--------

Jueves 6 de enero 2011


 

+ Frontera EU-México, violenta

+ Francotiradores y terroristas

 

HOUSTON, Texas.- En la frontera Estados Unidos-México se ha intensificado una guerra de baja intensidad mediática pero de control de posiciones territoriales entre fuerzas de seguridad y estructuras del crimen organizado. La presencia de la Guardia Nacional ocurrió cuando los cárteles mexicanos rebasaron en armamento y tácticas a las policías locales y estatales.

Esa guerra tiene cuando menos tres indicadores que han aumentado la alarma en las oficinas de inteligencia y seguridad nacional de los EU:

1.- El temor de que terroristas aliados a cárteles mexicanos del narco utilicen francotiradores contra policías, funcionarios y familiares.

2.- Evidencias de alianzas estratégicas entre los cárteles mexicanos y la organización Hezbollah, considerada por los EU como terrorista.

3.- Y datos de que organizaciones criminales mexicanas ya operan con maniobras militares dentro de los EU, por ejemplo con disfraces de policía.

En un análisis publicado en la revista Counter Terrorism & Homeland Security Internacional, el militar retirado inglés Mark Spicer, especializado justamente en francotiradores, aporta evidencias en cada uno de los tres casos:

1.- El decomiso en México de armas que son usadas por francotiradores: rifles barrat semiautomáticos y pernos de acción calibre 50 y rifles 308 calibre 50 milímetros, además de balas especiales que pueden penetrar vehículos que usan las policías y las patrullas fronterizas. Se trata de armamento que ha sido utilizado en Irak y Afganistán por francotiradores contra militares estadunidenses. Fuerzas militares en Medio Oriente decomisaron un manual de francotiradores árabes. Aunque pareciera exagerado, dice Spicer, de todos modos en las policías estadunidenses ya se han creado unidades especiales contra francotiradores.

2.- De acuerdo con Spicer, algunos arrestos de narcos mexicanos han ofrecido la evidencia de tatuajes con signos iraníes, además de que existe la pista de que los túneles mexicanos en ciudades fronterizas con los EU revelan cierta tecnología árabe que fue popularizada por la organización Hezbollah, un grupo islamita libanés acrecentado con fuerzas de la guardia revolucionaria iraní, considerada la más radical, violenta y nacionalista. En los servicios de inteligencia de los EU existe la conclusión de una relación orgánica entre Hezbollah y el gobierno iraní. Spicer agrega que existen datos sobre capacitación en idioma español a árabes en Venezuela.

3.- Asimismo, en los EU afirman que cárteles mexicanos han obtenido capacitación y entrenamiento por parte de organizaciones terroristas árabes. Por ejemplo, destacan el uso por parte de los cárteles de instrumentos de vigilancia desde el lado mexicano sobre los movimientos policiacos estadunidenses, de la misma manera que la Guardia Nacional de los EU tiene puestos de observación sobre territorio mexicano. Se trata, afirma Spicer, de “una clásica estrategia militar” para dominar visualmente un vasto escenario del territorio enemigo y moverse en los espacios descuidados.

En este escenario se localiza la decisión de los EU de militarizar, mediante la presencia de las técnicas y capacitación de la Guardia Nacional, la parte insegura de su frontera con México. La Guardia Nacional no realiza labores operativas sino de entrenamiento a las policías con técnicas y tácticas militares que se utilizan en zonas de guerra como Irak y Afganistán. Los cuadros apostados en las zonas de conflicto de Arizona y Texas han llevado, asimismo, armas sofisticadas que utilizan los militares en guerra convencionales en el extranjero.

De acuerdo con Spicer, el gobierno de los EU le ha otorgado especial atención a la amenaza de que los cárteles mexicanos de la droga podrían utilizar francotiradores contra policías estadunidenses. Primero podría darse una guerra de francotiradores de un lado a otro de la frontera, pero expertos policiales consultados por Spicer han revelado la creación de fuerzas especiales de contrafrancotiradores en ciudades del interior de los Estados Unidos. Para ello se han revisado las técnicas del famoso francotirador de Washington que en 2002 asesinó a diez personas en la capital política de los EU y al que le aplicaron la pena de muerte en noviembre de 2009.

La movilización de tropas de la Guardia Nacional --mil 200 hasta ahora, pero con posibilidad de llevarlas hasta diez mil como exigen algunos congresistas-- fue producto precisamente de los datos de inteligencia que revelaron una mayor vinculación orgánica entre organizaciones terroristas árabes radicales y cárteles de la droga. Spicer revela, además, que algunas policías de condados de Arizona han denunciado amenazas de muerte contra ellos y sus familias por parte de los cárteles mexicanos, pero hasta ahora esas amenazas se han ocultado con discreción para evitar situaciones de pánico. La Guardia Nacional ha entrenado a esas policías en técnicas de guerra terrorista, además de consolidar ya algunas oficinas dedicadas a analizar el peligro de los francotiradores contra policías estadunidenses.

El temor se basa en el hecho, dice Spicer, de que un francotirador requiere menos recursos que cualquier ataque terrorista o cualquier “bomba sucia” o algún ataque espectacular. Se trataría de una escalada en el uso de la violencia por parte de los cárteles mexicanos para abrir callejones en la frontera lejos de la vigilancia policiaca. Ante esta amenaza, la respuesta de los EU fue la militarización de la frontera a través de la Guardia Nacional, aunque aquí no descartan que pronto el ejército y los marines de los EU tomen el control fronterizo EU-México

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar