--------

Martes 23 de marzo de 2010


 

+ EU: vencido grupo de seguridad

+ Obama, sin estrategia antinarco

 

Para mi hija la Lobis, por otro año de felicidad

 

Cuando se sienten a dialogar los miembros del gabinete de seguridad del presidente Obama, sus interlocutores mexicanos debieran actuar sin inhibiciones: se trata de funcionarios estadunidenses que cargan el fracaso en sus espaldas.

Los secretarios de Defensa, Estado y Seguridad Interior del gabinete de Barack Obama poco podrán enseñarle a México en materia de seguridad nacional. El gabinete de seguridad nacional de Obama ha sumado demasiados chascos en los Estados Unidos como para querer dar lecciones en México:

1.- La secretaria de Estado, Hillary Clinton, hizo un spot de propaganda electoral diciendo que ella estaría disponible si a las tres de la mañana sonaba el teléfono de la Casa Blanca para advertirle un peligro. Pero como encargada de la política exterior, Hillary ha fracasado en el Medio Oriente, ha sido burlada por Irán, ya perdió América Latina y no la respetan en Rusia. Y México le queda demasiado lejos.

2.- La secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, fue salvada por un héroe ciudadano cuando un terrorista de Al Qaeda se le coló en un avión en Ohio y estuvo a punto de provocar una tragedia. La frontera sur de los EU está en poder de las bandas de narcos, traficantes de armas y contrabandistas de trabajadores indocumentados, además de que terroristas musulmanes ya se aliaron  a esas tres mafias. Napolitano fue gobernadora de Arizona, un estado donde los ciudadanos pueden andar en la calle con cualquier tipo de armas al hombro y por tanto un estado donde el tráfico de armas hacia México es mayor.

3.- El secretario de Defensa, Robert Gates, acaba de pasar por la peor de las humillaciones: un agente doble al servicio de Al Qaeda se infiltró en una célula de la CIA en Afganistán y estalló explosivos que mataron  a siete agentes de la CIA. Herencia de George W. Bush, Gates debió de cargar con una humillación adicional: él mismo fue director general de la CIA, por lo que la muerte de los agentes debió de haber tenido un impacto adicional. Gates fue el responsable del aumento de 35 mil soldados más en Afganistán, a pesar de los nulos resultados en la que se conoce ya como “la guerra de Obama”.

Es posible que el estado de ánimo de los secretarios del gabinete de seguridad de Obama sea tenso por el asesinato de funcionarios menores del consulado de los EU en Ciudad Juárez, pero el asunto clave esa saber si ellos vienen a involucrar ahora sí un verdadero apoyo a la lucha de México contra el narco y a decir que la Casa Blanca profundizará decisiones al interior de los EU o sólo se concretarán a presionar al gobierno mexicano pero sin ofrecer decisiones reales y profundas en lavado de narco dinero en bancos de EU y en contrabando de armas de los EU hacia México para las bandas criminales.

Porque si la tesis es la de Janet Napolitano en el sentido de criticar el papel del ejército en la lucha contra el narco, entonces el gabinete de Obama debería explicar primero el fracaso de la intervención del ejército de los EU, el más poderoso del mundo, en Irak y Afganistán y la acumulación de derrotas. La intervención del ejército de los EU en Irak y Afganistán ha sido peor que la de México por las evidencias de corrupción, ineficacia, tráfico de influencias, asesinato de miles de civiles, víctimas de terrorismo, revelación de críticas en blogs de los soldados estadunidenses. ¿Qué aprenderle a los estadunidenses?

Las lecciones que puedan dar a México Clinton, Napolitano y Gates en materia de defensa estarán contaminadas con las derrotas sucesivas en Afganistán. Ahora mismo Al Qaeda en el Magreb mantiene secuestrados a españoles en actividades sociales de apoyo y piden millones de dólares de rescate. De ahí que las técnicas de lucha contra los enemigos no formales de los Estados Unidos no sean algo que puedan enseñarle a las fuerzas antinarcóticos del gabinete de seguridad de México. Las bajas civiles y los asesinatos de soldados y agentes de la CIA de los EU revelan la incapacidad estadunidense. Parafraseando a la señora Napolitano, el envío de tropas de EU a Afganistán no ha resuelto el terrorismo contra los EU.

El problema real del narcotráfico en México no radica en el territorio mexicano, a pesar de la criminalidad creciente de sus expresiones, sino que se encuentra dentro de los Estados Unidos: lavado de dinero, contrabando de armas y sobre todo una demanda de droga para el consumo de 35 millones de estadunidenses. Si Clinton, Napolitano y Gates traen decisiones de fondo en estos temas que deben aplicar en su propio país, entonces su visita tendrá resultados. Pero si su presencia aquí va a ser para intimidar al gobierno mexicano, de nada servirá porque serán bateados por una realidad que ciertamente también rebasa a la Casa Blanca.

Mientras Washington no entienda que es la demanda la que genera la oferta --lección 1 de Milton Friedman--, entonces la señora Clinton sólo recordará a México como el país donde bailó en traje de baño con su marido después del affaire de Mónica Lewinsky.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

http://twitter.com/carlosramirezh

http://carlosramirez2.blogspot.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar