--------

Domingo 27 de marzo 2011


 

+ Los medios y la violencia

+ Edomex: batalla planetaria

 

La semana cerró con varias victorias gubernamentales y abrió la próxima con la batalle por el Estado de México.

1.- Agenda mediática de medios. Luego de una severa queja presidencial contra la violencia multiplicada en los medios y después de haber confesado que habría sido periodista de no haber optado por la política y que su medio se habría llamado Balance, el presidente Calderón logró imponer su agenda de seguridad sobre las políticas de los medios.

Pero hay que anotar que los medios perdieron la oportunidad de definir su agenda sobre la gubernamental de seguridad. Lo bueno del acuerdo para manejo informativo de la información de seguridad fue la desdramatización de la información y la obligación de los medios de no sólo criticar al gobierno sino de indagar sobre los capos de la droga. Lo malo fue que ese acuerdo quedó en el marco político del poder de Televisa y TV Azteca y el mamotreto conocido como Iniciativa México.

Ahora debería venir un debate en los medios sobre la orientación de la información, pero sin abandonar su vena crítica. De todos modos, se espera una disminución de la pasión crítica en los medios, aunque Proceso, La Jornada, MVS, Reforma, la revista Zeta de Tijuana y El Diario de Ciudad Juárez y varias facultades de la UNAM, a pesar del entusiasmo del rector José Narro con todo lo que signifique presencia en medios.

 

2.- Estado de México. En el territorio mexiquense comenzó ya la madre der todas las batallas o el arranque formal de las elecciones presidenciales de 2012. Los espacios están definidos: PAN-PRD, si logran la alianza sin fracturar al perredismo y si encuentran un candidato idóneo; y PRI, con el manejo bajo presión del proceso por parte del gobernador Enrique Peña Nieto, el precandidato presidencial priísta mejor posicionado. Hasta ahora no se ha tomado en cuenta lo que podría llamarse como el tercer invitado: el Partido Alianza Social de Elba Esther Gordillo, quien ya se alió al PRI en contra del PAN.

Este fin de semana se van a aclarar tres puntos: primero, si la encuesta apuntala la alianza, segundo si PAN y PRD encuentran un candidato ciudadano y tercero si el PRI mexiquense logra imponer la candidatura de Alfredo del Mazo sin provocar la ruptura del ecatepense Eruviel Avila. En estos hechos se perfilarán las fuerzas en pugna, con el dato adicional de que el PRI nacional está interesado en fortalecer a Peña. En los tres puntos existen dudas que serán parte de la agenda de riesgo de la próxima semana.

 

3.- Sucesión 2012.- En las tres semanas pasadas finalmente se coló, en medio del vacío político y de las fricciones con los EU, la agenda de la elección presidencial del 2012. Por un lado, por el desafío de Peña; por otro, por la decisión de López Obrador de destaparse por enésima vez como precandidato presidencial ahora a través de la presentación formal y en local cerrado de su proyecto alternativo de nación; y por un tercer lado, por la presión política que encontró el PAN al dejarle el espacio al PRI y al PRD y la decisión presidencial de comenzar a posicionar a los aspirantes.

Hasta ahora las encuestas sobre el 2012 aún no revelan tendencias del voto sino apenas simpatías. El PRI encabeza las dos, primero por los errores de manejo de crisis del gobierno panista y luego por el hecho de que Peña logró un mejor conocimiento por su exposición en medios. Pero ya los panistas comienzan a moverse y los mejor colocados son Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel, aunque se comenzó a notar el activismo de Ernesto Cordero, secretario de Hacienda, y Heriberto Félix, secretario de Desarrollo Social, y apenas Alonso Lujambio, secretario de Educación.

Lo anterior revela que el presidente Calderón comenzó a mover los hilos del 2012 panista y nacional.

 

4.-Movimientos sociales. Los partidos han comenzado a mostrar que carecen de hilos de control y de manejo de los hilos de la inestabilidad. Dos grupos saltaron a la atención por su activismo autónomo, sin que autoridades o partidos traten de manejar la intensidad del conflicto: el grupo priísta Antorcha Campesina y el grupo insurreccional de la sección 22 del SNTE en Oaxaca. Los dos podrían enrarecer el ambiente político porque se mueven por la libre y con su propia agenda.

En Oaxaca se cruzan dos corrientes: la de López Obrador que apela a la inestabilidad como una forma de restarle el gobierno aliancista a los intereses del PAN --como se vio en la violencia el 15 de febrero durante la visita del presidente Calderón-- y la del PAN dominante en el entorno del gobierno de Gabino Cué pero sin una agenda de control de la inestabilidad. La 22 parece dispuesta a provocar la primera crisis de gobierno y de gabinete y con ello acotar al gobierno aliancista.

La inestabilidad de la 22 en Oaxaca podría trasladarse pronto por la revisión ya iniciada del contrato salarial entre la dueña del SNTE, Elba Esther Gordillo, y la SEP y la siempre inconformidad de algunas secciones agrupadas en la Coordinadora magisterial. En Oaxaca dicen que los activismos de la 22 buscan una revisión local del contrato pero en realidad la agenda de la 22 tiene que ver más con asuntos políticos que salariales y con la intención de demostrar que Cué llegó al gobierno por la 22 y no por el apoyo de Gordillo.

 

5.- Agenda del PRI. El presidente del PRI, Humberto Moreira, está cometiendo muchos errores de estrategia, aunque un acierto: imponer la agenda del debate político. A su favor corre el hecho de que el PAN carece de una estrategia de previsión o de marcaje personal, por lo que Moreira ha logrado evitar que el panismo confronte al priísmo. El acercamiento del PRI con la nueva dirigencia del PRD para realizar un foro sobre la pobreza tuvo la intención de imponer el tema del saldo social de la crisis económica y de buscar formas de enfriar la alianza PAN-PRD contra el PRI en el Estado de México.

Los panistas no tienen analistas de riesgos políticos ni menos aún operadores eficaces. Por eso es que el activismo de PRI ha comenzado a dejar al PAN a la cola de los acontecimientos y con reacciones tardías e ineficaces. Lo grave es que ni siquiera el PAN ha sabido aprovechar la temática de la pobreza, donde el PRI tiene más pasivos. La dirección panista de Gustavo Madero ha sido aplastada por el PRI y el PRD, pero no existe en el panismo algún cuarto de guerra para diseñar estrategias o para enfrentar ofensivas. En círculos del poder consideran que pronto el presidente Calderón va a tener que meterse en el funcionamiento del PAN porque Madero ha sido desbordado por todos lados y carece de capacidad de respuesta.

 

6.- Agenda que viene. Entre todos los temas que dominarán la agenda política de la próxima semana se localizan cuando menos dos que serían secuelas de la semana pasada: los efectos de las decisiones este fin de semana en la sucesión priísta mexiquense y las secuelas del acuerdo informativo contra la violencia.

Otros temas:

--El debate decreciente sobre la relación con los Estados Unidos, luego del enojo del embajador Carlos Pascual y el espaldarazo del presidente Obama. En algunas fuentes prevén algún manotazo de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, pero fuentes en los EU dicen que se encuentra preparando su salida del cargo y no para la precampaña electoral del 2012.

--El arresto del consuegro de Joaquín El Chapo Guzmán ha alertado a las autoridades de seguridad por posibles venganzas.

--Los efectos negativos de la Operación Rápido y Furioso ha beneficiado a México porque obligó a las enojadas autoridades estadunidenses a apuntalar a México para que aquí el asunto no provoque ruido en los EU.

--El IFE quedó insatisfecho con el aviso del Congreso de que hasta el segundo periodo de sesiones tratará el tema de los tres consejeros aún no designados.

--El PRD tendrá que entrarle al conflicto interno por la designación del candidato aliancista en el Estado de México. El problema central será la cuña que puso López Obrador en la secretaría general del partido, porque Dolores Padierna va a dinamitar cualquier puente y su tarea será la de reventar la alianza. Si panistas no aceptarían a un perredista de candidato y perredistas no avalarían a un panista, entonces el problema radica en encontrar a una figura intermedia que no cause ruidos. Pero como se trata del gobierno estatal con mayores recursos y con efectos electorales en el 2012, PAN y PRD quieren ganar para sus propios candidatos presidenciales.

--El jefe del gobierno del DF, Marcelo Ebrard, finalmente tuvo que aceptar que fue el gran perdedor del cambio de dirección del PRD. Y aunque Padierna es su gran aliada y dieron batallas juntos, el fanatismo lopezobradorista de Padierna y su esposo René Bejarano ha enfriado los ánimos de celebración de Ebrard.

 

www.grupotransición.com

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar