--------

Miércoles 17 de julio de 2013

+ Enredos y cuentas de Gustavo Madero

+ Es Fausto de Goethe y no Greta garbo

 

Al margen de los autoelogios que suenan a vituperio, el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, debe de hacer un corte de caja basado en la realidad. Su saldo del pasado 7 de julio fue insuficiente:

1.- El PAN sólo logró 10% de posiciones adicionales en su alianza con el PRD. Por sí mismo, el PAN sólo ganó el 6% de alcaldías y el 6% de diputaciones locales.

2.- La gubernatura de Baja California fue producto de su alianza con el PRD y cedida --concertacesionada-- por el PRI en aras de mantener a los dos partidos dentro del Pacto; sin pacto, el saldo hubiera sido adverso.

3.- La alianza del PAN con el PRD implicó la asunción de la agenda de derechos de las minorías sexuales del PRD, contra el sentir de los militantes.

4.- Como partidos separados, el PAN y el PRD carecen de base y fuerza para ganarle al PRI.

Y rumbo a su intento de reelección, la evaluación de Madero carece de consistencia:

1.- Ascendió en el PAN siendo peón del golpe político de Felipe Calderón contra el senador Santiago Creel por la coordinación de la bancada en el Senado. Por tanto, Madero fue un ariete del calderonismo.

2.- Como presidente del PAN perdió la elección presidencial de julio pasado y dejó al partido en el tercer sitio con apenas el 25% votos y 12.7 millones de votos, contra el pico de casi 16 millones en el 2000 y 15 millones en el 2006.

3.- Asimismo, como dirigente panista perdió las elecciones de gobernador en Jalisco, Morelos y Tlaxcala. Hoy el PAN gobierna con panistas sólo en Baja California y Guanajuato; en BC Sur el mandatario es del PRD, en Puebla salió del PRI y en Sinaloa emergió del PRI. En Oaxaca el gobernador es de Movimiento Ciudadano y representa al PRD.

4.- En las elecciones federales del 2012, el PAN perdió senadores y quedó sólo con 38, contra 52 del 2006.

5.- En la Cámara de Diputados en el 2012, con Madero de presidente del partido, el PAN perdió bastante respecto al 2006: cayó de 204 diputados en la elección de Calderón y Manuel Espino como presidente partidista a 114 diputados el año pasado. El PRI ascendió de 106 diputados en el 2006 a 213 en el 2012, aunque debajo de los 242 conseguidos en la intermedia del 2009.

6.- En las elecciones del pasado domingo 7 de julio, el PAN ganó alrededor del 5% de las alcaldías y el 7% de los distritos legislativos locales y aliado al PRD subió a casi 20% en Ayuntamientos y a poco menos de 25% en diputaciones. Estos datos ilustran cómo la presidencia del PAN de Madero ha achicado el espacio político del PAN y ahora depende de la alianza sólo electoral, sin programa de transición, con el PRD de Los Chuchos.

Y en materia de discurso político, Madero es el que más nostalgia siente por el viejo PRI, el de antes, el del autoritarismo presidencialista. Para justificar el tropiezo electoral del domingo pasado, Madero se quejó el pasado miércoles 10 que el presidente Peña Nieto “no ha frenado” a los gobernadores, como si el PAN quisiera el regreso del presidencialismo verticalista en el que los gobernadores eran prácticamente empleados del ejecutivo federal, un modelo que el PAN anterior a Madero siempre criticó.

Con las peores derrotas a cuestas, fracturado el partido por el despido autoritario de Ernesto Cordero como coordinador de la bancada panista en el Senado, con el fardo de la pérdida de la presidencia de la república y subordinado el PAN a la buena voluntad del gobierno priísta para mantenerlo en el Pacto por México, Madero aspira a reelegirse en la presidencia del PAN, en el entendido de que esa reelección sólo le conviene al gobierno federal priísta para mantener al partido en el Pacto.

Como el Fausto de Goethe, Madero está firmando un pacto con el diablo.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar