--------

Martes 10 de julio de 2012

+ Partidos: colapso electoral real

+ PRI 29%, PAN, 25%, PRD, 19%

 

Una revisión a fondo de las cifras electorales finales del IFE arroja una realidad que pocos quiere reconocer: una severa crisis de los partidos políticos. Ante una baja en sus votos, el PRI y el PRD han repuntado sólo por las alianzas. La fuerza del PAN es por mismo y no por las alianzas.

El saldo final puede resumirse así: el PRD es la tercera fuerza política como partido, por abajo del 20%, el PAN se queda sin alianzas como la segunda fuerza política y el PRI lidera la primera fuerza pero con menos de un tercio electoral. Los datos son reveladores:

--En la elección presidencial, sin alianzas, el PRD quedó en tercer lugar, con apenas el 19.37% de los votos, contra el 25.41% del PAN y el 28.94% del PRI. Ninguna de las tres principales fuerzas logró rebasar la línea de flotación de 30%. En términos efectivos, como partidos, el PRI tiene menos de un tercio, el PAN representa un cuarto y el PRD apenas registra una quinta parte de los votos.

--En la votación presidencial, el Partido Verde le ayudó al PRI con 9.2 puntos porcentuales y el PT y Movimiento Ciudadano, que le costaron al PRD posiciones y distribuciones de poder, apenas le aportaron al perredismo 2.2 puntos porcentuales.

--En la votación presidencial en el DF, el PRI perdió 10.5 puntos porcentuales sobre lo alcanzado a nivel nacional, pues tocó piso con 18.37% de los votos sin alianzas. En cambio, el PRD ayudó con su votación en el DF que fue de 11.5 puntos porcentuales mayor a la alcanzada a nivel nacional.

--El porcentaje del PRD de 19.37% fue empujado por la candidatura de Andrés Manuel López Obrador. A nivel de senadores, el PRD sólo vale el 16.66% de los votos y apenas 16.47% en diputados.

--La fuerza del PRD en porcentaje de votos curiosamente no está en el DF, donde el partido del sol azteca llegó a 30.9% de los votos, sino Tabasco donde acumuló 42.97% de la votación.

--En la votación presidencial el nivel más bajo alcanzado por los partidos fue así: 10.9% para el PAN en Guerrero, 23.5 para el PRI en Chiapas y 9.41% para el PRD en Durango. El nivel más alto: 41.71% para el PAN en Tamaulipas, 38.09% para el PRI en Nayarit y 42.97% para el PRD en Tabasco.

--A nivel presidencial, el gran fracaso representó Movimiento Ciudadano, a quien López Obrador tomó por asalto y le cambió nombre introduciendo confusión en los electores. Como partido en lo individual, sin alianzas, MC vale electoralmente apenas 2% de los votos, con un 2.04% en el DF y, su nivel más alto, 6.6% en Jalisco.

--A nivel de senadores y diputados, donde se mide la presencia real de los partidos al margen del jalón que siempre dan los candidatos presidenciales, los partidos se reacomodan: en el Senado el PAN y el PRI subieron entre un punto y medio punto, en tanto que el PRD bajó 2.7 puntos porcentuales; al PRD le afectó el registro como candidatos a senadores de personalidades de pasado manchado por irregularidades políticas y electorales.

--En número de senadores el PRI subirá 39% al pasar de 41 en el 2006 a 57 en el sexenio que arranca, acaparando el 44.5% de la bancada, abajo del 51% de la mayoría absoluta. El PAN tuvo un tropiezo de 18% menos, al bajar de 50 senadores en la legislatura que termina a sólo 41, el 32% del total de las bancadas. Y el PRD-PT-MC paradójicamente bajó 12% al pasar de 33 en el 2006 a 29 en este 2012, con apenas el 22% de la totalidad de senadores.

--Las cifras globales no dejan ver los datos aislados: a nivel de diputados, la alianza PRI-Verde será hoy 3% menor que la del 2009, al pasar tentativamente de 262 a 232. El PAN tendrá un bajón sustancial de -17% al pasar de 142 a 118. Y la alianza PRD-PT-MC subirá 60% pasando de 88 hace 3 años a 140 ahora. En distribución de porcentajes de bancada de los 500 legisladores, las cifras quedaron como sigue: 46.4% para el PRI-PV, 23.6% para el PAN, 28% para el PRD-PT-MC. Sin mayoría absoluta y menos mayoría calificada de 67% de curules, ningún partido podrá avanzar iniciativas si no es con acuerdos con las demás fuerzas políticas.

Los partidos políticos se encuentran en crisis de militancia y con bajas cifras de votos duros o leales; el porcentaje de indecisos de 20%-25% confundió las cuentas de los encuestadores y movilizó los resultados finales; en el 2006 el voto útil de simpatizantes y ciudadanos sin partido decidió la elección y en el 2012 también influyó en los resultados finales.

Los datos de la contabilidad electoral por partidos uno a uno revelan una baja legitimidad de los partidos para tomar decisiones y obliga a modernizar el sistema de partidos. Las alianzas configuran una fragmentación más amplia del electorado y siguen validando partidos pequeños que carecen de militancia real y sólo quitan porcentajes electorales a los partidos grandes. En el 2000, por ejemplo, en las elecciones presidenciales el candidato de la megacoalición Alianza por México, Cuauhtémoc Cárdenas, logró sólo el 16.6% total de los votos, 6.2 millones, pero tuvo que repartir porcentajes entre sus aliados: Convergencia, PT, Alianza Social y Sociedad nacionalista, dejando al PRD con menos de 10%.

El PRD bajó su posicionamiento en porcentaje y curules en el Senado y en la Cámara de Diputados, lo que le reducirá movilidad política y quedará atado a López Obrador como eje de la alianza, aunque al final las alianzas sirven para acrecentar posiciones. El dilema del PAN estará en decidir si sigue como partido sin alianzas y por tanto con limitado espacio electoral o buscará coaliciones estatales y alguna nacional en próximas elecciones.

Lo que queda de la elección del 2012 es que los tres partidos políticos, sin alianzas, andan por debajo de la línea de 30% de fuerza electoral.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar