--------

Martes 20 de noviembre de 2012

+ Narcoterrorismo, agenda con EU

+ Miedos en Capitolio por Irán en AL

 

AUSTIN, Texas.- Mientras los candidatos presidenciales Barack Obama y Mitt Romney se embarcaban en un debate sobre los temas locales de la crisis y el desempleo, en el poder legislativo de los EU se ha consolidado un tema de preocupación creciente: el terrorismo aliado al narco en territorio mexicano.

Fechado apenas en este mes de noviembre, un reporte especial de la Cámara de Representantes circula la versión de una investigación oficial del congresista Michael T. McCaul, presidente del subcomité de supervisión, investigación y gestión del Comité de Seguridad Interna, en nombre de la mayoría republicana. El estudio se titula “Una línea en la arena: Lucha contra la delincuencia, la violencia y el terror en Frontera Suroeste de los Estados Unidos”. Este reporte es la continuación de otro iniciado apenas en el 2006: “Una línea en la arena: confrontando la amenaza en la frontera suroeste”.

El reporte del 2012 involucra recomendaciones a países latinoamericanos que tienen que ver con el tema del narcotráfico: México, Colombia, Paraguay y Argentina, luego de un viaje discreto de congresistas a esos países, con encuentros con embajadores de los Estados Unidos en esas plazas.

Lo significativo de ese viaje de estudios radicó en el objetivo central de los congresistas de los dos partidos, el republicano y el demócrata: indagar las posibilidades de que el terrorismo haya encontrado algunas alianzas con los cárteles del narcotráfico. Concretamente, el reporte buscó indicios claros de presencia de las organizaciones consideradas como terroristas por el Departamento estadunidense de Estado: el grupo iraní Qods y la organización libanesa Hezbollah. Respecto a México, el reporte considera que el gobierno mexicano sólo tiene el control de 129 millas de una frontera bilateral de casi 2 mil millas. De ahí las recomendaciones del subcomité:

1.- Redireccionar fondos de la Iniciativa Mérida a puntos concretos de control de la frontera.

2.- Presionar a México para aceptar una estrategia bilateral de despliegue de materiales de guerra no usados en Irak y Afganistán, así como construir torres de vigilancia en ambos lados de la frontera.

3.- Fomentar la cooperación entre México y Colombia para que los colombianos aporten experiencias a los mexicanos en lucha contra los cárteles. El gobierno de los EU debe ser la instancia “facilitadora” de reuniones regulares entre los dos países del sur de la frontera para ese tema.

4.- Seguir trabajando con México en un sistema compartido biométrico que podría ser utilizado para rastrear el tráfico de personas extranjeras de interés especial.

La preocupación de la comisión bipartidista del subcomité de congresistas registró la presencia de terroristas iraníes y de Hezbollah en México y el temor der que la porosidad en la frontera México-EU pudiera permitir el cruce de terroristas ahora aliados a los cárteles del narcotráfico. “El gobierno mexicano comparte nuestra preocupación”, dice el congresista presidente McCaul. Inclusive, el reporte recupera el caso del iraní Manssor Arbabsiar detenido en octubre del 2011 en México acusado de preparar un intento de asesinato del embajador de Arabia Saudita en los EU y afirma que el complot fue producto de intercambio de información entre México y los EU.

El reporte usa el asunto de Arbabsiar para concluir “el gobierno mexicano declaró que el caso era una revelación del terrorismo” y que “la amenaza sigue latente” pero que “no se conoce en qué tan grande” es. De acuerdo a la investigación del subcomité de la Cámara de Representantes, el grupo iraní Qods y Hezbollah “están activamente buscando rutas de contrabando de personas y estableciendo relaciones con los cárteles de la droga que tienen experiencia y conocimiento de esas rutas hacia el interior de los Estados Unidos”. De ahí la preocupación de que “esas relaciones entre Irán, Hezbollah y las organizaciones criminales puedan potencialmente ayudar a ataques contra territorio estadunidense”.

En una posición inusual, el subcomité de supervisión, investigación y gestión del Comité de Seguridad Interna “recomienda” que las agencias de inteligencia de los Estados Unidos, “en conjunción con el Cisen (Centro de Información y Seguridad Nacional de México), deberían de darle prioridad a esa misión con autoridades y recursos que han focalizado operaciones de Irán y Hezbollah en México y en la región sudamericana”.

Esta tarea de colaboración entre agencias de inteligencia de los EU y México en todo caso parece ser vista por el subcomité de la Cámara de Representantes como una forma poner a los mexicanos a trabajar para los estadunidenses. Por eso el subcomité señala que esa colaboración debe convertirse en “objetivo prioritario” de los mexicanos para ayudar a proporcionar datos de “algún avance de los posibles ataques terrorista contra los EU”.

El reporte del subcomité fue enviado el pasado 5 de octubre a Thomas Donilon, asistente del presidente Obama para asuntos de seguridad nacional. El resumen firmado por el representante McCaul señala el “profundo interés en el hecho de que Irán y sus aliados están “realizando operaciones en el hemisferio occidental”.  Señala las “alarmantes conexiones” entre Irán, Venezuela, Hezbollah, las FARC, los cárteles de la droga, las organizaciones criminales transnacionales y los simpatizantes de Irán a lo largo de América Latina pueden “apalancar” a Irán y algunas ataques terroristas contra EU y aliados.

Para el subcomité, la reciente propuesta de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela de quitar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca --alianza militar conocida como Tratado de Río-- de la OEA podría estar en la lógica desarticular el escudo de defensa de AL ante el terrorismo del medio oriente contra los EU pero desde posiciones latinoamericanas.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar