--------

Miércoles 19 de diciembre de 2012

+ EU, tenemos que hablar de Kevin

+ México: tarahumaras masacrados

 

1.- En el pasado día de descuentos en los EU --el famoso black friday--, el FBI registró más de 154 mil solicitudes de verificación de antecedentes penales para compra de armas.

La información del sitio Infowars reveló que la demanda de datos para compra de armas --el pasado viernes 23 de noviembre-- estuvo estimulada por las diferentes versiones de que el gobierno del presidente Barack Obama tenía en la agenda de su segundo mandato la limitación en los alcances de la segunda enmienda constitucional que permite la venta de armas de fuego a ciudadanos.

La matanza de niños de la escuela Sandy Hook, el pasado 14 de diciembre en Connecticut, en la costa este de los EU, ha arreciado las presiones para imponer limitaciones a la venta de sólo armas de asalto, una de las más importantes tradiciones de la vida estadunidense que proviene desde la fundación y la expansión imperial hacia el oeste.

Sin embargo, el fondo del problema no radica en la venta de armas a las personas sino en la cultura de la guerra y de la violencia que viene desde la fundación de la nación. Los otros factores que se esconden detrás de las masacres civiles han sido ya identificados: la conquista, el individualismo, la dominación imperial. Y uno de enorme importancia: el acceso civil a las armas permite la equiparación del poder del ciudadano frente al Estado. Las armas que se quieren limitar son las que usan las tropas de asalto del ejército de los EU en sus guerras.

Para los que tratan de entender las razones de las masacres civiles, en los EU existe una vasta literatura sobre el tema. Pero en el 2003 irrumpió una novela que sacudió la conciencia estadunidense: la novela Tenemos que hablar de Kevin, escrita por Lionel Shriver, y publicada en español en 2007. Se trata de una revisión intimista de la protagonista en cartas a su ex marido sobre Kevin, el hijo de ambos, preso por haber asesinado con armas de fuego en su escuela a compañeros y maestros. La protagonista de la novela pasa revista a la ruptura cultural y familiar en los EU y la violencia social que ha liquidado la célula familiar. Esa novela estuvo inspirada por la tragedia en el Instituto Columbine, en 1999 en Denver, donde dos adolescentes mataron a trece compañeros y se suicidaron.

El problema en realidad no radica en el acceso a las armas sino en la cultura que permite su uso. Poco se puede esperar de una sociedad que sabe que su existencia dominante depende de guerras imperiales, lo mismo con Bush que con Obama, y la presencia militar en medio oriente para aplastar rebeldías, matar terroristas y vengarse de atentados. No se debe olvidar que una de las banderas de Obama en su campaña se redujo al argumento de “yo maté a bin Laden”. Y cómo no va a estar enferma una sociedad que avala la sofisticación de armas como los drones o aviones de guerra no tripulados. Las masacres de civiles más violentas han sido réplicas de acciones de guerra.

La guerra de los EU en Irak y Afganistán en once años ha provocado la muerte de 225 mil personas en total, 137 mil de ellos civiles; y el 17% del total fueron niños y mujeres. Y como dato adicional: en diez años ha habido el suicidio de 65 mil veteranos de guerra por razones diversas. Frente a ello, los muertos en las torres gemelas de Nueva York en el 2001 fueron 2 mil 752 personas.

El acceso civil a las armas en los EU es correlativo a la cultura de la violencia y de la guerra como ideología oficial.

2.- Las buenas conciencias mexicanas se han preocupado en medios y redes sociales por los niños de Sandy Hook pero han guardado silencio ante la matanza de personas ocurrida el pasado viernes 7 de diciembre en el poblado de Guadalupe y Calvo, en la sierra Tarahumara; en una noche, once personas fueron abatidas por bandas de presuntos narcos en una disputa por el territorio porque ese poblado se encuentra dentro de la zona de tráfico de drogas.

El problema radica en el hecho de que se trató de una masacre de civiles a manos de bandas del crimen organizado ante pa pasividad gubernamental. Y que hasta ahora la demanda de atención a la ausencia de atención en seguridad en zonas territoriales de partes de la república haya carecido de alguna medida de mediano plazo. La Sierra Tarahumara se ha colocado en la atención nacional no sólo por los asesinados en la guerra entre cárteles, sino por el abandono en que se encuentran sus habitantes. A finales del 2011 se difundieron versiones de suicidios masivos de indígenas en situación de hambruna, lo que motivó movilizaciones sociales para el envío de alimentación de emergencia. Pero los medios que atendieron el problema en su fase de revelación luego se desentendieron y dejó de fluir información sobre la hambruna.

El problema de la violencia en México se ha agotado en la sola contabilidad criminal de asesinados, sin profundizar en sus causas ni en sus consecuencias. Hasta ahora ninguna organización no gubernamental ha emprendido alguna investigación sobre los once asesinados en la Sierra Tarahumara para cuando menos tener claridad sobre los grupos en pugna. Lo significativo fue el hecho de que en el poblado de Guadalupe y Calvo hubo ausencia de policías municipales y la situación se aseguró con la presencia de tropas del ejército. Sin embargo, datos anteriores han revelado la presencia de cárteles en la zona sin atención de las autoridades estatales o municipales.

El problema de la violencia armada no tiene que ver sólo con la libertad para la compra de armas de fuego, aunque pueda ser un componente importante. En los EU hay casos diarios de asesinatos con armas de fuego compradas ilegalmente y en México existen hechos similares en cantidad aún sin libertad para adquirir armas

Lo que en los EU no se ha querido entender es el hecho de que buena parte de la violencia armada proviene de la venta ilegal de armas, no de la legal, y que paulatinamente se han ido colocando obstáculos para la venta sin que se haya registrado alguna baja en la violencia. En los EU y en México, el problema es de calidad social.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar