--------

Lunes 16 de Mayo de 2011

+ PRI Tabasco: premiar inseguridad

+ 2012: sucesión local por dedazo

 

Luego del largo deterioro de seguridad en Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas, el mapa de los conflictos ha prendido los focos de alarma en Tabasco. Pero mientras el clima de inseguridad se agudiza, el gobernador Andrés Granier Melo hizo sus movimientos para imponer por dedazo a su secretario general de gobierno Humberto Mayans como candidato a gobernador.

Mayans dejó el cargo y se dedicará a afianzar la candidatura priísta con el apoyo del gobernador Granier. Las elecciones en Tabasco serán en octubre del próximo año. Pero Mayans tendrá tiempo para distanciarse de la grave crisis de seguridad en el estado.

Lo malo en Tabasco, sin embargo, es que el proceso electoral del 2012 estará marcado por la inseguridad. Ante la pasividad del gobierno estatal, el clima se ha venido deteriorando como le ocurrió a Tamaulipas hace cinco años: el crimen organizado comenzó a cobrar cuotas a empresarios para evitar secuestros y comprar seguridad con los propios delincuentes, ante la pasividad de las autoridades estatales y municipales. Tabasco se encuentra en la ruta del trasiego de drogas y del tráfico de indocumentados.

Hace poco, un importante empresario ganadero acudió desesperado a buscar el apoyo del gobernador Granier porque le habían secuestrado a un familiar y pedían un rescate millonario. La respuesta del mandatario dejó pasmado al empresario:

--Mejor paga.

El empresario pagó y optó por el autoexilio.

El asunto de la inseguridad no pasaría a mayores de no ser que los dos responsables del área resultaron beneficiados con los movimientos en el gabinete con miras a las candidaturas a gobernador para las elecciones estatales del segundo semestre del 2012: Mayans le entregó la secretaría de gobierno al procurador Rafael González Lastra, los dos corresponsables de la inseguridad.

Luego de haber renunciado al PRI porque no le dieron la candidatura a gobernador hace dos sexenios, Mayans se pasó al PRD donde tampoco logró la nominación. Regresó al PRI y se sumó a la campaña de Granier. Como secretario general en el sexenio actual le tocó operar toda la política de seguridad pública y por tanto le contamina la evaluación negativa del gobierno de Granier en la materia. La organización criminal de Los Zetas, dirigida por Heriberto Lazcano El Lazca, se asentó con demasiada facilidad en la entidad a través de la compra de lealtades de la policía local. Por cierto, los criminales que pagaron por el asesinato de un marino que participó en el operativo contra Arturo Beltrán Leyva en Cuernavaca fueron capturados en Villahermosa, Tabasco.

Paulatinamente, con un saldo bastante rojo en seguridad en el 2009, Tabasco se fue sumando al mapa criminal de la inseguridad pero a partir de que los delitos crecientes fueron del tipo de fuero común. Así, Tabasco apareció como parte de la guerra entre bandas del narco y como un estado en creciente participación en el tráfico de drogas y en la violencia asociada. Tabasco quedó atrapado en la lucha criminal entre el cártel del Golfo contra el cártel de Sinaloa, y Los Zetas como el brazo armado.

Uno de los puntos culminantes de la violencia ocurrió en marzo del 2007 cuando el secretario de Seguridad Pública estatal, general Francisco Fernández Solís, fue baleado al salir del hotel donde residía; su camioneta registró más de doscientos disparos. No se trataba de un funcionario cualquiera sino que contaba con una experiencia sólida en combate al narco: comandante de la Fuerza de Tarea Marte y encargado del combate al narcotráfico en los estados de Sinaloa, Chihuahua, Durango además de director de Seguridad Pública y Tránsito en el Estado de México de 1998 a 1999. El general Fernández Solís sobrevivió aunque con heridas de seriedad, murió un escolta e hirió a varios asaltantes. El mensaje fue claro: los cárteles tenían el control de la plaza.

El punto más débil de la crisis de seguridad en Tabasco ha sido a nivel municipal. 2009 fue el peor año en saldos de sangre, con dos matanzas en municipios. Y como en Tamaulipas y Chihuahua, la peor parte del problema se localiza a nivel de la policía municipal, cuyos miembros están al servicio de los cárteles de la droga. En marzo pasado el secretario estatal de seguridad pública informó de la baja de 140 policías por vinculaciones con narco.

Responsable político del área de seguridad pública estatal, el secretario de gobierno Humberto Mayans ya dio el salto político hacia la candidatura adelantada del PRI al gobierno del estado. Las elecciones están previstas para octubre del 2012, después de las elecciones presidenciales. Pero el retiro adelantado de Mayans de la secretaría de gobierno tiene que ver con la marca de una distancia del problema de inseguridad que se grava día a día, de tal manera que los pasivos en el tema no manchen su expediente político.

Para ocupar el cargo de Mayas llegó Rafael González Lastra, hasta el pasado fin de semana procurador de justicia del estado y por tanto también corresponsable de la política de seguridad. González Lastra fue, por cierto, secretario de gobierno y procurador en Chiapas, bajo el gobierno de Patrocinio González Garrido, quien acumuló algunas recomendaciones por violación a los derechos humanos.

La inseguridad en los estados se mide no sólo por las estadísticas sino por los temores de los gobernantes. El año pasado varios columnistas revelaron el asalto a la casa del gobernador Granier en la ciudad de México y el robo habría resultado multimillonario. De acuerdo con información estatal, Mayans contaba con un cuerpo de guardaespaldas de 50 policías ministeriales que fueron retirados de la vigilancia de la sociedad y destinados a cuidarlo como secretario de gobierno.

 

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

 

Imprimir


  Regresar