--------

Viernes 12 de noviembre 2010


 

+ Desguanajuatizar Guanafoxato

+ Guanajuato: PAN puede perder

 

Distraído en encontrar alguna posición federal que tenga que ver con las presidenciales del 2012, el gobernador guanajuatense Juan Manuel Oliva podría llevar al PAN a perder la plaza simbólica donde comenzó el panismo su carrera por la presidencia y el, poder.

A dos años de distancia del relevo de gobernador, Oliva ya perdió el control del proceso y ha llevado al panismo local a una profunda fractura interna. Su intención de usar los mismos métodos del viejo PRI en materia de dedazo en la selección del candidato provocó una crisis como la de Aguascalientes y Querétaro, donde las pugnas internas llevaron al PAN a perder la plaza estatal.

Guanajuato es el estado insignia del PAN. Ahí comenzó la lucha del PAN en 1991 cuando Vicente Fox como candidato perdedor provocó un grave conflicto poselectoral que impidió la toma de posesión del priísta Ramón Aguirre Velázquez. El entonces presidente Salinas de Gortari entregó el gobierno de manera interina al panista Carlos Medina Plascencia y éste entregó el gobierno en 1995 a Vicente Fox.

La hegemonía del PAN en Guanajuato parece llegar a su fin en el gobierno de Oliva. Si la consigna del dirigente panista Germán Martínez Cázares era la de guanajuatizar el país, ahora podría ser al revés: la priízación de Guanajuato. En las elecciones federales y estatales del 2009, el PAN perdió el dominio en Guanajuato frente al PRI. Pero ante los indicios del peligro de perder el gobierno estatal, el gobernador Oliva está aplicando el modelo priísta de imponer candidato propio y no un candidato ganador.

El saldo negativo no es sólo del ejercicio personal del poder, sino de una gestión errática de gobierno. La lista de yerros comienza a circular en los altos mandos panistas:

--El gran fraude de Pastas Finas, en donde el Miguel Márquez Márquez como secretario de la Gestión Pública no encontró fraude alguno.

--El caso de las mujeres encarceladas por aborto y la polémica ley de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia.

--El error de querer instalar en Guanajuato una refinería ignorando los factores técnicos, lo que provocó críticas en el congreso federal.

--El costo exorbitante de 600 millones de pesos de la Expobicentenario.

--El desplome de Guanajuato en la lista de estados pobres. En los mapas de la pobreza de Coneval aparece Guanajuato como una de las siete entidades con un grado alto de rezago social: 10% de analfabetismo en mayores de 15 años, 50% de la población con educación básica incompleta, 13% de viviendas sin baños y 12% de viviendas sin drenaje. Guanajuato ocupa el lugar 11 de la lista de estados con mayor rezago social.

--El desplome de Guanajuato en el índice de desempeño financiero de las entidades federativas al bajar nueve posiciones y ocupar el lugar 14. Su índice general fue reprobatorio: 59.5 puntos de 100.

A pesar de ello, Oliva se auto candidateó para todos los puestos: secretario de Gobernación, presidente del PAN, operador personal del presidente de la república, pre candidato presidencial panista y, cuando menos, jefe adelantado de la campaña presidencial del pan para el 2012. Sin embargo, no ha podido manejar la designación del candidato del PAN al gobierno estatal para el 2012 y con ello ha dividido al panismo estatal.

Distraído en la lucha personal por el poder, Oliva ha llevado al PAN a la pérdida de votos: Fox pasó de 420 mil votos en 1991 a 723 mil en su elección de gobernador en 1995 y a un millón 128 mil como presidente en el 2000 y el propio Oliva acumuló un millón 166 mil votos. Pero en la pasada elección federal del 2009, el PAN se desplomó a apenas 760 mil votos, perdió doce alcaldías --un tercio del total-- incluyendo las simbólicas capital del estado y San Miguel de Allende.

Como parte de su campaña, Oliva descuidó los asuntos del estado y en el 2010 se dedicó a apoyar las elecciones de gobernador en Veracruz y Aguascalientes y se metió en las de Oaxaca y Sinaloa. De hecho, fue uno de los principales promotores de la campaña del polémico Miguel Angel Yunes Linares en Veracruz y ahí perdió el PAN. Además, a Oliva se le hace corresponsable de la crisis interna en el PAN de Aguascalientes, lo que llevó al gobernador panista saliente a apoyar al candidato del PRI mientras Oliva trataba de apuntalar al candidato panista acusado e inhabilitado por malos manejos financieros como alcalde.

Guanajuato va a ser uno de los termómetros políticos del PAN con miras a las presidenciales del 2012. La derrota del PAN en el municipio de Guanajuato fue un indicio de las limitaciones panistas en las elecciones estatales del 2012. De hecho, Guanajuato fue el primer gobierno estatal que ganó el PAN con el interinato de Medina Plascencia y luego con la elección constitucional de Fox en 1995. Fox utilizó el gobierno estatal como catapulta para las presidenciales del 2000. Oliva ha aquerido emular a Fox pero le faltó pista de despegue pero sobre todo dimensión política nacional. Existe la posibilidad de que ni siquiera pueda poner candidato por la división interna en el partido estatal.

Eso sí, Oliva ya tiene sus objetivos políticos: secretario del gabinete, cargo especial en el PAN o coordinador de la campaña del candidato presidencial panista. Pero para ello, tendrá que entregar buenas cuentas en Guanajuato, aunque todos los indicios señalan que en el 2012 el PRI puede recuperar la plaza que perdió con Ramón Aguirre Velázquez.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar