Crips, Florencia 13, Gangster Disciples, Hells Angels, Hermanos Pistoleros Latinos, Latin Kings, Mara Salvatrucha, Mexican Mafia, Mexikaemi, Mongols, Norteños, Sureños, Tango Blast, Texas Syndicate y Vagos.

Lo grave para los EU fue la advertencia de que las pandillas violentas han estado aumentando sus relaciones en el tráfico al mayoreo de drogas, ayudados por sus conexiones con mafias mexicanas. El reporte de inteligencia del Departamento de Justicia revela además que se han juntado las actividades criminales al Sur de la frontera de los EU: bandas de contrabandistas de drogas, de armas y de ilegales. Y el aviso quedó muy claro: el aumento de la actividad criminal en la zona del Sur de Texas y California, sobre todo en tráfico de droga para el consumo.

Ante la pasividad del Departamento de Seguridad Interior, que dirige la ex gobernadora de Arizona (territorio también con creciente contrabando de droga) Janet Napolitano, el Departamento de Justicia concluyó en 2009 que “las organizaciones mexicanas de traficantes de drogas son la más grande amenaza para los EU” porque “ellos controlan la mayor parte del mercado de drogas y han establecido una variada red de rutas de transportación, una capacidad de comunicaciones avanzadas y una fuerte vinculación con las pandillas de los Estados Unidos”.

Agrega el informe que las bandas mexicanas dominan la producción, transportación y distribución de drogas y tienen presencia en todo el territorio estadunidense --más de 250 ciudades--, con mayor preponderancia en Washington, California, Texas, el sureste, Alabama, Carolina del Norte, Virginia y Ohio. Los reportes de inteligencia concluyeron que estas bandas son controladas desde las ciudades mexicanas de la frontera sur de los EU y que por ello ha aumentado el contrabando de droga. Y a ello se agrega el hecho de que las bandas mexicanas de narcos también han tomado el control de las prisiones para atender la demanda de droga para el consumo.

En el fondo, los EU no han cumplido sus compromisos de frenar a las mafias del narco. En teoría, la estrategia nacional contra las drogas de la Casa Blanca señala metas concretas no atendidas: asumir las drogas como asunto de seguridad nacional, romper con el poder financiero del narco, identificar los eslabones del narcotráfico y “prever amenazas futuras a la seguridad nacional relacionadas con las drogas” y enfrentar las amenazas transnacionales.

En un año de gobierno de Obama, los EU han aflojado su política antidrogas. Por tanto, la crisis en Ciudad Juárez, con el secuestro de decenas de estadunidenses y el asesinato reciente de tres funcionarios menores del Consulado, serían la prueba de que la falla es también de Washington.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

http://twitter.com/carlosramirezh

http://carlosramirez2.blogspot.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar