--------

Miércoles 23 de marzo 2011


 

+ PRD: entre el PAN y Bejarano

+ Sigue proletariado sin cabeza

 

 

Con una licencia más poética que política, el PRD volvió a confirmarse como el “partido de izquierda”. Sin embargo, la elección de la nueva directiva evidenció a un PRD atrapado en la telaraña de intereses que nada tienen que ver con la verdadera ideología de izquierda.

Las principales alianzas del PRD quedaron bastante claras:

1.- Con el PAN, porque la dirección de Jesús Zambrano se votó sólo por la urgencia coyuntural de la alianza electoral en el Estado de México, sin presentar los puntos concretos de un “programa de gobierno común”. Aunque PAN y PRD han negado más de tres veces una alianza para el 2012, quedan los indicios de operaciones políticas para un acuerdo entre ambos en el 2012 para apoyar al PRD en el DF de López Obrador y apuntalar al PAN en el 2012 y evitar el regreso del PRI. En el PRD se afina el modelo Guerrero: declinación, igual a la que hizo Marcelo Ebrard en el 2000 para dejarle el camino libre a López Obrador rumbo al GDF.

2.- Con la ideología conservadora. Si se revisan bien los espacios políticos de la alianza, el PAN se corrió de la derecha al centro y con ello amplió su base política de votos y su legitimidad ideológica. En cambio, el PRD pasó de una izquierda neopopulista y asistencialista presupuestal a la derecha porque no encontró agarraderas en el centro.

3.- Con lo que representa moralmente el regreso formal de René Bejarano al PRD, sin haber aclarado su papel en el video en el que recibió bolsas de dinero de parte del empresario Carlos Ahumada Kurtz. López Obrador encarceló a Ahumada y facilitó la libertad de Bejarano. ¿La razón? Bejarano confesó en televisión que López Obrador estaba enterado de la recolección de dinero en efectivo para pagar actividades políticas sin vigilancia fiscal. Hoy Bejarano es el poder detrás de la nueva secretaria general, Dolores Padierna. Ahí fijó el PRD una parte de su definición política.

4.- Con el sector salinista de Marcelo Ebrard, quien jugó a la grilla presentando la propuesta del diputado Ríos Piter --un tecnócrata formado en Hacienda con José Angel Gurría y luego como subsecretario de la Reforma Agraria en el sexenio de Fox-- sólo para consolidar la posición de Padierna. Ebrard fue el responsable político de la alianza contra-natura entre los Chuchos con Zambrano y los lopezobradoristas con Padierna. Al final, Ebrard no pudo apropiarse del PRD pero quedó como el Caudillo en ciernes.

5.- Con la coyuntura política y por tanto alejándose cada día más de la coherencia política e ideológica. El PRD nació contra Salinas, a favor del modelo cardenista de Revolución Mexicana y con la alianza ideológica con el Partido Comunista Mexicano y otros grupos importantes de la izquierda socialista. La votación por la nueva dirección del PRD se hizo sólo para la alianza con el PAN y sin ninguna afirmación ideológica. En este contexto está el significado de Padierna: el lumpenproletariado capitalino, las masas amorfas acarreadas y el radicalismo antisistema, ninguna de las cuales con capacidad suficiente para modificar el rumbo del modelo neoliberal. Las tres nuevas fuerzas del PRD quedaron definidas: el salinismo con Ebrard, el panismo con Zambrano y el lumpen con Padierna.

La elección de la nueva dirección política del PRD confirmó la percepción de que el partido llegó a su fin histórico. La alianza con el PAN y la ausencia de una ideología de izquierda terminaron el ciclo perredista. El largo y sinuoso camino de la izquierda radical comenzó con la guerrilla armada --Zambrano fue miembro de una facción de la Liga Comunista 23 de Septiembre y participó en el grupo radical violento de Los Enfermos de la Universidad Autónoma de Sinaloa-- y está terminando en una alianza con el PAN.

Y si bien el PRD está eludiendo el diseño de un “programa de gobierno común” con el PAN para la candidatura aliancista en el Estado de México porque implicaría la definición de una agenda político-ideológica conjunta y con el riesgo ya percibido de que las ideologías de los dos partidos son excluyentes, de todos modos el PRD es el que más pierde en las alianzas por la capacidad de gestión política del PAN al amparo del gobierno panista de Calderón, como ya se ha visto en los gobiernos aliancistas. La presidencia de Zambrano redefinirá el rumbo ideológico del PRD, alejado ya de Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador y en función del juego de poder de Ebrard y el PAN calderonista.

En el mismo espacio político, el PRD quedará marcado por el regreso de René Bejarano al partido, luego de las evidencias de corrupción política al recibir dinero del empresario Ahumada y ofrecer posiciones políticas para la realización de negocios. El Bejarano de las ligas se apareció el pasado fin de semana como la metáfora del PRD de los Chuchos. Y se trata del Bejarano que continúa como el principal operador político de López Obrador, el encargado de las maniobras, las intrigas y los acarreos, el traficante de beneficios presupuestales para grupos lumpen en la ciudad de México.

El PRD que nació de la fusión de la Corriente Democrática del PRD y su bandera de rescate del cardenismo de la Revolución Mexicana y del Partido Comunista de ideología de izquierda ha llegado a su fin histórico. Hoy los símbolos de la izquierda son el neopopulista López Obrador, el salinista Ebrard y las ligas de Bejarano. El PRD se ha olvidado de los sindicatos como instrumentos de modificación de las relaciones de poder. Lo escribió José Revueltas en 1958: el verdadero espacio de lucha entre la derecha, el oportunismo y la izquierda se localiza no en la “concurrencia política” de tipo electoral sino en la “concurrencia económica”, es decir: productiva. Pero hoy los sindicatos simpatizantes del PRD son una mala copia del PRI.

El PRD ha muerto e incuba el nacimiento del panrredé.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar