--------

Viernes 5 de julio de 2013

+ BC-PAN realizó elecciones de Estado

+ Como PRI Madero resiste alternancia

 

A partir de los argumentos incendiarios del presidente nacional panista Gustavo Madero contra el PRI por resistirse a la alternancia, el verdadero conflicto en Baja California radica que el PAN no quiere soltar su coto de poder y el gobernador panista en turno realizará una elección de Estado.

Pero en el escenario histórico reciente, la elección de gobernador en Baja California sería la primera realmente libre de negociaciones PAN-PRI desde 1989, cuando el presidente Salinas de Gortari concertacesionó el gobierno bajacaliforniano como agradecimiento por el voto del PAN en la calificación de las polémicas elecciones presidenciales de 1988.

En las elecciones de gobernador de 1995, Zedillo ya había puesto en práctica su “sana distancia” con el PRI y abandonó la plaza, a pesar de haber sido su tierra adoptiva. Luego vinieron los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón en las que el PAN operó elecciones de Estado. De ahí que la votación del próximo domingo sea la primera sin interferencias externas y federales en un cuarto de siglo.

Lo peor de todo es que el PAN perdió prácticamente la plaza de Baja California en las elecciones estatales de hace tres años, cuando el PRI se alzó con carro completo en las cinco presidencias municipales y con trece de dieciséis diputaciones distritales. Si se revisan los tiempos políticos del 2012, en el 2010 el PRI se había reconstruido y superado la debacle de Roberto Madrazo.

Y sería bueno que la estridencia de Gustavo Madero le bajara algunos grados a su pasión artificial al usar las acusaciones contra el PRI como una forma desesperada de convocar a votar por el PAN, tomando en cuenta que las elecciones de gobernador de Baja California en los dos sexenios presidenciales panistas fueron operadas desde Los Pinos con el PAN como el partido del Estado federal y dominante en BC. En el 2001 Madero estaba en el PAN de Chihuahua pero en el 2007 era senador consentido de Calderón y vio la elección de Estado en BC.

La clave de la elección de gobernador de Baja California se localiza en la intención del PAN de Madero de hacer hasta lo imposible para evitar la alternancia del PAN al PRI, un poco como reflejo político y dinámico de la elección presidencial de julio del 2012. Sin el apoyo del aparato político del PRI como lo hubo con Salinas y Zedillo y del PAN con Fox y Calderón, Baja California se enfilaría a una consolidación político-electoral en función de la dinámica de los partidos políticos.

El PAN parece olvidar que es gobierno en Baja California y por tanto tiene las ventajas a su favor que tienen los estados gobernados por el PRI. Todavía se recuerdan las maniobras de Ruffo Appel como gobernador para cambiar la estructura electoral institucional y la forma en que pintó de azul al estado, literalmente con pintura azul edificios, camisas y hasta credenciales.

En este contexto se localizan también los recordatorios de Gustavo Madero al gobierno de Peña Nieto respecto a la escrituración del país al PRI, aunque es lo mismo que quiere Madero: que BC sea panista al margen de las elecciones. Pero la tragedia política de Madero radica en que el PAN en BC carece de negociaciones cupulares y las elecciones ahora sí arrojarán un saldo real de la correlación de fuerzas electorales.

Lo peor para Madero radica en el hecho de que tuvo que acudir al apoyo del PRD y la chiquillería de Nueva Alianza. Lo más grave para él se localiza en el hecho de que hoy el PAN enfrenta elecciones en BC sin el aparato de poder de Los Pinos panista y sin negociaciones oscuras con el PRI, olvidando el fortalecimiento del PRI en el 2010, cuando Madero era coordinador impuesto por Calderón de la bancada panista en el Senado.

Por ello BC debe tener otra lectura político-electoral.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar