--------

Martes 1 de Febrero 2011


 

+ 2011: el PRInosaurio ha muerto

+ 2012: viva el PRD-PANosaurio

 

 

Para Estela Livera y Ricardo Alemán, dos

periodistas en toda la extensión de la palabra

 

Las lecciones que dejaron que dejaron las elecciones en Guerrero sólo contribuyeron a documentar el pesimismo político:

1.- En Guerrero ganó el PRI, el estilo priísta, un candidato priísta. Ni el PAN ni el PRD fueron capaces de construir una figura propia. Y tuvieron que echar mano del priísta Angel Heladio Aguirre. El PAN perdió identidad ideológica y el PRD desprestigió a la verdadera ideología de izquierda. Y ni a cual irle: si al PRI de Aguirre o al PRI de Añorve.

2.- Según la especialista en encuestas María de las Heras, hace dos semanas el PRI iba arriba por tres puntos. Ahí se dio la decisión de Estado de declinar al candidato del PAN a favor del candidato del PRD y filtrar el testimonio amañado de un testigo protegido en contra del priísta Manuel Añorve. La tendencia cambió de rumbo electoral.

3.- La victoria política fue para Marcelo Ebrard, quien usó recursos públicos del gobierno de DF y utilizó horas laborales de su cargo de jefe de gobernó para la campaña en Guerrero. La imagen patética del ex presidente panista César Nava fue la imagen del nuevo PAN cantando la victoria… del PRD.

4.- Ebrard ganó la elección pero perdió en el juego estratégico del 2012. López Obrador ya sabe que tiene que reventar el modelo PAN-PRD de Ebrard en el Estado de México si quiere tener espacios para la candidatura presidencial. Ebrard tuvo que adelantar su juego político: alianza con Los Pinos y con el PAN, a costa de sacrificar la --inexistente-- ideología del PRD. Por eso no pocos comienzan a ver la inserción de Ebrard al PAN por si López Obrador quiebra la alianza PRD-PT-Convergencia.

5.- La victoria no fue democrática, sino una operación política electoral al viejo PRI en las campañas del PRD, del PAN y del PRI. Eso sí, el aparato electoral del PRI fue pisoteado, humillado, destruido y hasta escupido. Los que manejaron la elección perredista fueron gente priísta de Ebrard. Por eso la percepción de que murió el Dinosaurio del PRI pero nació el Dinosaurio del PAN-PRD.

6.- Guerrero se unió a los fracasos de la estructura electoral del PRI en Oaxaca, Puebla, y Sinaloa. Los operadores electorales del PRI son ya obsoletos. No ganan ni una elección de cooperativa escolar. Estaban acostumbrados a robar votos, no a mover votantes.

7.- El PRI no pudo --no quiso-- consolidar un frente unido interno: la presidenta saliente Beatriz Paredes se vio mezquina, el presidente entrante Humberto Moreira fue rebasado por la dimensión del desafío y Enrique Peña Nieto no quiso despeinarse en una elección perdida. Guerrero y Edomex podrían terminar con el sueño priísta del regreso a la presidencia. Al PRI le hace falta un liderazgo real. Al final perdió el PRI de Peña.

8.- La ausencia de Peña Nieto del proceso electoral fue un mal augurio y la señal de que Fuerza Mexiquense también podría ser un mito genial, ante la estructura electoral que Ebrard armó en el GDF. Ahora esa Fuerza GDF va a volcarse sobre el Estado de México, con la alianza del aparato de Estado del PAN. Guerrero fue un aviso de advertencia para Peña, cuyo exceso de confianza ya fue detectado por el PRD-PANosaurio.

9.- La elección en Guerrero fue de Estado, como las que organizaba antes el PRI en sus tiempos de oro y del cual aprendieron --y bien-- Manuel Camacho y Marcelo Ebrard. La muerte del PRInosaurio permitió el nacimiento del PRD-PANosaurio. El PRD sin el PAN hubiera sido aplastado y el PAN sin el PRD se hubiera hundido. El mensaje de Guerrero quedó claro: derrotar al PRI no en las urnas sino con el aparato estatal.

10.- El operador fue Camacho, quien se alzó como el fundador del partido PAN-PRD. En el 2012 podría lograr lo que no pudo en 1994: desfondar al PRI. Lo que viene ahora a nivel federal es el diseño de un programa de gobernación política al estilo Camacho y a Camacho como el estratega del gobierno federal. En 1994 Camacho fue derrotado por Carlos Salinas; hoy podría suceder que el PRI sólo tenga la oportunidad de salvarse si Salinas toma las riendas del poder priísta. Y el 2012 sería la repetición de 1994.

11.- La piedra preciosa del proceso político no fue, lamentablemente, la instauración-consolidación de la democracia, sino la decisión política del PAN de no regresarle la presidencia al PRI y de usar para ello el aparato del Estado. Por tanto, no queda más que una jugada sorpresa del último minuto del Super bowl: un acuerdo PAN-PRD (sin AMLO) para el 2012. Solos, ninguno de los dos puede ganar. Y no hay más camino que negociar posiciones: gobierno del Estado de México y gobierno del DF para el PRD, a cambio del apoyo del PRD al PAN. El PAN enfrentará el dilema de pactar con el PRD o perder con el PRI.

12.- Guerrero no fue una lección de transición sino de elección al viejo estilo priísta, entre priístas y con priístas de candidatos. Y era obvio si todos los involucrados eran-fueron priístas. Eso sí, Guerrero dejó huellas claras de que el actual sistema electoral ya no sirve. Además, la elección guerrerense retrocedió la transición a 1999. Como maldición gitana, el PAN se transformó en un PRI-gobierno y el PRD dejó muy claro que sólo ganará si compite con priístas en activo.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar