--------

Miércoles 28 de noviembre de 2012

+ Peña 2012-2018: izquierda (3)

+ Larga marcha hacia el pasado

 

A la memoria de María Estela Pérez Reguera,

una mujer cuya calidad humana vamos a extrañar

 

Dominada por el fundamentalismo, los vicios de la izquierda comunista y el populismo priísta, la izquierda mexicana comenzó a desandar en este 2012 la larga marcha hacia la unidad emprendida en 1981.

Más que un deslindamiento de ideas y de propuestas, la división del PRD por la fundación del Partido Movimiento de Renovación Nacional significa la partición de la coalición centro-izquierda en dos grupos que van a profundizar la división por la lucha personal por la candidatura presidencial del 2018 entre Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard.

La historia reciente de la unificación de la izquierda tuvo dos parámetros: la fusión de organizaciones y la unión de corrientes. El principal error estratégico de la izquierda fue entregarle el registro del Partido Comunista Mexicano a los priístas del cardenismo de 1988. Ahí la izquierda perdió su identidad ideológica. Y el segundo error grave fue el organizar el PRD en función de “corrientes de opinión” que se convirtieron en tribus por su espacio político territorial.

El PCM se fusionó en 1981 con organizaciones que nunca perdieron su dependencia de la ideología priísta en su versión revolucionaria-cardenista: el Partido Socialista Revolucionario, el Movimiento de Acción Política, el Movimiento de Acción y Unidad Socialista, el Partido del Pueblo Mexicano y el Movimiento de Acción Popular. La izquierda socialista convivió con la izquierda radical del sistema priísta, aunque mantuvo perfil de izquierda como Partido Socialista Unificado de México.

La crisis electoral de 1988 terminó por liquidar la herencia socialista de la izquierda mexicana. En 1987 el PMS se fusionó con el Partido Mexicano de los Trabajadores de Heberto Castillo para dar a luz al Partido Mexicano Socialista. Sin embargo, la competencia por la candidatura presidencial entre Cuauhtémoc Cárdenas y Castillo no sólo dividió a la izquierda ante la expectativa de ganar el poder sino que provocó el parteaguas ideológico: la izquierda socialista se rindió ante el progresismo priísta-cardenista. En 1989 el PMS cedió al PRD el registro logrado en 1978 como Partido Comunista pero no para construir una propuesta progresista de izquierda sino para que el priísmo cardenista-mesianismo lopezobradorista se apropiara del partido.

En la entrega de solicitud de documentación del PCM para tener registro legal, el entonces secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, fijo una tesis política sobre los equilibrios ideológicos: la derechización de un régimen es responsabilidad de la izquierda; es decir, que la izquierda debe ser el contrapeso de los grupos conservadores. Pero a lo largo de treinta y cuatro años la izquierda ha sido incapaz de evitar la hegemonía del centro-derecha con la oscilación del poder presidencial entre PRI y PAN.

Sin embargo, antes que definir los espacios ideológicos de la izquierda, los grupos perredistas dieron un paso hacia la partición de la coalición y su enfilamiento a rumbo de colisión en el 2018. El PRD y el Morena se fijaron ya los espacios para delimitar sus militancias con exclusiones. En cambio, el PRI que perdió la presidencia por divisiones internas y pasó doce años en la oposición logró establecer criterios de unidad hacia el mediano plazo. Sin una izquierda definida y unida y sin una derecha coherente, el PRI se apropió del escenario político para el mediano plazo, cuando menos dos sexenios.

El peligro que enfrenta la izquierda radica en la posibilidad de que el PRI le arrebate las banderas de la equidad social, de la lucha contra la pobreza y de avances en la democratización. Hasta ahora, la izquierda ha sido un concepto retórico, que lo mismo enarbolaba Cárdenas que López Obrador y Ebrard, pero también perredistas impresentables como René Bejarano y candidatos perredistas sin afiliación como Miguel Angel Mancera; es decir, el concepto de izquierda derivó en una palabra vacía, sin sentido. Al final del día, la izquierda dentro del perredismo va a llevar a una deslavada socialdemocracia sin diferenciarse del PRI o del PAN y terminará en un mero membrete disponible sólo para alcanzar algunos niveles del poder político.

La izquierda nació de las luchas sociales de los proletarios pero para beneficio de las burocracias del poder. La historia de la izquierda en el siglo XX fue la lucha entre la independencia ideológica --desenajenación-- que obsesionó a José Revueltas y la tendencia a definir a la izquierda sólo como una corriente dentro del priísmo de la Revolución Mexicana. Hoy el perredismo  en sus dos versiones carece de diferenciación con el PRI.

La peor perversión de la izquierda ha sido la tendencia al fundamentalismo, un vicio que introdujo López Obrador en el PRD. Por eso la violencia política del perredismo cuando pierde procesos políticos y electorales, su reduccionismo a comportamientos políticos como movilizaciones callejeras y el autoritarismo que trata de imponer las propuestas perredistas sin pasar por los tamices democráticos. La izquierda que enfrentará el sexenio de Peña Nieto no será la política e ideológica que requiere el equilibrio del poder sino la de la violencia en las calles y en las instituciones.

El sector neopopulista y fundamentalista de López Obrador ha obstaculizado el desarrollo político durante doce años, desde que violó la ley electoral al imponer su candidatura y la inaceptabilidad de la derrota en dos elecciones presidenciales. La política de capricho ha desprestigiado a la izquierda. Y lo peor del asunto es que Ebrard se perfila como el próximo caudillo del PRD pero también sin ideas, forjado en el priísmo y obsesionado con el poder.

Sin izquierda, el PRI puede estar tranquilo, aunque el país debe lamentarlo.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar