--------

Jueves 20 de enero 2011


 

+ Televisa: medio es el mensaje

+ Y complicidad, no periodismo

 

 

La parte más importante de la producción de televisión se localiza en los intereses. Y las entrevistas a Kalimba y al JJ en Televisa trataron de esconder el verdadero juego político: los dos estaban directamente relacionados con intereses de la televisora y ésta tuvo la oportunidad de contaminar procesos penales para lavarse las manos y la cara con las entrevistas realizadas por Carlos Loret de Mola.

El asunto es delicado porque la autoridad permitió las perversión de procesos penales por una instancia de alguna manera relacionada con los procesos: Kalimba era usado por Televisa para la imagen institucional de la empresa y el JJ mostró indicios de vinculaciones de Televisa con el Bar Bar donde ocurrió la agresión contra Salvador Cabañas, un jugador del América, equipo propiedad de Televisa.

Las entrevistas de Loret sirvieron para mediáticamente condenar anticipadamente a Kalimba y para exonerar al JJ antes del desahogo de pruebas. En ambos casos, Televisa era parte del escenario de los procesos penales, lo que obligada a impedir su involucramiento. Lo malo es que un procedimiento penal se basa en reglas estrictas para impedir abusos o parcialidades y una entrevista televisada con acusados penalmente --y uno de ellos en condición de arrestado-- apela a las pasiones del público.

En términos de saldos, Televisa y Loret de Mola condenaron abusivamente a Kalimba con una entrevista amañada con el cantante y una patética conversación con la acusadora --si acaso era ella porque hay muchas dudas al respecto-- y exoneraron al JJ de un presunto intento de homicidio. Por lo demás, el JJ tiene ya argumentos legales para beneficiarse porque sus declaraciones fueron hechas en televisión y no ante una autoridad judicial. Asimismo, Televisa demostró su poder al incidir en procedimientos penales, y con la ayuda de la autoridad en el caso del JJ.

Televisa y Loret de Mola hicieron trizas el sistema judicial al convertirlo en un reality show. El entrevistador fue un fiscal con Kalimba y un exonerador con el JJ. En el caso del JJ el proceso penal determinado por el Código Federal de Procedimientos Penales fue pervertido y contaminado y cualquier resolución final será fruto de un árbol envenenado. Más aún, el JJ podría exigir su libertad porque fue sometido a un interrogatorio periodístico mientras se encontraba detenido por las autoridades y en tiempos de su declaración preparatoria. La entrevista de Loret de Mola dejó inservible el proceso penal.

Asimismo, la entrevista, antes de la declaración preparatoria, le dio ventajas al JJ porque lo enfrentó a las acusaciones y a las posiciones de los testigos en su contra --informaciones controladas por las leyes-- y le dio tiempo no sólo para diseñar una argumentación a modo, sino en televisión aprovechó la ventaja de ofrecer su argumentación de inocencia antes que la acusación formal de la autoridad.

Por lo pronto, habrá que determinar si la Policía Federal y Televisa violaron el párrafo cuarto del 16 constitucional: “la autoridad que ejecute una orden judicial de aprehensión, deberá poner al inculpado a disposición del juez, sin dilación alguna y bajo su más estricta responsabilidad. La contravención a lo anterior será sancionada por la ley penal”. La Policía Federal detuvo al JJ y no lo presentó al juez ni al MP sino que lo puso a disposición de… Televisa, parte del proceso judicial por las relaciones de la empresa con el Bar Bar. Este solo hecho podría ser argumento del JJ para solicitar su libertad porque fue cedido a una empresa no judicial involucrada en los sucesos.

Asimismo, Televisa violó dos principios establecidos claramente en el 20 constitucional:

“I.- El proceso penal tendrá por objeto el esclarecimiento de los hechos, proteger al inocente, procurar que el culpable no quede impune (…)”. La entrevista de Loret de Mola, al contaminar el proceso judicial, podría beneficiar al acusado JJ y quedar impune.

“II. Toda audiencia se desarrollará en presencia del juez, sin que pueda delegar en ninguna persona el desahogo y la valoración de las pruebas (…”. Antes de ser entregado al juez, el JJ enfrentó el desahogo y la valoración de pruebas no ante un juez sino ante el entrevistador de Televisa.

Y Loret también le dio ventaja al acusado JJ porque en la entrevista manejó información privilegiada del expediente acusatorio. La fracción VI del inciso B del 20 constitucional establece que “el imputado y su defensor tendrán acceso a los registros de la investigación cuando el primero se encuentre detenido y cuando pretenda recibírsele declaración o entrevistarlo (por un juez o un MP)”. En entrevista y a los ojos de millones de personas, el JJ tuvo acceso a los registros de la investigación.

La entrevista de Loret al JJ reveló un cochinero judicial: le dio voz al inculpado para imponer en opinión pública su inocencia no probada en tribunal, se niega a darle voz al futbolista Salvador Cabañas como la parte afectada porque Televisa-América le debe dinero al futbolista y el JJ fue “encontrado” después de que Cabañas firmó un acuerdo de liquidación con Televisa-América.

Por tanto, los casos Kalimba-JJ-Televisa no son hechos periodísticos sino la transformación de Televisa en Ministerio Público y juez.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar