--------

Jueves 4 de noviembre 2010


 

+ Yunes: llegó 1º de diciembre

+ Cómo borrar su autobiografía

 

Derrotado en las urnas, en el recuento y en los tribunales, el (ex) priísta y (ex) gordillista y hoy (neo) panista Miguel Angel Yunes Linares se encuentra preocupado por la información que lo vincula a áreas de reclusorios federales en los tiempos de la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán del penal de alta seguridad en Puente Grande Jalisco.

El asunto acaba de reactivarse por el arresto del director del penal por colaborar con los delincuentes ahí recluidos. No se trata hoy de algo nuevo. La fuga de El Chapo fue posible solo por las autoridades del penal, no sólo de los custodios. Y eso refiere directamente a Yunes.

Los datos precisos de la biografía de Yunes establecen algunas relaciones peligrosas. En el sexenio de Ernesto Zedillo, Yunes fue hasta mayo de 2000 director de reclusorios federales. Por decisión de Yunes lo sustituyó su cercano colaborador Enrique Pérez Rodríguez y por tanto relacionado con la fuga. Sin embargo, constan denuncias en derechos humanos de Jalisco en enero de 2000 de que El Chapo controlaba el penal con la connivencia de las autoridades de reclusorios federales y preparaba su fuga desde finales de 1999.

Por tanto, Yunes no puede deslindarse de la situación en el penal de Puente Grande. Durante su gestión como director de reclusorios federales hubo denuncias contra El Chapo y sobre sospechosas preliberaciones. Inclusive, Yunes fue el encargado de cambiar de reclusorio a Raúl Salinas de Gortari, del de máxima seguridad de Almoloya al de Almoloyita. Yunes había sido el secretario general de gobierno de Patricio Chirinos en Veracruz, éste uno de los hombres de más confianza de Carlos Salinas de Gortari.

En mayo de 2000 Yunes salió de la dirección de reclusorios y su lugar lo tomó Pérez Rodríguez, quien había sido su secretario particular en el gobierno de Veracruz y jefe de la policía bancaria estatal, que era --como hoy las bancarias y auxiliares a nivel estatal en todo el país-- la caja chica de los funcionarios porque trafican con la licencia de portación de armas de la Defensa Nacional otorgada para proteger a la ciudadanía y no a particulares.

Pérez Rodríguez mantuvo al equipo de Yunes en la dirección de reclusorios. Inclusive, Pérez Rodríguez fue después delegado del ISSSTE en Veracruz durante la gestión de Yunes en ese organismo y luego se incorporó a la campaña de Yunes este año como candidato del PAN al gobierno de Veracruz. Otros colaboradores de Yunes y Pérez Rodríguez en Reclusorios 1999-2001 operaron en Veracruz en la campaña de Yunes: Juan Herrera Marín, director luego de seguridad pública en Veracruz y antes director en las Islas Marías de donde se fugaron otros presos; Leonardo Beltrán --sentenciado a 18 años por la fuga de El Chapo--, y Alfredo Lara Guerrero, sucesor de Pérez Rodríguez e involucrado en el intento de fuga de Héctor El Güero Palma.

Desde finales de 1999 y a lo largo del 2000 hubo informaciones de que El Chapo preparaba su fuga. A las oficinas públicas de reclusorios federales llegaron datos, evidencias e indicios de la corrupción prevaleciente al interior de los penales de “alta seguridad”. De hecho, El Chapo había sido cambiado de prisión: del estricto Almoloya pasó a Puente Grande. La autorización de ese traslado fue hecha a finales de 1997 por Cecilia Oseguera Parra, directora de los dos centros de readaptación social y hoy por cierto subsecretaria del sistema penitenciario del DF en el gobierno de Marcelo Ebrard. Oseguera llegó al gobierno del DF para terminar con la corrupción en reclusorios pero en abril pasado se revelaron datos de que las reclusas capitalinas habían sido metidas en una red de prostitución.

En Puente Grande El Chapo instaló un poder paralelo. Inclusive, a fuentes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos entonces llegaron datos de que El Chapo entraba y salía a capricho de la prisión. Por tanto, su fuga fue decidida horas después de tomada la decisión de cambiarlo de celda para sumirlo en una de mayores medidas estrictas de seguridad. Hasta ese momento, El Chapo no sólo repartía dinero entre custodios sino que tuvo el poder para designar a algunos de ellos en altas posiciones, los cuales después aparecieron en el cártel de Sinaloa.

Por tanto, Yunes quiere eludir su corresponsabilidad en la fuga de El Chapo como si el asunto se circunscribiera exclusivamente al 19 de enero de 2001. Sin embargo, todo habría comenzado en 1997 cuando el entonces sicario del cártel de Sinaloa pasó al relajado sistema penitenciario del penal de Puente Grande. El sucesor de Yunes en la dirección de reclusorios apareció investigado por la fuga, pero sospechosamente fue declarado semanas después. Más tarde apareció como delegado del ISSSTE de Yunes en Veracruz y luego miembro de la campaña.

Otro funcionario también en el área de reclusorios federales en el periodo 1998-2000 fue José Luis Lagunes López, quien llegó procedente del sistema judicial de Veracruz con Yunes. Lagunes fue designado en 2005 como comisionado del organismo desconcentrado de prevención y readaptación social encargado de las prisiones federales, entre ellas Puente Grande, y más tarde apareció como delegado de la PGR en Veracruz por recomendación de Yunes. Y fue el encargado de parte de la guerra sucia de Yunes en su campaña.

Ya derrotado en todos los espacios por el PRI, a Yunes de nueva cuenta lo alcanza su pasado. Para cubrirse, Yunes mandó borrar su currículum en Wikipedia donde constaba toda su autobiografía en el mundo de la seguridad pública. Yunes espera un cargo público federal en el gobierno de Calderón y no quiere que husmeen en su polémica biografía.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar