--------

Domingo 17 de octubre 2010


 

+ Bancos: regulación o colapso

+ Obama, sin reformar economía

 

Además del empleo que no se recupera, de la economía que no repunta y de la ausencia de expectativas sobre una salida de la crisis, el gobierno de Barack Obama tiene sobre sus espaldas la ausencia de reforma del sistema financiero internacional. Sin una severa regulación del funcionamiento de los bancos, las próximas crisis financieras serán peores a las conocidas hasta ahora.

El problema es estructural, de fondo. Los bancos no han aceptado regulaciones por razones bastante obvias: son organismos que funcionan a base de la especulación; atraen dinero de un lado y lo prestan de otro. Sin embargo, hay otro elemento que define el funcionamiento del capitalismo financiero y en donde se localiza la parte más sustancial de las crisis: la codicia. Pero es justamente la codicia --ganar más dinero con el menos esfuerzo-- el detonador de la actividad especulativa.

De ahí el dilema: o se cumplen con las conclusiones de las reuniones de Basilea y se ponen regulaciones a los bancos o el mundo seguirá conociendo crisis sucesivas. El Departamento de Análisis Económico de la consultora Prospecta Consulting, de la cual forma parte Indicador Político, preparó un documento de advertencia sobre Basilea y los riesgos de la crisis:

En la perspectiva de una o dos posibles crisis financieras de aquí a 2018, es acertada la decisión de los reguladores bancarios mexicanos para que los bancos que operan en el país inicien en 2011 el cumplimiento de los mayores requerimientos de capital, tal y como lo exigen las reformas de Basilea III. La previsión para la economía mundial es de inestabilidad financiera y de un crecimiento frágil y disparejo, como se advirtió en las reuniones del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, en las que no pudo resolverse el tema de la guerra cambiaria entre países. Es importante fortalecer a las instituciones del sistema bancario para que estén mejor preparadas para hacer frente a futuros periodos de tensión financiera o económica, como lo prevé Basilea III. México tiene de antecedente el Fobaproa, que no ha quedado resuelto y no debe repetirse.

1.- Definición y/o concepto

Basilea III es un conjunto integral de reformas elaborado por el Comité de Basilea para la Supervisión Bancaria, con el fin de fortalecer la regulación, supervisión y gestión de riesgos del sector bancario. Estas medidas persiguen lo siguiente:

Mejorar la capacidad del sector bancario para afrontar perturbaciones ocasionadas por tensiones financieras o económicas de cualquier tipo.

1.1.- Mejorar la gestión de riesgos y el bueno gobierno en los bancos.

Y reforzar la transparencia y la divulgación de información de los bancos. De acuerdo con el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), las reformas se dirigen a la regulación de los bancos a títulos individual >dimensión microprudencial< para aumentar la capacidad de reacción de cada institución en periodos de tensión; a los riesgos sistémicos >dimensión macroprudencial< que puedan acumularse en el sector bancario en su conjunto, así como la amplificación procíclica de esos riesgos a lo largo del tiempo.

Estas dos dimensiones son complementarias, ya que aumentando la resistencia de cada banco se reduce el riesgo de alteraciones en el conjunto del sistema.

2.- México adoptará Basilea III en 2011: CNBV

• De aquí a 2018 "podrían atravesarse una o 2 crisis financieras más"

• Sólo el tema de liquidez quedará pendiente: Babatz

• Habrá un "colchón" de capital para las épocas malas

El sistema bancario mexicano iniciará en 2011 el cumplimiento de Basilea III, al existir las condiciones necesarias para exigir mayor capital a los bancos, pero será en el tema de mayores requerimientos de liquidez en donde obligará a los intermediarios a cambiar su estructura de fondeo.

Pese al establecimiento de un periodo de transición bastante amplio para cumplir con el nuevo acuerdo de capital, en México las autoridades planean requerirle a los bancos al menos dos de los tres cambios acordados internacionalmente, pues consideran que de esperar hasta 2018 podrían atravesarse una o dos crisis financieras más.

Guillermo Babatz, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), y Carlos Serrano, vicepresidente de Política Regulatoria, coincidieron en señalar que Basilea III son reformas necesarias a nivel global y que en el caso de México servirán para "emparejar la cancha" de los bancos que operan en el país con el resto del mundo.

Babatz Torres explicó que en el caso de México, "no es un reto demasiado importante en términos de exigibilidad de capital o de la calidad de capital, ya que sólo se cambiarán algunas reglas para hacerlas compatibles con Basilea III, por lo que las modificaciones pueden considerarse que serán marginales y el esfuerzo de los banco no será mayor, al no tener que inyectar ni un peso más.

"Pero hay temas en que sí habrá cambios trascendentales y que son relevantes: el más importante es de liquidez, eso sí le hace falta a México; porque, ahí sí, no es cierto que estamos tan holgados como en capital."

Anticipó que se establecerá un periodo largo de transición, en donde se modificará la estructura de fondeo de muchos intermediarios, pero aclaró que no cambiará al sistema, ya que prevén que los bancos grandes van a cumplir sin problema.

2.1.- Periodo de transición

Carlos Serrano comentó que uno de los cambios aprobados y que se adoptarán en México es el referente a instaurar "colchones de capital y colchones contra cíclicos", para que en épocas crediticias buenas las instituciones financieras ahorren para prestar o utilizar recursos de ese "colchón" en épocas malas.

De capital fundamental, dijo, se les requerirá a los bancos 4.5%, además de 2% para un colchón de conservación, ya que en caso de pérdidas podrán consumir de ese colchón y dos puntos porcentuales más para etapas contra cíclicas; en total, 8.5% de capital fundamental.

Estos cambios, apuntó, surgieron porque muchos bancos abusaron de sus modelos internos y de las calificaciones, y tenían deficiencias de capital, estaban muy apalancados, por lo que ahora, además de la metodología para ponderar el riesgo, las instituciones bancarias ya no podrán apalancarse en niveles excesivos.

"Si instauramos Basilea III mañana, en México todos los bancos cumplirían tanto con la regla de capital como con el nivel de apalancamiento; en donde habría un tema a tratar sería con los cambios de liquidez, ya que si se estaban fondeando mucho más con mercado que con depósitos en ventanilla, si les cambiamos de un día para otro, por ejemplo algunos no podrán hacerlo."

En el tema de liquidez y capital, a muchos países les costará cumplir con ambos puntos, pues incluso tendrán que duplicar los niveles de capital; en México, si bien en el sistema bancario sí podrá cumplir con los requerimientos de liquidez, ya que es un sistema que se fondea en ventanilla, se dará un periodo de transición aún por definir, aseguró Serrano.

• "El periodo de transición que se dio a los países para cumplir con Basilea III es muy amplio; nosotros, los requerimientos de capital y apalancamiento, esperamos cumplirlos en 2011, y el de liquidez lo monitorearemos a partir del próximo año y, dependiendo de ello, quisiéramos aplicarlo en dos o tres años más."

3.- Se corregirán fallas del acuerdo anterior

• Basilea III también tiene debilidades: Serrano.

El acuerdo de Basilea II sirvió para ponderar los activos de riesgo, lo que permitió proteger a los sistemas bancarios, al no apostar en activos riesgosos, pero tuvo tres fallas fundamentales.

Una de ellas es que no previó el tema de liquidez, ya que se creía que al estar solventes las instituciones financieras no se presentarían este problema, y la segunda falla es que resultó ser muy procíclico.

• "Al moverse a un concepto de ponderadores por riesgo, obviamente que cuando la economía está mejor la percepción del riesgo es menor y se prestaba más, y al revés, se le puso un freno adicional a los bancos, por lo que no tenían elementos contra cíclicos", explicó Carlos Serrano, vicepresidente de Política Regulatoria de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

La tercera falla, dijo, es que las instituciones financieras se confiaron en los datos de las agencias calificadoras y no chocaron cuestiones internas.

• "Los instrumentos tóxicos los consideraban de un riesgo menor, porque tenían calificaciones triple A, no se les supervisaba y creo que no se les dio en Basilea II el peso que deben de tener."

Por ello, en el acuerdo de Basilea III se buscan corregir estas fallas y se le dará a la supervisión un aspecto "más intrusivo".

Sin embargo, reconoció que aun con las correcciones que se han hecho y el nuevo acuerdo, Basilea III tiene debilidades por delante, una de ellas es el periodo de transición que se dio tan amplio.

• "Pero creo que también el capital fundamental pudo haber sido mayor; de acuerdo con las experiencias de pérdidas esperadas, pudo haber sido mayor a 4.5% que se aprobó, aunque venimos de 2.5%, es el doble, pero pudo haber sido hasta de 5.5%."

La activación parcial de Basilea III, explicó, irá de la mano con los cambios que ya se han iniciado en México en temas regulatorios, como la disminución de los montos de créditos relacionados relevantes, que pasará de 50 a 25%, además de pedir mayores reservas preventivas para los créditos hipotecarios y de consumo, como sucedió en 2009 con tarjetas de crédito, para tener un sistema financiero más seguro.

 

www.grupotransición.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar