--------

Martes 7 de febrero de 2012

+ Josefina, última oportunidad

+ PAN 2012: transición o retiro

 

La victoria de Josefina Vázquez Mota en las elecciones primarias del PAN para elegir al candidato presidencial del 2012 tiene varias lecturas:

1.- El reposicionamiento de la competencia presidencial entre dos partidos: el PAN que quiere mantenerse otro sexenio en el poder y el PRI que quiere regresar a Los Pinos. López Obrador había ganado un espacio en la expectativa de un candidato panista débil.

2.- La nominación de Vázquez Mota dividirá la tendencia de los votos entre el PAN y el PRI. Las terceras posiciones son artificiales en las motivaciones del voto, implicará el desperdicio del sufragio en un momento decisivo y sólo le apuestan a la fractura en alguno de los dos bloques. Se repetirán algunas variables del 2000 y 2006.

3.- Por tanto, de nueva cuenta entrará en acción el voto útil para decidir una victoria; las previsiones del voto van a comenzar a acomodarse con definiciones de los tres principales candidatos, pero se irán decantando hacia las dos posiciones determinantes; el voto perredista hoy en tercer lugar podría ser simbólico en un escenario de bipartidismo activo. Por tanto, muchos votos del PRD van a desplazarse hacia las dos candidaturas dominantes porque López Obrador le apostaba a una candidatura panista derrotada desde el arranque.

4.- En el imaginario colectivo, el factor electoral decisivo --positivo o negativo-- será el regreso del PRI a la presidencia de la república. La polarización del voto no alcanzará para el reposicionamiento de López Obrador, cuyo programa de gobierno es el mismo del PRI.

5.- El PRD y su candidato se localizarán en un escenario similar al de Cuauhtémoc Cárdenas en 1994: la desilusión de la elección anterior y la presencia o no del PRI en Los Pinos; y también se repetirá el escenario del 2000; quién puede ganarle al PRI sin provocar rupturas sociales.

6.- Eso sí, con Vázquez Mota, el PAN tendrá la última oportunidad para darle sentido de horizonte histórico a su presencia en la presidencia de la república; es decir, el principal desafío de la candidata será superar las limitaciones del continuismo y convertir la alternancia partidista en la presidencia de la república en una justificación de cambio histórico de proyecto nacional de desarrollo: la transición del viejo régimen priísta que siguió vivito y coleando en los dos sexenios panistas a un nuevo régimen democrático. Al PAN le ha dañado estos dos sexenios de priísmo sin PRI.

7.- La posibilidad de convertir la elección presidencial en una competencia entre dos radicaría en la posibilidad de que la candidata panista presente como propuesta de campaña la construcción de una nueva estructura social y política de gobierno. Y ahí los temas centrales son tres: nuevo sistema político, nuevo modelo de desarrollo y nuevo pacto constitucional.

8.- La victoria de Vázquez Mota en la interna panista fue también un triunfo político del presidente Felipe Calderón, quien tuvo la oportunidad de imponer a Ernesto Cordero pero dejó que los panistas decidieran. Y al mantener las primarias abiertas tanto tiempo, Calderón posicionó al PAN en el espacio político que desplazó a López Obrador y marginó a Peña Nieto. Si se revisa bien el proceso, se verá una operación política que benefició fuertemente al PAN entre el electorado no panista.

9.- Las candidaturas del PAN y del PRD se dieron en el contrapunto político del posicionamiento adelantado en las encuestas de Peña Nieto; mientras López Obrador arrastra la mala imagen del perredismo y sus pasivos del 2006 cuando quiso provocar una crisis constitucional al ordenar a los perredistas que impidieran la protesta de Calderón, Vázquez Mota conjunta en su figura política tres activos: un proceso abierto, una condición ventajosa de género ante los problemas de Peña Nieto con las mujeres y una biografía sin sobresaltos.

10.- La condición de mujer le dará a Vázquez Mota una ventaja social: la larga crisis económica ha provocado efectos en el papel de la mujer en el hogar y la economía, al convertirla en jefa de familia y decisiva en la economía. El tropiezo de Peña Nieto cuando dijo “no soy la señora de la casa” lo mostró ajeno a la realidad política de la reorganización social en la unidad familiar productiva; en efecto, la mujer es la señora de la casa y sabe de las penurias para mantener a la familia, mientras los hombres son ajenos a la realidad de la crisis. Las mujeres no solamente son más que los hombres en la distribución poblacional, sino que también son mayoría en el sostenimiento de los hogares porque trabajan y adicionalmente son las señoras de la casa que sufren el efecto de la crisis. Al final, la economía familiar es una expresión celular de la crisis nacional. Si Peña Nieto ignora lo que pasa en la economía familiar entonces también ignora la economía nacional.

11.- El PRI ha definido su objetivo de campaña en el regreso al poder por la eficacia que condujo al largo colapso económico de 1973 a 1995; López Obrador quiere modificar su pasado de rebelión política violenta con la república amorosa de mala telenovela; y ahora le toca definir a Vázquez Mota el programa panista y no tendrá más que dos caminos: el continuismo que no es otra cosa que la administración panista del Estado priísta con todos sus vicios y ninguna de sus virtudes o retomar el compromiso panista del 2000 para fundar una nueva república para el bienestar social generalizado.

12.- A favor de Vázquez Mota corre el hecho de que el PRI y el PRD sólo miran al pasado y que el PAN ha tenido gestiones sociales ineficientes justamente por el lastre de los compromisos del PRI en las estructuras sociales. Con todo, los dos sexenios panistas tienen como pasivo el hecho de no haber roto con el modelo de República Priísta por la falta de liderazgo para movilizar a la sociedad en la definición de una nueva república. De ahí que el proyecto de gobierno vaya a ser la ventaja comparativa de Vázquez Mota.

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

 

- - 0 - -

 

Imprimir


  Regresar