--------

Viernes 19 de octubre de 2012

+ Petroleros: fracaso del quinazo

+ PRI: viejo sindicalismo y reforma

 

En 1989, el presidente Salinas de Gortari instrumentó un golpe contra el dirigente petrolero Joaquín Hernández Galicia La Quina con el argumento de que había que modernizar a los sindicatos. Veintitrés años después, el sindicato petrolero es la imagen de vicios sin virtudes.

La reforma laboral del presidente Calderón debe obligar a la bancada priísta --que tiene mayoría en las dos Cámaras-- a revisar la estructura sindical porque las intenciones de modernización que se prevén en el programa de gobierno del presidente electo Enrique Peña Nieto no podrán tener resultados con la actual conformación de la dirigencia sindical.

Por lo pronto, la intención formal de Salinas de Gortari naufragó en la descomposición del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, que tiene el contrato de la principal empresa paraestatal de México. Entre muchas otras irregularidades, un pesado expediente de la intervención del sindicato en negocios en el área de Pemex Refinación, dirigida por Miguel Tame Domínguez, ha comenzado a circular en altas esferas del poder, tanto del gobierno que se va como del que viene.

La pieza clave en las irregularidades en Pemex Refinación se localiza en el líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, quien ha metido las manos en el corporativo de Petróleos para impedir la supervisión; por ejemplo, el líder sindical logró que el director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, desplazara a los contralores de Pemex Refinación y Pemex Exploración y Producción --los dos brazos fuertes de la paraestatal--, y que hubiera nuevos que dependieran de los directores de cada especialidad. Asimismo, se descubrió una maniobra mafiosa para incriminar al subdirector de Producción de Pemex Refinación, Bernardo de la Garza; pero pese a que la PGR fue informada a tiempo de la fabricación de un caso de corrupción, el líder sindical Romero Deschamps logró el despido de De la Garza.

El expediente consigna no sólo la riqueza de los involucrados en presuntas irregularidades con fotos de despilfarros millonarios de la hija de Romero Deschamps sino también del hijo de Tame Domínguez --testimonios de sus páginas en Facebook--, quien como funcionario de Pemex gana más de 200 mil pesos mensuales, sino una larga lista de irregularidades y anomalías en contratos en algunas de las refinerías que dependen de Pemex Refinación:

--En la Refinería Dovalí Jaime, de Salina Cruz, Oaxaca: se asignó obra a segundo lugar en la licitación número P2LN041017, con tal de favorecer a otras empresas afines a Tame Domínguez.

--Misma refinería, licitación P2LN041018: restauración de calentadores; la obra se asignó al segundo lugar.

--Refinería Francisco I. Madero, Ciudad Madero, Tamaulipas, licitación P2LN041038: rehabilitación de maquinaria: se asignó, por intervención directa del directo de Pemex Refinación a la empresa que quedó en cuarto lugar y que tenía demandas por incumplimiento de contratos en Salamanca. La estrategia radicó en que las empresas favorecidas se colocaron en lugares bajos en el sorteo, pero a la hora decisiva hay favoritismo.

Este mecanismo de esperar el fin de la licitación y luego favorecer a empresas en cuarto sitio se aplicó en varios concursos, y en todas ellas se quedaron con las obras las empresas afines al director Tame Domínguez:

--Refinería Francisco I. Madero: licitación RMAP-LPN-OP-2012, número interno P2LN013017.

--Refinería Héctor Lara Sosa, Cadereyta, Nuevo León, licitación P2LI903016, para la adquisición de bienes para planta catalítica.

--Refinería Miguel Hidalgo, Tula, Hidalgo: licitación P2LN041061: obra para restauración general del tanque TV-107.

Hubo un caso de una empresa beneficiada con contratos por decisión del director Tame Domínguez en el que no cumplió lo contratado. La obra fue para atender efectos de la explosión en la refinería de Tula en julio del 2011, que había tenido daños mayores pero que la empresa disminuyó escondiendo costos humanos. El contrato de reparación fue entregado por Tame Domínguez a la empresa CC Campeche, propiedad de Ramiro Garza, compadre de Romero Deschamps, a pesar de que carecía de experiencia; la salida fue utilizar uno de los negocios colaterales en la industria petrolera: la subcontratación, lo que reveló que el concurso estuvo manipulado porque se declaró desierto y algunas de las que compitieron se tuvieron que conformar con la subcontratación.

La relación directa Tame Domínguez-Romero Deschamps ha pervertido el sistema de contratación de servicios privados: marginación de empresas no afectas a ellos, contratación de una empresa de Tame Domínguez dirigida por su primo hermano cuando la ley permite a partir de cuarta línea, manipulación del flujo de pagos para afectar empresas y penalizarlas y con ello anularlas en futuras licitaciones.

La pieza clave de estas maniobras que sangran a la paraestatal es el líder sindical Carlos Romero Deschamps, a quien el secretario de la Función Pública del gobierno de Fox, Francisco Barrio Terrazas, indició por corrupción; sin embargo, el PRI de entonces impidió el curso de la ley. Hoy ese sindicalismo es el que asiste como telón de fondo al debate de la ley laboral y es el que está impidiendo la modernización del sistema de producción. Si La Quina fue depuesto para limpiar el sindicato, hoy esa agrupación está peor que entonces.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar