--------

Miércoles 1 de junio de 2011

+ Arce: revolución de lo mismo

+ Edomex: Camacho vs. Camacho

 

Si la elección del Estado de México podría aportar indicios de cómo vendría la presidencial de Enrique Peña Nieto, existen ya algunos datos a considerar:

1.- El PRI mexiquense va a operar la elección al viejo estilo priísta, aprovechando que el jefe del ejecutivo estatal es priísta y que además está colocado en la punta de las encuestas de las presidenciales del 2012, aunque con ello deje una estela de indicios de que en el Estado de México se va a iniciar la restauración del ancien régime tricolor.

2.- El PRI mexiquense quiso acotar la elección al ámbito local para beneficiarse del control de la información, pero el representante perredista en el Instituto electoral, Manuel Camacho, ya rompió la concha y logró que los debates pasaran a la información nacional.

3.- La preocupación del PRI mexiquense no quiere dejar ningún hilo suelto. Por ello es que ya pactó con los trabajadores radicales del SME la creación de una nueva empresa que sustituya a la quebrada Luz y Fuerza y por ello le abrió espacio al ex guerrillero, ex perredista René Arce. No importan los compromisos que definan posiciones políticas, ni que el SME se haya convertido en un grupo de choque priísta contra el PAN, ni que Arce tenga mal clima en las fuerzas de seguridad.

4.- Si de verdad Arce le acarreará al PRI 140 mil votos, entonces cabe preguntarse por qué no los llevó a Iztapalapa donde Juanito aplastó en el 2009 a la candidata perredista de Arce y Ruth Zavaleta y le sacó 50 mil votos de ventaja: 128 mil votos para Silvia Oliva apoyada por Arce y 180 mil para Juanito. En todo caso, el PRI mexiquense y Arce magnificaron la incorporación de Arce al PRI por la preocupación del repunte electoral que comienza a tener el candidato perredista Alejandro Encinas. Por lo demás, esa preocupación se reveló con la presencia de toda la aplanadora del PRI mexiquense en la ceremonia de adhesión de Arce.

5.- Por lo demás, Arce no ha sabido acumular la militancia necesaria para registrar un partido político local en el DF. Según la ley electoral de Ebrard, un nuevo partido político en el DF necesita acreditar 147 mil 733 afiliados y Arce comenzó a presionar para bajar el piso de 2% de la lista nominal de electores para registrar un nuevo partido porque no los acabala. Si la base militante de Arce es el DF y no pudo juntar 147 mil 733 firmas, sería interesante que el PRI mexiquense probara  los 140 mil votos mexiquenses que creen que Arce va a llevar al candidato priísta mexiquense. De tener los casi 300 afiliados en el Valle de México, Arce tendría un gran partido en potencia que pudiera operar sin el PRI. Por tanto, Arce no hizo más que autoinsuflarse para chamaquear al PRI mexiquense que en verdad sí creyó la militancia de los seguidores de Arce puesto que movió al equipo pesado de asesores electorales en la ceremonia de priízación del ex guerrillero.

6.- Lo de menos es que el PRI mexiquense esté preocupado por sumar votos sin fijarse en la calidad. Lo interesante será saber el razonamiento político de René Arce para explicar cómo dio la voltereta en el trapecio de los intereses no políticos. Paradojas de la izquierda: un guerrillero del EPR ayudó con su lucha y el sacrificio de guerrilleros a sacar al PRI de Los Pinos y ahora ese guerrillero anti priísta se suma al viejo priísmo que la oleada democrática destronó del poder y ayudará a regresar al PRI al poder con el voto y la movilización electoral y los votos de la izquierda ex perredista.

7.- Lo que el PRI mexiquense no aclaró en la alianza con el ex guerrillero Arce es lo de “similitudes ideológicas” y el candidato tricolor Eruviel Avila se lanzó al ruedo al hablar de coincidencias entre “una formación de izquierda-social democrática” de Arce y la propia de “la cultura del esfuerzo”, cuando en realidad la guerrilla de Arce nació para combatir al Estado priísta de Avila. Aunque a la hora del reparto del poder, lo de más es lo de menos.

8.- Lo significativo del caso de Arce es que el PRI no ha cambiado, sino que la transformación regresiva ha sido de la izquierda radical y militante. El PRI mexiquense es el mismo de siempre. Por eso la gran batalla política no se dará en las urnas sino en el seno del Instituto Estatal Electoral del Estado de México, donde ya se encontraron dos pesos pesados: el ex gobernador y abogado César Camacho como representante del PRI y el político Manuel Camacho como representante de la coalición PRD-PT-Convergencia. Por lo pronto Manuel Camacho ya ganó su primer round al sacar los debates entre candidatos del espacio de la controlada prensa estatal y abrirla a la prensa nacional. Los dos ex gobernadores tienen experiencia electoral.

9.- El arranque electoral en el Estado de México no difiere mucho del saldo de las elecciones de gobernador en el 2005: 47% para el PRI, 24% para el PRD; hace seis años, el PAN logró 24% con Rubén Mendoza Ayala pero hasta ahora Luis Felipe Bravo Mena no ha sabido motivar su campaña para llevarla más allá del 17%. El problema del PAN es que parece no tener el impulso para revertir la derrota electoral municipal del 2009 cuando perdió el corredor azul de los conurbados. De ahí que el PRD con Encinas tenga más posibilidades de repuntar que el PAN de Bravo Mena.

10.- El principal problema del PRI en el Estado de México comienza a perfilarse en los modos electorales, no tanto en las cifras. Y ahí se tendrá que abrir el problema serio del Instituto Electoral del Estado de México. Se trata de un organismo de adorno, marcado por el control, priísta y sin capacidad para sancionar irregularidades. En ese espacio se dará del choque de poderes y de experiencia entre el ex gobernador César Camacho y el ex jefe del DDF Manuel Camacho.

(Por un error atribuible al columnista, en el texto de ayer en tres ocasiones se refirió al Ministro Juan Silva Meza como Silva Nieto. Disculpas y se corrige)

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

 

Imprimir


  Regresar