--------

Domingo 19 de septiembre 2010


 

 

+ Guerrero: ¿PRD mal sin PAN?

+ PRI querer recuperar la plaza

 

De entre las elecciones a gobernador que vienen, la de Guerrero será determinante: el PRI fue echado del poder por su pasado caciquil, el PRD explotó la represión pero repitió la experiencia priísta con el gobierno de Zeferino Torreblanca y el PAN no le entró a la alianza y debilitó al PRD.

El equipo de analistas de la empresa Prospecta Consulting, bajo la dirección del doctor Rafael Abascal, realizó el segundo corte de evaluación. El saldo es que apenas se están reacomodando las piezas y aún no hay una tendencia favorable ni para el PRD ni para el PRI.

1.- Angel Aguirre, será candidato a gobernador de la izquierda en Guerrero

En la noche del martes 24 de agosto se confirmó que Angel Aguirre Rivero será designado candidato a gobernador por la coalición Guerrero nos Une, conformada por el PRD, PT y Convergencia; posteriormente se definirá si se suman el PAN y el Panal

Serán los dirigentes nacionales del PRD, PT y Convergencia, Jesús Ortega Martínez, Alberto Anaya Gutiérrez y Luis Walton Aburto los que hagan el anuncio oficial, después de que a las 8 de la mañana, en el salón Magallanes del hotel El Cano, en Acapulco, Ángel Aguirre Rivero haga pública su renuncia al PRI en conferencia de prensa, como fue una de las condiciones que le pusieron al senador para que fuera postulado como abanderado de la izquierda.

2.- Gana Ángel Aguirre en encuestas aplicadas por el DIA /ANG

En los resultados otorgados, gana por más de 20 puntos a su más cercano contendiente Ángel Aguirre Rivero.

En la encuesta que se aplicó se efectuaron tres preguntas, en la que se realizó a la sociedad civil Ángel Aguirre sacó 20 puntos, Armando Ríos Piter 5, y el senador David Jiménez Rumbo 4, mientras que Lázaro Mazón Alonso 1 punto.

Cuando se le preguntó a la militancia del PRD, el 29 ofreció su voto al senador Ángel Aguirre Rivero, el 15 por ciento a Armando Ríos Piter, en tercer y cuarto lugar aparecen David Jiménez y Lázaro Mazón.

Cuando se le preguntó a la militancia del PRI, el 48 por ciento dijo que votaría por Ángel Aguirre Rivero y la militancia del PAN, un 27 de la militancia dijo que lo apoyaría, mientas que los otros precandidatos no obtuvieron ningún punto en esa pregunta.

3.- En el PRD, Armando Ríos Piter, el favorito del gobernador, pierde la candidatura por este partido; en tanto que los otros más fuertes aspirantes (los senadores David Jiménez Rumbo y Lázaro Mazón Alonso) deciden negociar con Aguirre antes que con Zeferino-Ríos Piter, al perecer le cobran la factura al gobernador del estado por su alejamiento como gobernante del partido que lo llevó al poder ejecutivo local en el 2005, estos grupos ahora se habrán de disputar el privilegiado espacio de interlocutores con Ángel Aguirre, su virtual candidato externo.

En ambas contiendas internas se confirma la idea de que en la actividad política nada puede darse como definitivo, la variable temporal puede dar paso a los escenarios más diversos, la incertidumbre sobre el resultado es el rasgo distintivo de las contiendas competitivas. Así, los priistas pueden dar cuenta de un proceso en el que parecía ser un día de campo (“tenían un cuerpo adentro de Casa Guerrero”, celebraban tras sus triunfos en las pasadas elecciones de 2008 y 2009), se convirtió en el peor de los escenarios posibles: la división y, por tanto, la abierta posibilidad de la derrota.

Aunque la sangría en este partido aún es incuantificable, en esta etapa han perdido un elemento que es vital para la contienda electoral, la cohesión interna y la confianza en la victoria. En el PRD, sucedió todo lo contrario, lo que parecía una inevitable línea de ruptura interna, terminó por ser un proceso que les multiplicó sus posibilidades de triunfo, dado que los representa el aspirante mejor posicionado en las encuestas conocidas y todos sus precandidatos –con algunos matices- se han sumado –algunos con notable entusiasmo- a la candidatura de Ángel Aguirre.

Muchas preguntas rondan el imaginario de propios y extraños, entre otras ¿por qué el PRI, un partido de fuerte tradición institucional, fue incapaz de procesar su disputa interna? ¿Por qué el PRD, un partido de reconocida debilidad institucional, logró salir unido de una contienda tan competida? Una respuesta tentativa parece estar en el modelo originario de cada partido.

En el caso del PRI, un partido que nació desde el poder, por decreto, con la integración de sus caudillos regionales y nacionales bajo el liderazgo de quien en su momento ocupó el vértice más alto del poder político nacional, la presidencia de la República; el denominado jefe máximo fue una especie de “avatar” que regía las ambiciones de los grupos rivales o imponía la suerte de cada contienda, sin esta figura el juego político priista se resuelve a favor de quien ostenta el apoyo de los cacicazgos locales; en el caso de Guerrero, la hegemonía figueroista que impulsó a Manuel Añorve, ahogó las salidas de quien le disputó la candidatura interna, sin moderación externa Ángel Aguirre fue forzado a declinar sin una salida decorosa, en el ajedrez el resultado de estas jugadas es contraproducente para el jugador con más espacios, la ambición de una aplastante victoria añorvista terminó sin ganador, pues sin oponente no hay victoria, Aguirre abandonó el tablero priista y se incorporó con fortuna al campo rival, con ello prácticamente sepultó la esperanza de que el PRI regrese a Casa Guerrero.

En cuanto al PRD, su nacimiento se debe a la mayor fractura de la coalición gobernante en el país en 1988, al movimiento neocardenista se sumaron organizaciones políticas y sociales de una variada diversidad ideológica, con justa razón en sus primeros años de vida se cuestionaba sobre la posibilidad de que ex priistas, partidos de izquierda y organizaciones radicales coexistieran en una sola organización política.

Con el tiempo, esto fue posible sólo en algunas entidades, incluido Guerrero, dónde el experimento fue exitoso al conquistar los poderes locales. En este proceso interno, la historia parece repetirse, la mayor división del PRI en la entidad alimenta de nuevo las filas de la coalición que encabeza el PRD para disputar el ejecutivo local, las organizaciones políticas que juegan al interior de este partido, no sin problemas, como en su momento el PMS, debaten y cuestionan la idea de que un ex priista sea quien los abandere, no obstante la abierta posibilidad de ganar la contienda electoral los suma a la candidatura externa, previo compromiso escrito de Ángel Aguirre. En suma, el origen es destino.

Otra variable que habrá de explorar es la dependencia del juego político local del centro, de la clase política nacional, y, por tanto, del proceso previo a la disputa de la presidencia nacional en el 2012. Tanto en el PRI como en el PRD, los actores nacionales que aspiran a la candidatura presidencial se jugaron en Guerrero un paso más, los priistas afines al senador Manlio Fabio Beltrones forzaron la definición hacia Manuel Añorve, mientras que el gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, fue en esta ocasión el mayor damnificado, pues pierde a uno de sus mejores cuadros regionales; mientras que en el PRD, los que impulsan la alianza PRD-PAN (Jesús Ortega) y el jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard, son los más beneficiados en este proceso, sólo falta esperar la palabra del “presidente legítimo”, Andrés Manuel López Obrador, quien ha pospuesto su visita al estado por este proceso.

4.- Notas finales.

1) Es preocupante y condenable las reacciones de los grupos duros del PRI a la renuncia de Ángel Aguirre a su partido. Las mantas que colocaron en Acapulco el día del anuncio de renuncia, así como las que enviaron al acto de su presentación formal como abanderado de la coalición, son considerados actos de provocación y medidas desesperadas por contener la desbandada en el bando tricolor, además de exhibir el nivel de violencia al que los priistas quieren llevar el proceso electoral.

2) Bajo la premisa que la elección será también una evaluación del gobierno de Torreblanca, otra estrategia que prepara el equipo de Manuel Añorve será presentarlo como duro crítico del gobierno del estado, cambiará si discurso de los halagos lunamieleros al gobernador de 10 a la crítica feroz, buscando capitalizar mediáticamente las voces críticas hacia el gobierno de la entidad.

3) Lázaro Mazón no encuentra la salida a su estrategia de ser el representante del perredismo en Guerrero y su promesa de mantenerse en la coalición que ahora encabeza su compañero de bancada en el Senado. Pidió un compromiso escrito de Ángel Aguirre, éste lo concedió, ahora esperará que sus ejes de campaña se incorporen al plan de gobierno del candidato de la coalición, todo por esperar que López Obrador le mande señales de aprobación.

4) Armando Ríos Piter se compromete ante Ángel Aguirre a darle todo el apoyo para ganar el gobierno del estado. La madurez mostrada con este acto, lo posiciona como un político de altas miras, no lo descarten ocupando un lugar en el Senado en el 2012.

 

www.grupotransición.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar