--------

Miércoles 17 de abril de 2013

+ Terrorismo contra terror de Obama

+ De nuevo inocentes pagan cuentas

 

El brutal ataque terrorista del lunes en el maratón de Boston es condenable en todos sus enfoques, pero de todos modos debe analizarse su contexto: la ofensiva del gobierno de Barack Obama contra radicalismos islámicos.

Faltan datos para saber si los bombazos en Boston fueron una respuesta a la ofensiva de la Casa Blanca, pero de todos modos el escenario forma parte de los razonamientos:

1.- La publicación en la página editorial del The New York Times, el domingo 14 de abril, de un texto basado en opiniones de Samir Naji al Hasan Moqbel, un prisionero en Guantánamo --la prisión que prometió cerrar Obama en su campaña del 2008 y que sigue abierta con todas las violaciones legales-- que participa en la huelga de hambre de prisioneros. El texto se inicia con la revelación de que pesa menos de 60 kilogramos y que otros presos también en huelga pesan 34 y 44 kilogramos. El título del artículo es directo: “Gitmo (Guantánamo) me está matando”. La prisión de Guantánamo representa la herencia de George W. Bush en materia de represión y violación de derechos que Obama ha mantenido. El artículo causó impacto en los lectores porque metió al NYT en el debate de Guantánamo.

2.- El uso de Drones o aviones no tripulado no sólo para el espionaje en la zona caliente del Medio Oriente sino para asesinar a líderes de Al Qaeda.

3.- La designación de John Brennan como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés), el ejército privado del presidente de los EU, a pesar de haber estado involucrado en operaciones de asesinatos de dirigentes árabes señalados como responsables de acciones de terrorismo contra los EU.

4.- La revelación del The Washington Post --reporte de Greg Miller el 10 de diciembre de 2012-- de que una mujer presuntamente vinculada a programa de detención y uso de torturas en interrogatorios de presuntos terroristas vinculados a los ataques del 9/11 del 2001 había sido ascendida a jefa de operaciones clandestinas. Las primeras interpretaciones señalarían a la mujer que participó en los interrogatorios para encontrar la guarida del líder terrorista Osama bin Laden, que fue escenificada en la película Zero Dark Thirty como la pieza clave. En los EU sigue abierto el litigio en el Congreso sobre la información que presuntamente habría entregado la CIA a la directora Kathryn Bigelow. A ello se agrega el debate en torno al uso de la tortura para la operación contra Bin Laden. Por cierto, en la campaña de reelección de Obama se circuló un lema de campaña: “yo maté a Obama”.

5.- La filtración de documentos de la CIA sobre el programa de interrogatorios agresivos a terroristas o torturas que no dejen marca en el cuerpo para obtener información sobre guaridas terroristas. Brennan fue interrogado agresivamente por comités del Senado pero pudo eludir responsabilidades. De todos modos, quedó en el ambiente político la versión de que la CIA ha seguido utilizando la tortura para obtener información.

6.- Los datos de la agresión a prisioneros en la cárcel de Abu Graib en el 2004, durante la gestión de George W. Bush, pero sin consecuencias judiciales contra los soldados torturadores.

7.- Y el 29 de mayo del 2012 el The New York Times reveló la existencia de una “kill list” o lista de terroristas candidatos al asesinato, pero con el dato de que la lista habría sido aprobada por Obama, incumpliendo su compromiso formal de respetar los derechos humanos de los señalados.

En los primeros cuatro años de gobierno de Obama, el gobierno de los EU utilizó mecanismos violatorios de derechos humanos para acorralar al terrorismo. El artículo de Samir Naji en la página editorial del The New York Times estuvo cargado de denuncias graves justamente sobre la violación de derechos: “he estado detenido en Guantánamo durante once años y tres meses; nunca he sido acusado de ningún delito; nunca he tenido un juicio”. En prisión un soldado estadunidense le dijo que estaba señalado como “guardia” de Osama bin Laden, pero sin un proceso judicial. A ello se agrega el testimonio de un menor de edad detenido y torturado en Guantánamo y hoy libre.

Lo que pudo haber incendiado el ánimo de los grupos terroristas de extremistas islámicos fue el asesinato de bin Laden, la versión de que no iban a capturarlo vivo para no crear un héroe radical, la información oficiosa de que su cadáver fue lanzado al mar pero con datos de que se conservó para estudios genéticos y sobre todo la arrogancia del poder de hacer una película que resultó nominada al premio Óscar de la Academia Artes y Ciencias Cinematográficas. Y el debate se agravó cuando se difundieron versiones probadas de que la CIA se había reunido con la directora y el guionista de la película para darles información clasificada sobre el operativo.

Al final, Zero Dark no recibió ningún Óscar por la politización del suceso a raíz de una investigación abierta en el Congreso por senadores demócratas y republicanos que le exigieron al director interino de la CIA la confirmación o desmentido de la entrega de documentación secreta para una película.

A lo largo de casi ocho años, el gobierno de los EU --con George W. Bush y Obama-- aumentó la presión contra posiciones de organizaciones terroristas presuntamente vinculadas a Al Qaeda. Datos oficiales revelan que ataques de Drones han matado a casi cinco mil personas y la mayor parte civil, en una especie de guerra sin soldados pero igualmente letal. En septiembre del año pasado un Dron asesinó al jefe de Al Qaeda en Pakistán. En septiembre del 2011, diez años después de los ataques contra Nueva York y Washington DC, Drones de la CIA asesinaron al estadunidense Anuar el Aulaki, predicador instigador nacido en Nuevo que se convirtió en jefe de Al Qaeda en Yemen, abriendo un debate sobre el hecho de que el gobierno de los EU habría autorizado el asesinato de un nacional perteneciente a organizaciones terroristas.

En este escenario se localiza el ataque terrorista de Botón el lunes pasado y podría contribuir a una explicación si se comprueba que la acción habría sido parte de una operación del radicalismo islamita árabe, sobre todo por el estilo del ataque: zona abierta, civiles inocentes, daño letal a civiles.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar