--------

Miércoles 28 de agosto de 2013

+ CNTE, vanguardia política de AMLO

+ Ideología, antisistema, antirreformas

 

Los negociadores del gobierno y del congreso cayeron en la celada de la CNTE: sentarse a hablar de educación cuando los maestros tiene una agenda de reforma rupturista-revolucionaria del sistema político.

En su plan de combate con el paro como eje de la protesta, la Sección IX del SNTE en el DF definió sus tres fases de la lucha:

--Contra la reforma educativa del 19 al 26 de agosto.

--Contra las reformas energética y fiscal del 28 de agosto al primero de septiembre.

--Y contra las “reformas estructurales y por el rescate de la nación” que son la agenda de López Obrador del 12 al 15 de septiembre.

De ahí que el asunto educativo ha sido un mero pretexto para jalar al gobierno y al congreso a una mesa de negociación que va mucho más allá de la educación. El documento de lucha de la IX-DF es claro: un “paro indefinido de labores” en el DF “convirtiendo nuestro plantón nacional en magisterial-popular en defensa de la patria, desarrollando jornadas intensas de lucha en articulación con otros esfuerzos nacionales (el de AMLO, sobre todo), por defender la riqueza nacional, los energéticos, la educación pública, la defensa de los sistemas de justicia y seguridad social comunitarios y populares y contra la reforma fiscal”. Es decir, un cambio de proyecto nacional.

De ahí que los espacios de negociación abiertos por Gobernación y el Congreso de nada servirán para afinar la reforma educativa sino que serán aprovechados por los maestros de la CNTE para legitimar su lucha contra el sistema político.

En complemento, el programa de lucha de la XXII-Oaxaca señala que la CNTE “lucha en (sic) contra de las situaciones que ponen en riesgo la vida política, social, cultural y económica de los ciudadanos mexicanos como una (sic) consecuencia de las reformas incongruentes que está realizando el espurio de Enrique Peña Nieto a favor de los grandes consorcios económicos mundiales y nacionales, en que en su afán por adueñarse de los recursos naturales de nuestro país, utilizan todos los medios posibles para lograrlos”.

En el mismo tenor, el documento de lucha de la CNTE-IX-DF desborda el tema educativo y afirma que el gobierno federal aplica una “política fascista” en materia de seguridad “con su falso combarte a la violencia reaccionaria (sic) que azota a millones de mexicanos, la aprehensión de cientos de dirigentes sociales, obreros, campesinos, indígenas, maestros, entre ellos la detención (sic) de trabajadores de la educación y luchadores sociales de Oaxaca (sic por la falta de coma) así como de los integrantes de la Policía Comunitaria (sic por la inicial mayúscula) de Aquila, Michoacán, y los cientos de desaparecidos”.

En el mismo sentido, el programa de lucha de la CNTE-IX apela a la construcción de un Frente Único de obreros, campesinos, indígenas, maestros, colonos, estudiantes, pequeños comerciantes, jóvenes, mujeres, artistas e intelectuales”, como un proceso calcado de Oaxaca 2006 cuando el intento fallido de desalojo del plantón del centro histórico prohijó la creación de la Alianza Popular del Pueblo de Oaxaca, conformado por numerosas organizaciones y membretes antisistémicos.

En Oaxaca 2006, los gobiernos estatal y federal hicieron múltiples propuestas de reformas a la APPO-XXII para levantar las barricadas en el centro histórico y regresar ese espacio territorial al Estado, pero se encontraron con un magisterio en lucha que sólo aceptaba la rendición del Estado y la entrega del gobierno estatal al grupo de protesta para instaurar un gobierno popular, autogestionario, una Comuna revolucionaria.

En la crisis de Oaxaca 2006, el desbordamiento de la agenda educativa y la violencia en las calles llevaron inevitablemente al uso de la fuerza policiaca para recuperar la ciudad.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar