--------

Jueves 30 de junio de 2011

+ Volpi: “una pasión desdichada”

+ Fuera del presupuesto, error

 

Cuando analizó la cuestión de los intelectuales y el poder, el poeta Octavio Paz dijo que los hombres de letras podían trabajar en el gobierno pero “mantener la distancia del Príncipe”. Aunque reconocer la dificultad de lograrlo, concluyó que las relaciones de los intelectuales con el poder era una “pasión desdichada”.

El pequeño affaire del escritor Jorge Volpi con la canciller Patricia Espinosa está muy lejos de los conflictos analizados por Paz y Jean Paul Sartre sobre el papel de los intelectuales ante el poder y se acerca más a la picardía del conocido personaje de la malicia priísta César El Tlachuache Garizurieta: “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”.

Claro, las redes sociales son capaces de convertir cualquier incidente salarial en escándalo de poder. Volpi se enojó porque le habían prometido un cargo cultural en la embajada de México en Italia, luego de haber terminado su ciclo como director de Canal 22 del Estado. Pero horas antes de la formalización, le avisaron que la plaza de había cancelado. Y Volpi se quedó fuera del presupuesto público.

El asunto se enredó cuando Volpi dijo que la razón de su desnombramiento se localizaba en sus opiniones políticas que no gustaron en ciertos niveles burocráticos, sobre todo una referencia al problema de la seguridad pública y la estrategia gubernamental. Se trataba de algunas frases al final de su colaboración editorial en Reforma el pasado domingo 19 de junio, al comentar el libro El ruido de las cosas al caer, del escritor Juan Gabriel Vásquez, que toca la crisis del narco en Colombia. Ahí Volpi deslizó lo que considera el párrafo que sacudió --¿tambaleó?-- al gobierno del presidente Calderón:

“Al mirarse en el espejo de Laverde (protagonista asesinado en la novela por sicarios), el abogado observa los pasos que lo condujeron al crimen y a la muerte. No descubre una solución fácil al dilema del narco, pero al menos se atreve a contemplar de cerca, sin rencores ni prejuicios, una de las miles de vidas destruidas por éste. Quizás no parezca demasiado, pero es un paso imprescindible. Bien haríamos nosotros en abandonar por un momento las estadísticas y los reportes policiales para mirar a esos miles de individuos que se despeñan en el crimen. Sólo así, atisbando sus razones, que suelen ser las razones de la pobreza, el rencor o el pánico, podremos aspirar a recomponer el tejido social que nos envuelve”.

A lo largo de su tiempo como funcionario, Volpi nunca se salió del protocolo ni se atrevió a publicar alguna crítica política contra el régimen. Más aún, tocó temas polémicos pero sin aparecer ya no se diga como un disidente sino como una persona con pensamiento crítico o, peor aún, con relativa autonomía. En el artículo anterior, por ejemplo, habla de la crisis de seguridad en Colombia en 1996 que “remite a alguna ciudad mexicana, Morelia, Ciudad Juárez, Monterrey”, pero, molusco intelectual, da una salida y dice que se ha querido encontrar similitudes mexicanas “sin apreciar matices”.

Más que el asunto de la “crítica” que supuestamente no gustó en Relaciones Exteriores, el fondo en realidad fue otro: cuál es --y cuál debería ser-- la relación de los intelectuales con el poder. Volpi no quería salirse del presupuesto, por eso aceptó una posición menor en el servicio diplomático. Y como se trataba de plazas que no es la primera vez que se cancelan --con Fox ocurrió lo mismo--, entonces el problema fue de chamba, no de ideas.

Lejos, muy lejos, quedaron los tiempos en los que los intelectuales renunciaban al Estado por razones políticas. En 1968 José Revueltas renunció a un modesto cargo en la Secretaría de Educación en protesta al mal trato que le dieron en el aeropuerto al regresar en marzo de Cuba. Y qué decir de la ejemplar posición de Octavio Paz de renunciar a la embajada en la India en protesta por la represión priísta en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968. Como embajador, Paz envió unas notas a la cancillería en las que prefiguró la tesis de Posdata:

“La reforma de nuestro sistema político, según ya dije, requiere no sólo realismo sino imaginación política. Necesitamos encontrar formas de participación política y económica que den a los ciudadanos, especialmente a los jóvenes, ya sean estudiantes u obreros, la posibilidad de discutir los asuntos públicos y de colaborar efectivamente en su resolución”.

Y en una comunicación confidencial, Paz renunció por la represión de Tlatelolco: “no estoy de acuerdo en lo absoluto con los métodos empleados para resolver --en realidad: reprimir-- las demandas y problemas que ha planteado nuestra juventud”.

Lo peor de todo es que Volpi analizó a fondo el papel de los intelectuales en la política y frente al poder en dos libros de investigación: La imaginación y el poder. Una historia intelectual de 1968, publicado justamente en el año de 1998 en que la revista Vuelta publicaba las cartas de Paz sobre Tlatelolco, y en la que Volpi pasaba revista acrítica, complaciente y temerosa de los intelectuales ante Tlatelolco. Y en el 2004 publicó La guerra y las palabras. Una historia intelectual de 1994, o los intelectuales ante la aparición de Marcos y el EZLN.

Volpi fue director de la Casa México en París, un cargo gubernamental que le otorgó el gobierno panista de Fox, y luego en el Canal 22 en el gobierno actual pasó sin dejar huella. Su regreso al servicio exterior en el cargo menor de consejero cultural en la embajada en Italia estaba apuntado también como los anteriores: asegurar un empleo burocrático para investigar temas de sus libros.

Los dimes y diretes de Volpi y la Secretaría de Relaciones Exteriores ocultan el tema central: los intelectuales orgánicos. O, con su salida, Volpi anunciaría el fin de la dictadura perfecta en la que los intelectuales vivían del presupuesto y criticaban al sistema, sin que nadie les dijera algo. Pero el asunto se resume al salario, no a las ideas. Y menos con los intelectuales moluscos.

(Diario Político 2012 de Carlos Ramírez en www.grupotransicion.com.mx)

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

 

Imprimir


  Regresar