--------

Martes 28 de septiembre 2010


 

 

+ UNAM, SEP del Estado priísta

+ Educación para el desarrollo

 

Algunos universitarios de la UNAM consideran que el centenario de la universidad pública más importante del país aún no tiene resuelto su lado oscuro: ante la crisis provocada por una política económica populista, los cuadros gobernantes de 1982 a la fecha dejaron de salir de esa casa de estudios y egresados de universidades privadas llegaron a rescatar al Estado.

Ahí se localiza justamente la grave crisis que padece la UNAM: su condición de universidad dependiente del Estado priísta. Con todo y su papel en la investigación y la cultura --no tanto en la academia--, la UNAM ha sido tradicionalmente la Secretaría de Educación Pública del Estado priísta. Y en estos tiempos de transición que aún se resisten a ser espacios políticos de alternancia real, la UNAM aparece como la abanderada de la restauración del Estado priísta.

Y la UNAM repite los errores: uno de sus oradores estrella en su centenario fue el intelectual neopopulista Noam Chomsky, autor de cabecera de Hugo Chávez y diseñador de un pensamiento rebasado por la historia, cuando en el mundo existen otros pensadores que miran al futuro.

El desafío más importante de la UNAM se localiza en la resistencia a abandonar la ideología priísta --el estatismo rector--. Las recientes propuestas oficiales o cuasioficiales de la UNAM para la transición política y el desarrollo representan un regreso a la ideología estatista priísta que condujo al colapso en el periodo 1970-1982.

El mejor punto de referencia del déficit real de la UNAM se localiza en tres hechos simbólicos:

1.- En el interior de Ciudad Universitaria, en el ámbito académico de la Facultad de Filosofía y Letras, un grupo de vándalos mantiene la expropiación revolucionaria de un importante espacio territorial universitario. Llamado originalmente auditorio “Justo Sierra”, en reconocimiento al fundador de la Universidad de México, durante el movimiento estudiantil se le cambio el nombre a “Auditorio Che Guevara”. En el fondo, el problema no es el nombre de Guevara, un fracasado guerrillero argentino que fue clave en la Revolución Cubana y que luego fue abandonado por Fidel Castro. La rectoría ha sido incapaz de recuperar esa parte del territorio académico de Ciudad Universitaria. Y esa ocupación radical, intolerante, violenta, es una herida política en el costado de la Universidad y un foco de activismo revolucionario. A ello se agrega el dato de que las autoridades de la UNAM cobijaron a Lucía Morett, quien se entrenaba en un campamento de la narcoguerrilla de las FARC colombianas.

2.- A pesar de inversiones altas, la UNAM no ha podido elaborar pensamiento político y económico para el futuro. De hecho, el espacio académico en esas especialidades se ha convertido en refugio de propuestas rebasadas por la historia de las ciencias política y económica. Lo grave del asunto es que en 1982 los economistas egresados de la UNAM fueron marginados de los espacios públicos del gobierno por su responsabilidad en la crisis y su lugar fue ocupado por politólogos y economistas egresados o posgraduados en universidades privadas, en primer lugar del Instituto Tecnológico Autónomo de México y luego del Tecnológico de Monterrey. El pensamiento político y económico de la UNAM es antiguo y dogmático.

3.- El pensamiento jurídico de la UNAM es otro ejemplo de su dependencia del pasado priísta. El Instituto de Investigaciones Jurídicas ha sido ocupado por ex priístas y por tanto su producción intelectual tiene que ver primero con la defensa de los valores del priísmo conservador --no el revolucionario de Narciso Bassols, por ejemplo-- y apela a la restauración del constitucionalismo priísta. Pero si se revisa la historia jurídica del país, el PRI durante su reinado creó un sistema judicial --parafraseando a Bassols, precisamente-- para el control autoritario y no para defender los derechos civiles de los ciudadanos. Basta revisar la historia jurídica del país y ver cómo el derecho fue uno de los pilares ideológicos y autoritarios del país. Y no hay que ir muy lejos: ahí está, entre muchos, el juicio contra el escritor José Revueltas, una de las ignominias jurídicas del sistema judicial mexicano, condenado por el juez Eduardo Ferrer McGregor en 1970 pero violando todos los y sus derechos. En 1968 se prodigó el Estado jurídico priísta represivo que hoy la UNAM hace sobrevivir en sus espacios académicos.

Las universidades públicas no han asumido una transición para pasar de resguardo de los intereses del Estado priísta a verdaderos centros autónomos de saber, de cultura, de investigación y de creación de tecnología. El problema no es el pensamiento crítico en la UNAM, sino su radicalismo violento, gritón, populista, excluyente e intolerante. En el fondo, la UNAM ha salvado parte de su papel en la vida nacional por sus áreas técnicas, científicas y de investigaciones tecnológicas.

La crisis de la UNAM radica en su negativa a examinarse, en su rechazo a replantear su papel en la vida nacional, en su discurso restaurador de los valores educativos del Estado priísta y en su atrincheramiento en una autonomía que la convierte en un refugio intocable de grupos de poder. La UNAM debe seguir siendo autónoma, pero redireccionar sus objetivos hacia un pensamiento para el bienestar, el desarrollo y la educación que requiere el país y abandonar sus propuestas que reproducen el modelo educativo priísta.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar