--------

Martes 12 de junio de 2012

+ AMLO les falló a los YoSoy132

+ Desdeñan agenda de indignados

 

1.- Luego de convertirse durante tres semanas en el centro de la indignación juvenil y suponer que habían establecido la agenda política, los miembros del movimiento YoSoy132 se quedaron pasmados cuando el segundo debate oficial de los candidatos presidenciales apenas les dedicaron un par de segundos y sin identificarlos como organización.

2.- El 132 había hecho el trabajo de trincheras al movilizar a estudiantes contra Enrique Peña Nieto y para satanizar a Televisa, pero el debate del domingo por la noche eludió el tema, a pesar de la estrategia de haber utilizado la ingenuidad del periódico The Guardian para publicar documentos anónimos sobre el plan de medios de Peña como gobernador del estado de México en Televisa. La última semana, el 132 movilizó protestas para presentar a Peña como el candidato de Televisa. Nada de ello surgió en el debate.

3.- López Obrador dedicó un segundo cada vez a los jóvenes y se pasó de largo. Josefina Vázquez Mota utilizó la agresión contra Peña en la Universidad Iberoamericana pero para significar que ella había salido ovacionada de su comparecencia. Pero nada más, a pesar de que el movimiento 132 surgió en la Universidad Iberoamericana, logró trasminar a otras universidades privadas y varias públicas y se metió un rato en el proceso electoral.

4.- Así, el 132 se redujo a una maniobra política de corto plazo y los jóvenes fueron usados como carne de cañón principalmente por López Obrador y menos Josefina, aunque el primero logró penetrar la estructura dirigente para inducir protestas y convertirlo en una movilización anti PRI y anti Peña Nieto y la segunda sólo supo aprovechar el apasionamiento desinformado de los estudiantes de la Ibero para capitalizar expectativas. Y si ninguno de los candidatos reconoció el papel del 132, menos aún le dio el significado político que tuvo la protesta.

5.- Por el desdén de López Obrador, Josefina y Quadri al 132, el tercer debate convocado por ese movimiento perdió ya razón de ser; si los candidatos desaprovecharon la pantalla nacional de los dos canales de mayor audiencia con un debate menor en incidencias que el primero, en realidad será de poca utilidad un tercer debate para decir lo mismo y en difusión sólo internet. La próxima semana los candidatos se dedicarán a administrar sus puntos en encuetas como para preocuparse por reconocer el papel de los jóvenes.

6.- Lo que falta por aclarar es si los jóvenes universitarios del 132 fueron usados por las estrategias políticas de los candidatos o si al final su agenda resultó irrelevante para el debate de proyectos y los ataques entre ellos o si en realidad sólo fueron chamaqueados por la astucia política de operadores o si de plano la movilización real de los jóvenes fue menor a las expectativas y contingentes lopezobradoristas tuvieron que engrosar las protestas contra Peña del domingo y darles aire para las fotos y por esa razón dejaron de ser útiles a las campañas.

7.- Al estar ausentes del debate los temas de los jóvenes indignados que según ellos estaban estallando la “Primavera Mexicana” correspondiente a las movilizaciones de la “Primavera Árabe” que había derrocado dictaduras religiosas en África árabe, la agenda nacional se redujo a los temas previsibles para los cuales los candidatos se habían preparado con minuciosidad. Al excluir del debate el tema de Televisa --más allá de Peña Nieto--, los candidatos disminuyeron casi a la nada el tema central de la movilización de los del 132. Sin el espacio político del debate, el tema Televisa se difuminó en los apasionamientos juveniles.

8.- Sin Televisa en el centro del debate electoral, el 132 se quedó sin litis política. Ahora deben exigir a López Obrador y a Josefina una explicación del por qué Televisa fue excluida en el debate, aunque en realidad los chavos del movimiento deberían primero sentarse a analizar las razones por las cuales metieron a la televisora en el proceso presidencial sin entender los expedientes laterales que involucran una guerra entre empresarios poderosos. López Obrador azuzó a los estudiantes cuando metió el tema en el primer debate y tenía todo para remachar en el segundo, pero a la hora decisiva se salió por peteneras.

9.- Con todas sus contradicciones, limitaciones y asambleísmos desgastantes, los del 132 habían atrapado un espacio político que los obligaba a ser más profundos. El primer error fue el de convertirse en un movimiento masivo contra el candidato del PRI porque por esa razón beneficiaban al candidato del PRD que había explotado esa vertiente informativa. Inclusive, con financiamiento no claro, los chavos se metieron al estadio Azteca para protestar con violencia contra Peña.

10.- En twitter el mismo domingo por la noche circularon las protestas de jóvenes universitarios porque ni López Obrador ni Josefina mencionaron al 132 por sus siglas o su movimiento. De hecho, el 132 esperada dar el salto cualitativo en el debate al ser ungidos por el candidato del PRD y la candidata del PAN como un movimiento social reconocido; la frustración se convirtió en enojo porque el 132 se quedó en el limbo de los movimientos juveniles usados por los políticos para los juegos palaciegos y mediáticos de poder.

11.- Los movimientos juveniles en regímenes democráticos tienen poco futuro político: ahí están los desinflados 15-M de España y #occupywallstreet de los EU; los dos se ahogaron en las protestas por carecer de propuestas. El 132 debe replantear su existencia al calor del desdén del segundo debate y alejarse de las simpatías o la militancia y colocare también frente a candidatos; si no, su escenario se recudirá sólo a la decreciente atención mediática.

12.- Ahora el 132 tiene sólo dos escenarios: radicalizarse sin partidos ni candidatos o diluirse en la otredad de la realidad mediática que pudo haberlos inventado.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar